seis historias de vida y
200 ensayos contra el cáncer

Los ensayos clínicos son una pieza clave para la investigación biomédica clínica, ya que permiten a los enfermos beneficiarse de los fármacos mucho antes de su comercialización. Gracias a ellos, la supervivencia de los pacientes con cáncer ha aumentado de forma muy considerable en la última década. Así, la Clínica Universidad de Navarra mantiene abiertas más de 200 investigaciones contra distintos tipos de cáncer, de los que se benefician más de 800 pacientes. “Hoy en día no se entiende el avance en Medicina, y mucho menos en Oncología, sin la gran capacidad que tenemos para testar novedosos fármacos y desarrollar nuevas moléculas contra el cáncer”, explica el director del Departamento de Oncología de la Clínica e investigador, el Dr. Ignacio Gil Bazo.

En concreto, el especialista se refiere a la actividad investigadora del centro en dos líneas de fármacos: aquellos dirigidos a alteraciones genéticas puntuales “que posibilitan el control del avance de la enfermedad al controlar el gen alterado que origina el tumor”. Por otro lado, apunta a los tratamientos que llegan de la mano de la inmunoterapia: “fármacos que estimulan el sistema inmune del organismo para que sea más activo contra los tumores”. De hecho “la inmunoterapia es la estrategia que más ha cambiado el panorama actual en la lucha contra el cáncer”, revela el Dr. José Luis Pérez Gracia, oncólogo y codirector de la Unidad Central de Ensayos Clínicos.

Gracias a los avances técnicos en el diagnóstico, hoy el cáncer puede detectarse más pronto y el tratamiento puede ser más resolutivo".

inmunoterapia: cuando el sistema inmune es un aliado frente al tumor

Gracias a dichos avances y al importante desarrollo de ambas estrategias farmacológicas “podemos decir con satisfacción y seguridad” que, tanto las terapias dirigidas a alteraciones genéticas puntuales como la inmunoterapia del cáncer, “son dos realidades en el tratamiento oncológico de nuestros pacientes”. Se refiere, en concreto, a las patologías que cuentan con fármacos de inmunoterapia ya aprobados: melanoma, cáncer de pulmón, cáncer de vejiga, carcinoma renal, linfoma de hodking, cáncer de cabeza

cuello y hepatocarcinoma.

Entre las principales aportaciones de la inmunoterapia al tratamiento del cáncer, el Dr. Gil Bazo destaca la baja toxicidad de esta línea de fármacos respecto a las terapias convencionales, “lo que posibilita que el paciente pueda mantener esa calidad de vida que tenía previamente sin deterioro y en ocasiones durante periodos muy largos”. Añade la capacidad que ha demostrado la inmunoterapia en “prolongar de forma sustancial la supervivencia y cronificar la enfermedad durante muchos meses, incluso años, aspecto que no habíamos visto antes con otros tratamientos oncológicos, ni siquiera con fármacos dirigidos contra algunas alteraciones genéticas concretas”.

El Dr. Gil Bazo avanza además la proximidad de inmunoterápicos eficaces para cáncer gástrico y para otros tumores con una elevada mortalidad asociada, “en los que probablemente seremos capaces de cambiar la historia natural del tumor gracias a esos tratamientos”.

la historia de raúl: cáncer de estómago, esófago y metástasis ósea

Con solo 39 años, Raúl fue diagnosticado de un cáncer de esófago y estómago. “Me operaron y conseguí superarlo. Sin embargo, a los dos años tuve una recaída, que empezó con un dolor de espalda y acabó postrándome en una silla de ruedas". Con un TAC, le detectaron metástasis en una vértebra. Comenzó el tratamiento tradicional a base de quimioterapia y radioterapia pero no mejoró, e incluso el cáncer se extendió a la pelvis. En la Clínica, gracias a un tratamiento con inmunoterapia, Raúl ha vuelto a caminar.

La inmunoterapia radica en el tratamiento del cáncer, no incidiendo directamente en las células tumorales, sino activando el sistema inmunológico del paciente para que reaccione contra el tumor. “Trabajando sobre esos mecanismos de nuestro sistema inmunitario ayudamos a que el tumor entre en regresión”, describe el Dr. Pérez Gracia. El sistema inmune es el que posibilita que no progresen numerosos cánceres, “lo que quiere decir que cuando desarrollamos un tumor es que algo falla en nuestro sistema inmune”, indica.

En los últimos años, “hemos trabajado sobre medicamentos inmunoterápicos para conseguir la regresión del tumor”. Los fármacos inmunoterápicos han conseguido ser eficaces en numerosos tipos de cáncer con enfermedad avanzada y metástasis.

El tumor en el que se están obteniendo mejores resultados es el melanoma, en el entre un 40 y un 60% de los pacientes responden a la inmunoterapia, advierte el especialista e investigador. “En todos los demás cánceres el porcentaje pequeño de pacientes que se beneficia está entre el 10 y el 20%”. “Probablemente, -apunta el Dr. Pérez Gracia- son necesarios otros factores para que el sistema inmune responda en el resto de las personas”.

“Los fármacos que manejamos ahora actúan solo sobre uno o dos de estos factores, probablemente por eso no funcionan en todos los pacientes”, explica. En el resto de pacientes hay aspectos del sistema inmunológico que no están funcionando. 

Para conseguir una respuesta eficaz en un mayor número de pacientes “actualmente estamos trabajando en combinaciones de dos o más fármacos para suplir las carencias del sistema inmunitario de otros pacientes y conseguir en ellos respuestas positivas”.

En concreto, las combinaciones que los investigadores de la Clínica están evaluando en pacientes se refieren a la administración de varios fármacos inmunorreguladores. También estudian otros tratamientos inmunoterápicos como las vacunas con antígenos (sustancia que provoca una respuesta en el sistema inmunitario). Otras combinaciones en estudio se realizan con citoquinas (proteínas que regulan interacciones de las células del sistema inmune) o con fármacos más tradicionales, como distintos tipos de quimioterapia y de agentes antidiana ya utilizados en otras enfermedades. “El objetivo es mejorar la respuesta inmunológica y el número de pacientes que se beneficien de estos tratamientos”, insiste el Dr. Pérez Gracia.

Los médicos pensaron que me tendrían que extirpar el pulmón izquierdo por las múltiples metástasis. Pero gracias a la quimioterapia y al esfuerzo de los especialistas conservo ambos pulmones sanos”.

Mickael H.

Tumor testicular con metástasis en pulmones

Confiaba en que iba a ser un error, pero no fue así. A mi alrededor, todo el mundo estaba más preocupado que yo. Pero les decía que no se inquietasen, que iba a poder con la enfermedad”.

Begoña R.

Tumor de cuello de útero

Me di cuenta de que yo no podía cambiar las cartas que me ‘habían tocado’ en la vida, pero sí podía intentar jugar lo mejor posible con ellas. Y decidí salir a ganar”.

Pablo G.

Tumor cerebral

la historia de BEATRIZ: CÁNCER DE MAMA DURANTE EL EMBARAZO

¿Cuándo y cómo se le diagnostica la enfermedad?
Estaba embarazada de cinco meses y mi ginecólogo en Gijón me dijo que no era nada, que tenía las glándulas inflamadas. Insistí y conseguí que me hicieran una ecografía de mama, y a continuación me hicieron una punción. Sobre la marcha vieron que no era bueno y me dieron los resultados. Me diagnosticaron inmediatamente el carcinoma ductal infiltrante de mama.

¿Sintió miedo al enterarse de la noticia?
Más que miedo me dio pena. Fui a ver al médico que me diagnosticó, porque me llamó por teléfono. Se portó de maravilla y dio la cara. Medio en bable me dijo “es feo”, y le pregunté que si mucho. Me contestó que no le gustaba y

entonces le pregunté: “¿Qué me quiere decir, que tengo cáncer?”. Se lo tuve que decir yo, porque el pobre no sabía ni cómo decírmelo.

¿Cuál fue su reacción?

No sabía muy bien qué hacer y decidimos informarnos. Nos enteramos de que la Clínica Universidad de Navarra era un punto de referencia a nivel europeo para estos casos. Al día siguiente de llamar me recibieron. En 24 horas tenía confirmado el diagnóstico y muchas pruebas hechas.

¿Qué recuerdos tiene de cuando llegó a la Clínica aquella primera vez?
Cuando vi el enorme edificio con el letrero que ponía ‘Clínica Universidad de Navarra’ me llevé una alegría increíble. Y cuando encima el doctor Guillermo López me dice que al niño no le va a pasar nada y que me pueden tratar, me dio una gran alegría; es una de las personas más maravillosas que me he encontrado en la vida.

Ya han pasado varios años, con un hijo y el cáncer superado, ¿cómo es su vida?
Me encuentro fenomenal. Yo creo que mejor que antes, porque las circunstancias de la vida te refuerzan. Tengo ganas de seguir viviendo. A las mujeres que sufren un cáncer en su embarazo les diría que se pueden tratar con quimioterapia y salvar al niño.

avanzamos en la lucha contra el cáncer

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra