tema destacado

La gripe A

Aunque es una enfermedad en principio de carácter leve, puede crear complicaciones en personas de edad avanzada o con otras patologías de base o inmunosupresión

20 DE ENERO de 2014

El virus de la gripe puede propagarse durante todo el año, pero es en los meses de invierno cuando se producen picos de aumento de incidencia de la denominada gripe estacional. Desde que en el año 2009 se produjera la pandemia por gripe AH1N1, cualquier repunte de esta enfermedad ha tomado especial relevancia, sobre todo para la población de riesgo.

departamento de Medicina Interna área de Enfermedades Infecciosas servicio de Microbiología Clínica
La vacuna contra la gripe consigue una protección entre el 50 y el 80 por ciento. Se debe administrar hacia el mes de septiembre y es aconsejable para la población general, aunque especialmente para personas mayores o con patologías previas.

Además de la preocupación por el impacto que una pandemia pueda tener en la economía (¿qué pasaría si un tercio de la población estuviera de baja por enfermedad?), es importante destacar su importancia en el ámbito sanitario. “Cuando aparece un virus pandémico, al tratarse de un virus nuevo, el sistema inmune de la población no es capaz de reconocerlo y, por lo tanto, está menos preparado para responder al virus", señala la Dra. Mirian Fernández Alonso, del Departamento de Microbiología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra.

¿Cuáles son los grupos de riesgo?

Cuando se produce una incidencia extraordinaria de la gripe en la población, hay más riesgo de complicaciones para determinados grupos de personas. Concretamente, las grupos de riesgo son: los mayores de 65 años, mujeres embarazadas, pacientes con enfermedades crónicas (cardiovasculares, exceptuando la hipertensión arterial; respiratorias; renales; hepáticas y diabetes mellitus; pacientes con inmunosupresión (personas con inmunosupresores, infectados por VIH, trasplantados y oncohematológicos), personas con asplenia o con hemoglobinopatías-anemias, la obesidad mórbida y niños y jóvenes menores de 18 años y que estén con tratamiento con aspirina por el riesgo a sufrir síndrome de Reye. “Está comprobado que los picos de mortalidad global anual coinciden con los picos máximos de incidencia de la gripe”, indica la especialista.

Aumento de los casos de complicaciones respiratorias

La composición genética del virus de la nueva cepa de la gripe que se extendió con la pandemia de 2009 tenía un “tropismo” (afinidad) mayor que los virus estacionales anteriores por los receptores celulares en el tejido de las vías respiratorias bajas. “Esto explica que en la pandemia hubo más casos de neumonía producida directamente por el virus. La gripe común puede provocar neumonía, pero normalmente como complicación de infección bacteriana secundaria a la infección viral. Lo que no había sido tan frecuente es que fuera una neumonía causada directamente por el virus”, indica la microbióloga.

Mismo tratamiento que para la gripe común

El tratamiento que se sigue para la gripe A es el mismo que el de la gripe común. Además de la necesidad de guardar reposo y de mantener una buena hidratación, en la mayor parte de los casos se aplicará un tratamiento a base de paracetamol contra los síntomas principales: fiebre, dolor muscular y dolor de cabeza. “Un cuadro de gripe no tratado adecuadamente o asociado a otra enfermedad no controlada puede generar complicaciones, principalmente respiratorias (otitis, sinusitis, rinitis, neumonía, bronconeumonía, laringitis obstructiva), cardiacas o incluso la muerte. Esto se observa frecuentemente cuando ocurren grandes brotes o epidemias”, señala el Dr. José Ramón Yuste Ara, especialista del Área de Enfermedades Infecciosas de la Clínica Universidad de Navarra. “En el caso de los niños, -indica el especialista- es necesario vigilarlos, ya que si reciben tratamiento con ácido acetilsalicílico pueden presentar encefalitis”.

Aunque en los últimos años se han desarrollado fármacos antivirales específicos para el virus de la gripe, no se ha demostrado que en pacientes sin factores de riesgo reduzcan las complicaciones que puede presentar esta enfermedad, por lo que no se ha generalizado su uso. Por el momento, solo se prescriben de modo individualizado en aquellos casos en los que se prevea una mayor dificultad en la curación de la enfermedad y un mayor riesgo de complicaciones, como pueden ser pacientes inmunodeprimidos, etc. 

¿Cuáles son los síntomas?

  • Fiebre mayor de 38° C, con un inicio súbito con temperatura mayor de 39º C
  • Tos frecuente e intensa
  • Dolor de cabeza
  • Falta de apetito
  • Congestionamiento nasal
  • Malestar general
  • Síntomas digestivos: nauseas, vómitos y/o dolor abdominal

¿Cómo prevenir el contagio?

El contagio se produce en los 4 o 5 primeros días de gripe, aunque en niños puede llegar hasta los 10 días. 
  • Si es posible, es recomendable no viajar a las zonas declaradas de riesgo
  • Evite el contacto estrecho con personas infectadas
  • No comparta alimentos, vasos y cubiertos
  • Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar. Tire el pañuelo a la basura después de usarlo
  • Ventile los lugares cerrados. Mantenga una buena limpieza de la casa
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón
  • En caso de presentar un cuadro de fiebre alta de manera repentina, tos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, acuda a su médico

 

Gripe estacional y gripe pandémica

La gripe común o gripe estacional es una enfermedad febril aguda, habitualmente autolimitada, que está ocasionada por una causa infecciosa, por el virus de la influenza, habitualmente los tipos A o B. Todos los años produce unos brotes más o menos intensos, habitualmente durante los meses de invierno.

La peculiaridad de la gripe A es que está producida por un nuevo virus de la gripe. Un virus que es consecuencia de la reorganización genética de cuatro cepas virales: una cepa porcina americana, una cepa porcina euroasiática, una cepa aviar y una cepa humana.

Cuando apareció en el año 2009, su efecto fue tan notable porque la población estaba desprevenida inmunológicamente. Esto, unido a una característica propia del virus, como es su alta transmisibilidad, hizo que tuviera una alta propagación, y que la OMS declarara nivel 6 de pandemia.

Pero, ¿cuándo se considera que es una pandemia? Tanto la epidemia como la pandemia hacen referencia a brotes de una determinada enfermedad. Su diferencia la marca el territorio geográfico afectado. Cuando es un brote localizado en una región país, etc., se considera epidemia. Cuando hablamos de pandemia, hablamos de epidemia a nivel mundial.

Podemos decir que toda la población está expuesta a riesgo de contraer la gripe. No obstante, el riesgo de complicaciones depende del estado de salud de quien contrae el virus. 

En el caso de sospechar que se padece gripe A, lo mejor es acudir al médico, ya que no conviene hacer un autodiagnóstico. Es fundamental acudir al especialista por dos puntos fundamentales: porque el médico, además de identificar el problema, podrá valorar el riesgo o gravedad; y, en el caso de confirmarse la enfermedad, porque podrá prescribir un tratamiento antiviral específico de manera precoz. Si no aplicamos precozmente el tratamiento antiviral, estamos perdiendo eficacia y, además, podríamos estar ayudando a una posible resistencia.

Aunque toda la población es susceptible de contraer la gripe, el riesgo de complicaciones depende del estado de salud previo de cada persona".

tal vezLE INTERESE

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con la mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS PACIENTES HABLAN POR NOSOTROS

Conozca las historias de nuestros pacientes. Historias de lucha, esperanza y superación, son historias de la Clínica.

Josué, una de las historias de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra