CUANDO PASAN DE JUGAR A
beber y fumar en el parque

La adolescencia es una etapa complicada para la que los padres tenemos que estar preparados. La educación desde la cuna es la clave, pero eso no garantiza que no surjan problemas. Uno de los que más nos preocupa es el inicio en el consumo de alcohol, tabaco y marihuana.

Desde la Clínica de la Universidad de Navarra explicamos cómo detectar el problema y qué pasos hay que dar.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número teléfono 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Cuando nacen nuestros hijos, incluso desde que nos enteramos del embarazo, ya estamos diseñando en nuestra cabeza un futuro prometedor para ellos. Quién no ha soñado acariciando la tripita de su mujer que el hijo concebido llegaba a presidente del Gobierno, bailarina profesional del Bolsoi, jugador del RCD Espanyol, arquitecto, médico, enfermera…, tan buen esposo como nosotros o tan buen padre o madre como deseamos ser.

El nacimiento siempre es un momento especial para dejar volar nuestra imaginación. La primera y segunda infancia nos acercan mucho al sueño, y así, cuando nuestro hijo mete el primer gol ya lo estamos vistiendo de la camiseta de nuestro equipo favorito previo pago y foto de prensa con el presidente, o cuando le regala a su madre un pisapapeles de barro pintado a mano con las palabras “Te quiero mamá”, ya lo estamos igualando a Gaudí, Tàpies o Miró. Y no digamos nada de su bondad, obras piadosas, detalles de cariño con un hermano enfermo, etc. Ya lo tenemos en el Cielo, en los altares…

¿Cómo puede ser que muy pocos años más tarde sufra una transformación tan radical? ¿Qué le ha pasa- La adolescencia es una etapa complicada para la que los padres tenemos que estar preparados. La educación desde la cuna es la clave, pero eso no garantiza que no surjan problemas. Uno de los que más nos preocupa es el inicio en el consumo de alcohol, tabaco y marihuana.

¿Dónde está nuestro hijo? ¿Volverá a ser como antes?

Con la misma intensidad que soñábamos y nos ilusionábamos con sus virtudes, ahora sufrimos el desgarrador avance de la edad. El ciclo vital individual se apodera de nuestra vida, y crecemos, ellos y nosotros: los chicos hacia la edad adulta atravesando la pre y adolescencia; los padres hacia una adultez más madura y sensata. Y el avance no es fácil.

Más allá de las características de la etapa adolescente, aparecen por sorpresa algunos comportamientos y conductas para los que no estamos preparados. De nuestra adecuada o inadecuada respuesta dependerá en muchas ocasiones el mantenimiento de la armonía conyugal y familiar.

Las estadísticas afirman que en España el consumo de tabaco se inicia a la edad de 16 años, se convierte en un hábito diario para el 15 % de los jóvenes entre los 14 y los 18 años, y el 45 % lo hace de forma ocasional cuando sale con los amigos.

En cuanto al alcohol, los datos son muy similares. También el inicio ronda los 16 años, si bien en nuestro país se ha popularizado el ‘botellón’ y otras conductas de riesgo como el binge drinking –beber grandes cantidades en muy poco tiempo–, el eyeballing –echarse gotas de alcohol en los ojos–, o incluso el oxy shot, consumir alcohol con oxígeno a través de los inhaladores para el tratamiento del asma. El consumo de cannabis se inicia un poco más tarde, sobre los 18 años, aunque el 14 % de los adolescentes de entre 15 y 17 años lo ha probado alguna vez.

El primer paso que deberíamos dar los padres para tratar de evitar que nuestros hijos se iniciaran en estas conductas de riesgo es, como casi siempre, la prevención. En este sentido sería muy conveniente establecer una buena comunicación con nuestros hijos desde la infancia, por medio de la cual favorezcamos una mayor cercanía afectiva con ellos. Quizás sea la forma para que adquieran confianza con nosotros, y por medio de la comunicación, en los años ‘difíciles’, podamos facilitar conversaciones necesarias.

Hay que pensar que para nuestros hijos lo aprendido en el hogar supone muchas veces su modelo de vida, por lo que favorecer hábitos saludables como no fumar, beber de forma muy moderada, realizar ejercicio físico regular, mejorar la dieta y, sobre todo, criticar el consumo de drogas, puede ser un gran ejemplo para ellos.

Por último, también los estudios de educación demuestran que un estilo educativo algo restrictivo puede prevenir el inicio del consumo. La detección del consumo en un hijo es difícil. La mayoría de las veces nos enteraremos por un desliz de un amigo, un chivatazo de un hermano o en una conversación más o menos banal con un grupo de amigos.

Intentaremos ‘no caernos del guindo’ y no negar la realidad, sino más bien asumirla con serenidad, coraje y en unidad con nuestro cónyuge. Sería bueno tener una conversación privada con el hijo para contrastar la información, aunque generalmente lo habitual es la negación del ‘delito’.

A partir de ese momento, convendría estar más atentos a los signos físicos del consumo (el habla, los ojos, el andar) cuando llegue a casa, o a la posible afectación de su rendimiento académico, aislamiento social, cambios bruscos de carácter (mayor impulsividad ante negativas de dinero o restricción de horarios) o incluso a las compañías que frecuenta.

No es bueno ni aconsejable romper la comunicación tratando de imponer nuestro criterio, sino más bien favorecer la comunicación y la confianza mutua, tomando medidas correctoras (horarios, dinero de fin de semana, actividades familiares, etc.) Se debería hablar abiertamente de las consecuencias físicas y psicológicas del consumo, así como proponer alternativas de ocio que le distancien del mismo.

La involucración de la familia en planes de diversión saludables no tiene por qué estar reñido con la mentalidad de nuestros adolescentes. Por último, una buena medida puede ser poner en conocimiento de la situación al tutor del colegio para que también el centro escolar tome medidas de control, o incluso promueva actividades con los Centros de Salud y con los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado que adviertan a los alumnos de la realidad y las consecuencias del consumo de tabaco, alcohol u otras drogas.

Unidad de Diagnóstico y Terapia Familiar. Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica. Clínica Universidad de Navarra
Artículo publicado en la revista Hacer Familia. Mayo 2016

  • Equipo de expertos: Compuesta por un equipo interdisciplinar dedicado a abordar los problemas que surgen en el seno del matrimonio y de la familia.
  • Resultados: Más del 75% de las familias y matrimonios que siguen las orientaciones de la UDITEF mejoran su situación personal, conyugal o familiar.
  • Centrados en la familia: Dedicamos un día entero exclusivamente a estudiar a la familia realizando una batería de pruebas fijas adaptadas a cada caso.
  • Rapidez: El estudio diagnóstico para conocer el problema completo se realiza en 24 horas.

 

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra