Artrosis de tobillo

es poco frecuente
pero muy incapacitante
 

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la artrosis de tobillo en la Clínica

Para diagnosticar la artrosis de tobillo es importante la historia clínica, haciendo hincapié en los antecedentes traumáticos a los que ha estado sometido el tobillo. A continuación, se exploran los puntos dolorosos, el aspecto externo de la articulación con sus posibles deformidades, la movilidad articular y el patrón de marcha.

El diagnóstico de imagen se fundamenta en el estudio radiológico simple. Las radiografías permiten diagnosticar la artrosis y su estado evolutivo, valorando las lesiones osteocartilaginosas y precisar la posición de los osteofitos y los cuerpos extraños.

En la mayoría de las ocasiones no son necesarias más pruebas de imagen. A veces es útil completar el estudio de imagen con pruebas como la resonancia magnética o el TAC. Con ellas se puede valorar mejor las características de la artrosis y la afectación de otras articulaciones vecinas.

El tratamiento inicial de la artrosis de tobillo se basa en el uso de plantillas para acomodar mejor el pie y reducir la fuerza de impacto de la marcha en el tobillo.

Las infiltraciones de acido hialurónico o de corticoides también han dado unos buenos resultados en los grados iniciales de artrosis. En casos más avanzados, se recomienda la cirugía.

  • La artroscopia de tobillo permite realizar un desbridamiento o limpieza de la articulación con una mínima incisión y una rápida recuperación.
  • La artrodesis o fijación del tobillo se realiza en los casos muy severos en los que la destrucción articular es muy evidente. El resto de las articulaciones suplen el movimiento del tobillo.

En casos seleccionados, se puede optar por la prótesis total de tobillo, que permite conservar la movilidad de la articulación. En la mayoría de casos de pacientes con artrosis de tobillo avanzadas, la mejor opción es la fijación, ya que aunque se pierda movimiento se gana en calidad de vida.

La prótesis de tobillo permite una mayor movilidad, pero el riesgo de aflojamiento y movilización o desgaste de los componentes es alto si se realiza una actividad física importante y durante años.


¿Quiere saber más sobre el Departamento de Cirugía Ortopédica?

El departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología cubre de forma completa el amplio espectro de afecciones congénitas o adquiridas del sistema músculo-esquelético, incluyendo los traumatismos y sus secuelas.

En la Clínica venimos utilizando la artroscopia desde hace más de 30 años y hemos ido actualizando los distintos procedimientos para otras articulaciones, utilizando las técnicas actualmente disponibles".

Saber más sobre la artrosis de tobillo

La artrosis de tobillo es el desgaste progresivo de las superficies articulares que conforman el tobillo, la cara articular de la tibia, la del astrágalo y la del peroné.

La artrosis de tobillo no es tan habitual como la de cadera o la de rodilla, pero hace que la persona que la padece vea como su vida y capacidad de movimiento queden muy limitadas.

El tobillo actúa como un gran amortiguador de la extremidad inferior y reparte las fuerzas en cada pierna, la mitad hacia delante y la mitad hacia atrás. Esa función la ejecuta a través de un hueso que hay detrás del tobillo, el astrágalo, que es precisamente el que se va desgastando con el paso del tiempo.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Dolor articular
  • Incapacidad funcional
  • Inflamación de la articulación
  • Pérdida de fuerza
  • Rigidez articular

Las causas de ese desgaste residen, por una parte, en las secuelas de traumatismos y fracturas, aunque también puede deberse a las secuelas de una osteocondritis de tobillo.

Por último, encontramos también las artrosis de tobillo sin causa conocida o idiopáticas.

El paciente nota dolor en la misma garganta del pie, una sensación de presión que hace que se canse más y que camine con dificultad.

Además, el tiempo de marcha disminuye y la persona acaba por no poder andar unos pocos metros seguidos.

El final del proceso pasa por la imposibilidad de andar, con lo que la persona debe optar siempre por usar medios de transporte.

Algunas medidas higiénicas y conservadoras pueden ralentizar la progresión de la artrosis.

Los consejos pasan inevitablemente por la modificación de la actividad. Se desaconsejan deportes de contacto, carrera, salto y giro.

El ejercicio en piscina, la musculación y la bicicleta son muy recomendables para mantener la movilidad y la fuerza. Además ayudan a mantener el peso adecuado, porque como es lógico el exceso de peso empeorará los síntomas y el pronóstico.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra