Inmunidad y deporte

Si intentamos relacionar el deporte y el sistema inmunitario de nuestro organismo, a primera vista, parece que no tiene ninguna relación y, sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Estos datos han ido aumentando, lógicamente, a medida que la especialidad de inmunología ha ido creciendo en conocimientos gracias a las investigaciones de los últimos años, sobre todo de la mano del capítulo de los trasplantes de órganos y la oncología.

Basta recordar que, en relación con el mundo del deporte profesional, a veces oímos o leemos la noticia de que tal deportista padece una infección que le apartará de la competición un tiempo y que la causa encontrada es un virus, un gérmen determinado etc.

Si, en teoría, son individuos que inspiran salud, poseen una mayor capacidad física, fuerza, resistencia, etc., ¿porque se ven afectados con procesos tan graves como una miocarditis (inflamación del músculo cardiaco ) pericarditis (inflamación de la "envoltura" del corazón) o sinusitis, neumonía, bronquitis etc. En principio una cosa no esta reñida con la otra.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

El ejercicio más recomendable es el moderado y practicado de manera regular, el ejercicio severo y exhaustivo puede ser nocivo y acarrear infecciones. No debemos 'pasarnos con el esfuerzo'".

Los primeros estudios que relacionan estos hallazgos son de 1981 y estudian a un grupo de maratonianos de ambos sexos. Tras analizar las orinas de éstos al acabar la carrera, se descubrió una elevación de unas sustancias llamadas prostaglandinas.

Posteriormente, en 1993 se observó, en otro grupo de maratonianos, que estas sustancias se elevaban 3 veces más en el hombre que en la mujer durante la maratón. Paralelamente a estos hallazgos y en el campo de la investigación inmunologica, en el año 1989 se observó como, después del ejercicio, se producía una disminución de la actividad de un grupo de células naturales en el organismo humano y que tiene una finalidad de defensa, las células NK (Natural Killer).

Un año mas tarde se observó que este periodo de tiempo era de unas 2 horas, normalizándose a las 24 horas y que guardaba relación con la elevación temporal de un grupo de células de la sangre, exactamente los monocitos y los neutrofilos y como consecuencia de este aumento, con la mayor producción por parte de estas células de prostaglandinas.

De este modo, se relacionó con estos estudios a las prostaglandinas liberadas, sobre todo por los monocitos, con la disminución de la actividad de las células naturales de defensa durante un periodo de tiempo de unas dos horas después del ejercicio.

Claro está que no todos los ejercicios son iguales y, por ello se relacionaron estos hallazgos con tres niveles diferentes de ejercicio, exactamente con ejercicios de intensidad ligera, moderada y severa. Solamente se pudo demostrar en los ejercicios de intensidad severa una autentica elevación de los monocitos.

Mas tarde, en el año 1994, se dio un paso más y se describió que en los atletas de élite la actividad de las células NK estaba elevada en reposo y solamente tras el ejercicio severo se producía una disminución de esta actividad y, por ello, se acuñó el término de "ventana abierta", que venía a significar que tras un ejercicio severo se producía una caída de la capacidad de "defensa", lo que permitía en un espacio de tiempo de unas dos horas ser infectado por cualquier virus, germen ó ser contagiado por alguien.

Pero en contraposición, también se encontró que los atletas que realizaban un ejercicio de intensidad moderada de manera regular tenían con frecuencia la actividad del sistema inmune elevada, lo que les permitía una mayor y mejor defensa frente a las infecciones.

  • Equipo de expertos: Contamos con un equipo de especialistas especialmente formado en la atención de los deportistas.
  • Valoración básica y de élite: Cada paciente es evaluado cuidadosamente por nuestros especialistas para ofrecerle la mejor valoración deportiva.
  • Tecnología avanzada: Contamos con la última tecnología, como un Laboratorio Avanzado de Pruebas Funcionales y de Esfuerzo.
  • Rapidez: en menos de 48 horas realizamos todas las pruebas.
  • Test genético: en mayores de 35 años realizamos un test genético "Cardioincode" para conocer el riesgo de presentar un episodio coronario grave.

A la vista de estos resultados, parece obvio deducir que el ejercicio más recomendable es el moderado y practicado de manera regular, y que el ejercicio severo, exhaustivo puede ser nocivo y acarrear infecciones (como herpes labial, pericarditis, miocarditis, infecciones de vías altas, etc.) y acabar dañando indirectamente a otras estructuras.

Además, sólo el ejercio severo se practica en el campo profesional, pagándose por ello un "alto precio", pero lo que no se concibe es la práctica del deporte de manera no regular, aislada y a unos niveles de sufrimiento muy alto, cuando lo que se persigue es estar en forma u ocupar un tiempo de ocio y, sin embargo, podemos acabar encontrando el efecto contrario dañando a nuestro organismo.

Del mismo modo, podemos encontrar en la literatura cómo individuos que practican ejercicio de modo regular, tienen una tasa menor de padecer determinados cánceres que otros que llevan una vida sedentaria.

También podemos entender que a determinados pacientes que han padecido un cáncer se les recomiende la práctica de ejercicio regular, buscando un posible efecto beneficioso sobre su trastocado sistema inmunitario como consecuencia de la medicación, etc.

Igualmente, sobre el grupo de pacientes que han sufrido un trasplante de algún órgano, parece claro que una práctica de este tipo de ejercicio sea mejor que no hacer nada. Recordemos como con frecuencia se organizan olimpiadas y campeonatos para trasplantados con el fin de estimular esta práctica y además demostrar las posibilidades de estos pacientes.

En los últimos años se ha intentado estudiar y demostrar si la ingesta de una cantidad de ácido acetilsalicílico (Aspirina®), en diferentes dosis como 200 mg. y 500 mg., u otro tipo de antiinflamatorio, después de practicar un esfuerzo severo evitaba una caída del sistema inmunitario, ya que esta medicación inhibe la síntesis de las prostaglandinas, pero hasta el momento no se ha podido demostrar nada, de cualquier manera muchos deportistas de manera empírica toman una Aspirina® al acabar de competir o entrenar.

Recientemente se ha descrito que ese fenómeno de "ventana abierta" podía en algunos individuos durar mas de dos horas, llegando incluso hasta las 24 horas.

Estos descubrimientos nos deben de llevar a aprender que no debemos "pasarnos con el esfuerzo" y sobre todo a cuidarnos y tomar determinadas medidas al acabar de practicarlo, como son, no tomar bebidas tremendamente frías, abrigarnos si el ambiente es frío aunque no sintamos nada de frío, ducharnos con agua templada, evitar los aires acondicionados en esos momentos, evitar las corrientes de aire, rehidratarnos rápidamente, a descansar correctamente y a recuperarnos como es debido.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra