Alergia a ácaros 

temperatura
18-20ºC
de las habitaciones para evitar su crecimiento

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la alergia a los ácaros en la Clínica

Los ácaros son habitantes naturales de nuestro entorno doméstico y su presencia no significa una falta de limpieza en el hogar. Debido a su reducido tamaño, son invisibles para el ojo humano.

El diagnóstico se realiza mediante un test cutáneo muy sencillo: se aplican sobre la piel del brazo gotas que contienen una cantidad conocida del alérgeno al que podemos ser sensibles; posteriormente, se atraviesan con una mínima lanceta hasta perforar la piel y se observa la reacción a los 15-20 minutos.

Además, es posible realizar análisis de sangre para cuantificar de una forma más precisa y demostrar la presencia de anticuerpos específicos frente a ese alérgeno. 

La primera medida y más eficaz es evitar el contacto con el alérgeno, para ello existen recomendaciones concretas.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Alergología?

Con una experiencia de más de 50 años, el departamento de Alergología tiene además una clara vocación docente, investigadora e innovadora. Ha sido el primer centro de España en disponer de la tecnología de los microarrays.

En la Clínica realizamos tratamiento mediante vacunas (inmunoterapia) para conseguir que el cuerpo deje de considerar dañina la sustancia causante de la reacción alérgica".

La medicación resulta muy eficaz en el tratamiento de síntomas, como es el caso de los antihistamínicos -ahora también disponibles en colirios y gotas nasales-; corticoides tópicos -inhalados por boca o nariz que, a diferencia de los corticoides tomados por boca, apenas se reabsorben por el cuerpo y, por lo tanto, carecen de efectos sistémicos-; y, otros fármacos.

Es importante saber que todos estos tratamientos mejoran y controlan los síntomas pero no curan la alergia. Hoy en día sólo hay un tratamiento que puede inducir una tolerancia al alérgeno: se trata de la inmunoterapia (vacunas).

La inmunoterapia consiste en inyecciones de dosis mínimas del alérgeno repetidas durante un período de 3 a 5 años. Al cabo de ese tiempo, la vacuna consigue en un alto porcentaje de personas que nuestro organismo deje de reconocer esa sustancia como dañina y, por lo tanto, no se produzca la reacción alérgica. Como existe el riesgo de reacciones alérgicas, aunque es menor del 5%, se administra en las Unidades de Inmunoterapia, formadas por personal médico y de enfermería que tienen la experiencia suficiente para el manejo de estos tratamientos.

En el momento actual contamos con una nueva vía para la inmunoterapia, especialmente útil en niños, que consiste en aplicar gotas debajo de la lengua. Se evitan así los pinchazos y puede ser aplicada en casa. Para una correcta prescripción de una inmunoterapia es imprescindible acudir al alergólogo.

> Saber más sobre la inmunoterapia

Saber más sobre la alergia a los ácaros 

La reacción alérgica consiste en la percepción de nuestro organismo como nociva de una sustancia que no lo es. Esto pone en marcha una respuesta inmunológica exagerada que se manifiesta en diversos órganos del cuerpo.

 

¿Qué son los ácaros?

Los ácaros viven en el polvo doméstico y se alimentan fundamentalmente de escamas humanas.

Dentro del hogar, se acumulan fundamentalmente en alfombras, tapicerías, edredones, almohadas, colchones y, en general, en todos los materiales textiles, incluyendo juguetes de peluche y la ropa.

El desarrollo y propagación de los ácaros del polvo doméstico depende fundamentalmente de la humedad relativa y de la temperatura. Las condiciones óptimas se dan a temperaturas entre 20 y 30ºC y humedades relativas del 65 al 80% (por debajo de 50% de humedad, prácticamente no pueden vivir). Este tipo de clima es el habitual en nuestro entorno durante gran parte del año, salvo en los meses invernales.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Picor de nariz y ojos
  • Secreción nasal
  • Estornudos
  • Tos seca
  • Dificultad para respirar
  • Ruidos torácicos
  • Opresión en el pecho

Por orden de frecuencia y de gravedad, en primer lugar pueden producir una rinitis o rinoconjuntivitis que se manifiesta por picor de nariz y ojos, secreción nasal acuosa, estornudos, nariz taponada, etc.

En segundo lugar, asma bronquial. No hay que olvidar que un 80 % de todos los asmáticos lo son por causa alérgica. El asma puede manifestarse inicialmente con una tos seca, fundamentalmente desencadenada por ejercicio, risa o humo de tabaco.

Más tarde surge dificultad para respirar, ruidos torácicos (pitos o silbidos), sensación de opresión en el pecho. También puede manifestarse únicamente al realizar esfuerzos, por ejemplo subir escaleras, obligándonos a detenernos porque nos falta aire.

La persona que es alérgica a los ácaros y los familiares que conviven con él deben conocer una serie de recomendaciones a la hora de la limpieza del hogar y del cuidado de los objetos personales con el fín de evitar la propagación de los ácaros.

> Lea más sobre estas medidas preventivas

Los ácaros viven en el polvo doméstico y se alimentan fundamentalmente de escamas humanas, que se desprenden de nuestra piel o de la de los animales domésticos. 

Dentro del hogar, se acumulan fundamentalmente en alfombras, tapicerías, edredones, almohadas, colchones y, en general, en todos los materiales textiles, incluyendo juguetes de peluche y la ropa. El desarrollo y propagación de los ácaros del polvo doméstico depende fundamentalmente de la humedad relativa y de la temperatura.

Las condiciones óptimas se dan a temperaturas entre 20 y 30ºC y humedades relativas del 65 al 80% (por debajo de 50% de humedad, prácticamente no pueden vivir). Este tipo de clima es el habitual en nuestro entorno durante gran parte del año, salvo en los meses invernales. 

Si la temperatura aumenta mucho en verano, con disminución de la humedad, o desciende mucho, como en las montañas, hay menos ácaros y, por lo tanto, menos síntomas (lugar ideal de vacaciones). 

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra