Atrás Cáncer de pulmón

¿Cómo se trata?

En el cáncer de pulmón resulta fundamental un plan terapéutico multidisciplinar que combine cirugía, radioterapia y quimioterapia según la necesidad de cada enfermo.

El éxito de estas áreas asistenciales radica precisamente en el trabajo en equipo, el diseño de protocolos conjuntos, la interacción entre equipos médicos y la agilidad asistencial que permiten los grupos de trabajo formados por los distintos especialistas que las componen.

El trabajo conjunto de neumólogos, radioterapeutas, patólogos, radiólogos, especialistas en medicina nuclear y oncólogos dedicados de forma preferencial al diagnóstico y tratamiento de tumores torácicos logra incrementar la calidad asistencial.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

Cuando el cáncer de pulmón está localizado es posible el abordaje quirúrgico en un alto porcentaje de casos.

Si la enfermedad está diseminada, probablemente no sea posible utilizar cirugía. Para saber si la cirugía será posible, hay que realizar pruebas de función respiratoria para conocer si la reserva respiratoria que quede después de la cirugía será suficiente para que el paciente pueda respirar.

Procedimientos quirúrgicos:

  • Lobectomía: extirpación de un lóbulo del pulmón. Aplicable a pacientes con una reserva respiratoria adecuada. Minimiza la probabilidad de una recurrencia localizada.
  • Neumonectomía: extirpación de todo el pulmón.
  • Segmentectomía o resección en cuña: extirpación de parte de un lóbulo. Se realiza en pacientes con la función respiratoria disminuida.

Si el cáncer del pulmón se ha propagado al cerebro, es posible que la extirpación de la metástasis cerebral (metastasectomía) resulte beneficiosa, siempre que no se dañe al cerebro.

Actualmente, se aplica un procedimiento menos invasivo para tratar el cáncer del pulmón en etapa temprana: la videotoracoscopia, que consiste en colocar una pequeña cámara en la cavidad del tórax que permite al cirujano ver el tumor. Así, las incisiones que se realizan son de menor tamaño y la recuperación es más rápida.

Existen dos tratamientos diferentes, según si el carcinoma es microcítico o no

Los carcinomas microcíticos, el 20% de los tumores pulmonares, suelen ser más agresivos, con más tendencia a diseminarse a otras regiones precozmente y, por ello, su pronóstico es menos favorable. Se tratan con quimioterapia desde un inicio y cuanto antes.

El pronóstico es mejor en pacientes en los que la enfermedad se localiza de manera temprana. Además, se debe administrar irradiación en la región del tórax donde se encuentra junto con radioterapia holocraneal para prevenir la enfermedad a nivel cerebral. En estos casos, los tratamientos mejoran notablemente la calidad de vida del paciente y alargan su supervivencia.

En los carcinomas no microcíticos, la quimioterapia se puede aplicar antes o después de la cirugía, dependiendo de las características del tumor y su grado de diseminación.

Disponemos de agentes biológicos que actúan sobre dianas moleculares específicas del tumor, personalizando ya el tratamiento de cáncer de pulmón no microcítico basado en análisis moleculares sobre el tumor de cada enfermo.

Radioterapia en el cáncer no microcítico, vital en el control de la enfermedad

Puede utilizarse como tratamiento preoperatorio para conseguir disminuir el tamaño del tumor para que sea posible eliminarlo con la cirugía. 

En tumores que no se pueden tratar con cirugía o en carcinomas microcíticos no extendidos, se puede administrar radioterapia a altas dosis o en combinación con quimioterapia basada solamente en cisplatino o con otros quimioterápicos como el paclitaxel.

La radiación postoperatoria se contempla en aquellos tumores de pulmón operados en donde se confirma la afectación de los ganglios mediastínicos o en los casos en donde se documenta afectación de los bordes de resección.

El tratamiento de radiación en un carcinoma de pulmón supone un desafío clínico, ya que el pulmón tiene una tolerancia a la radiación muy limitada y, la cercanía de órganos, como la médula espinal, el corazón y el esófago, obligan a utilizar técnicas de radiación altamente selectivas si se pretende administrar un tratamiento radical con radiación.

En tumores de pulmón pequeños (menores de 3-4 cm) en pacientes médicamente inoperables, también es posible aplicar radioterapia estereotáxica, que ofrece muy buenos resultados de control con muy pocos efectos secundarios.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra