Atrás diccionariomédico

Leucemia linfocítica crónica (LLC)

Leucemia en la que la proliferación exagerada de células corresponde a la serie linfocitaria. La LLC es el síndrome linfoproliferativo crónico (SLC) más frecuente en países occidentales. Afecta a pacientes de mediana edad o de edad avanzada.

Desde el punto de vista clínico, se distinguen varios estadios dependiendo de la extensión de la enfermedad y del grado de infiltración medular. Los síntomas iniciales más comunes son: organomegalia, hallazgo casual de una linfocitosis, cuadros infecciosos y/o síntomas relacionados con anemia o trombopenia.

Estos últimos pueden derivar de un fallo medular, fenómenos autoinmunes o ser consecuencia de un hiperesplenismo. Los exámenes de laboratorio que deben realizarse son: recuentos de la sangre periférica, funciones renal y hepática, uricemia, prueba de Coombs, inmunoglobulinas séricas, aspirado y biopsia de médula ósea, β-2-microglobulina y lactato dehidrogenasa (LDH). Entre los factores pronósticos destacan: estadio clínico, sexo, tiempo de duplicación linfocitaria (superior o inferior a doce meses), biopsia medular (patrón difuso frente a mixto o intersticial) y morfología del linfocito teniendo en cuenta el porcentaje de prolinfocitos. El examen de frotis de la sangre periférica junto a los marcadores inmunológicos son esenciales para establecer el diagnóstico de la LLC, así como reconocer las formas «atípicas» y excluir un linfoma leucemizado. En una minoría de casos (15%), el cuadro morfológico es atípico, bien porque se evidencia un incremento (> 10%) de células con rasgos de prolinfocitos y por ello es designado LLC con aumento de prolinfocitos o LLC/PL, o bien porque un porcentaje de células superior al 15% manifiestan rasgos linfoplasmocitoides.

La transformación de la LLC en un linfoma de alto grado o síndrome de Richter acontece aproximadamente en el 5% de los pacientes que deben ser tratados como un linfoma de alto grado.

El curso evolutivo de la LLC es altamente variable. Mientras que en algunos pacientes la enfermedad permanece estable durante décadas sin requerir tratamiento, en otros la enfermedad muestra progresión y requieren tratamiento. La terapia convencional de la LLC tiene su base en los agentes alquilantes: clorambucilo o ciclofosfamida con o sin prednisolona. La adición de agentes antraciclínicos en combinaciones como el CHOP parece que obtiene remisiones más estables.

En la última década, la introducción de los análogos de las purinas, en especial la fludarabina, ha ofrecido nuevas perspectivas en la LLC, como posibilitar el rescate de pacientes refractarios a los tratamientos convencionales, posibilidad de ofrecer una terapia más erradicativa en pacientes jóvenes candidatos a autotrasplante de células precursoras de la sangre periférica y/o la médula ósea, o a un trasplante alogénico.

Entre las terapias de soporte o adyuvantes destacan: la esplenectomía en casos con marcada esplenomegalia y signos de hiperesplenismo y la administración de Ig por vía intravenosa para prevenir infecciones y leucoforesis.

> Saber más sobre la leucemia

tal vez LE INTERESE

ENFERMEDADES Y TRATAMIENTOS

Información completa sobre enfermedades, diagnósticos, tratamientos y cuidados en casa. Conozca qué puede hacer la Clínica por usted.

Imagen de un médico realizado una ecocardiografía en la Clínica Universidad de Navarra

SERVICIOS
MÉDICOS

Contamos con todas las especialidades en un único centro. Conozca nuestros Servicios Médicos.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra