Cuidados de la piel
durante el embarazo

Casi todos los cambios fisiológicos que tienen lugar en la piel durante el embarazo se producen por causas hormonales.

No son problemas importantes y mejoran a lo largo del embarazo o después, una vez que ha nacido el niño, pero sí pueden resultar molestos para la mujer.

Por eso, es recomendable seguir una serie de consejos y cuidados que le ayuden a prevenirlos y a encontrarse mejor.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Las principales modificaciones son:

  • Aumento generalizado de la vascularización, con circulación colateral, fundamentalmente en abdomen y mamas.
  • Aparición de pequeñas arañas vasculares, también denominadas angiomas.
  • Aparición de varices, que aproximadamente aparecen en el 50% de las gestantes, preferentemente en extremidades inferiores, mucosa rectal (hemorroides), vulva y vagina.
  • Puede observarse tanto aumento como pérdida fácil del cabello. Las uñas pueden tornarse blandas y quebradizas.
  • Las estrías gestacionales aparecen en el 90% de las embarazadas, sobre todo a partir de la segunda mitad de la gestación, fundamentalmente en el abdomen, muslo y mamas.
  • Más del 90% de las gestantes presenta un aumento de la pigmentación en muslos, piel perineal, vulva, areola mamaria, cara, línea media del abdomen. Esta pigmentación se incrementa con la luz solar.
  • También aparece con más frecuencia la sequedad de piel.

Es importante que la paciente conozca que se pueden producir estos cambios.

La Dra. Pilar Gil explica los cambios que se producen en la piel durante el embarazo como la aparición de estrías.
  • Equipo de expertos: contamos con un equipo de especialistas compartido con un equipo de matronas especialmente formado en el control del embarazo y de un equipo de pediatras junto a una unidad de neonatología que garantiza los cuidados al recién nacido.
  • Asistencia individualizada y especializada: asistencia prenatal y del parto en embarazo de bajo y alto riesgo.
  • Tecnología avanzada: contamos con la última tecnología, como una ecografía de alta resolución en el diagnóstico prenatal.
  • Microcirugía tubárica: reversión de la ligadura de trompas.
  • Diagnóstico prenatal: evaluación de células fetales, líquido amniótico o membranas amnióticas para detectar anomalías fetales.

 

Cuidados y consejos 

En algunos casos, es posible realizar algún tratamiento cosmético. Así, podrá aplicarse cremas hidratantes para la sequedad de la piel o cremas antiestrías para tratar de evitar la aparición de ellas, aunque su efectividad no es elevada.

Es recomendable evitar la exposición excesiva al sol, con el objetivo de evitar un exceso de hiperpigmentación de las zonas señaladas.

La higiene corporal debe mantenerse en lo habitual, con una o dos duchas al día como máximo.

Puede realizarse baño en bañera, aunque es recomendable evitar el agua excesivamente caliente y una estancia prolongada dentro del baño.

No es recomendable ni beneficioso un exceso en la higiene íntima, dado que esto puede favorecer la aparición de infecciones vaginales. 

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra