Quince expertos europeos en resincronización cardiaca se reúnen en Pamplona para compartir experiencias sobre este tratamiento

El movimiento descoordinado de contracción del corazón aparece hasta en el 35% de las personas que sufren insuficiencia cardiaca. La Clínica Universidad de Navarra, organizadora del encuentro, ha implantado dispositivos para tratar la desincronía cardiaca en más de 400 pacientes.

De izda. a dcha., los doctores Francesco Zanon (Hospital Civil de Rovigo, Italia), José Ignacio García Bolao (director Cardiología, Clínica Universidad de Navarra) y Pascal Defaye (Hospital Universitario de Grenoble, Francia). 

30 DE OCTUBRE de 2012


Quince expertos europeos en resincronización cardiaca han compartido su experiencia en dicha técnica durante un encuentro organizado en Pamplona por el Departamento de Cardiología y Cirugía Cardiaca de la Clínica Universidad de Navarra y la empresa de tecnología sanitaria Boston Scientific.

Junto a especialistas de la Clínica y del Complejo Hospitalario de Navarra, en la reunión que ha finalizado hoy han tomado parte cardiólogos de Alemania, Austria, Francia, Holanda, Italia, Portugal y Reino Unido. 

Dicho tratamiento consiste en la implantación de un dispositivo en el corazón que presenta desincronía, complicación que aparece hasta en el 35% de los pacientes que padecen insuficiencia cardiaca.

“En las personas que sufren insuficiencia cardiaca y desincronía, además de que el corazón realiza un movimiento de contracción menor de lo normal, éste se produce de manera descoordinada entre ambos ventrículos. Por tanto, el tratamiento tiene como objetivo coordinar ese movimiento anormal del corazón, acción que mejora tanto los síntomas, como la supervivencia de los pacientes”, detalla el doctor Ignacio García Bolao, director del Departamento de Cardiología y Cirugía Cardiaca de la Clínica Universidad de Navarra.

Implantación percutánea con anestesia local

En concreto, continua el especialista de la Clínica, la terapia se basa en la colocación de un dispositivo de resincronización, “que puede ser un marcapasos específico o un desfibrilador. Mediante la implantación de un electrodo en la pared lateral del ventrículo izquierdo, se logra coordinar con impulsos eléctricos la contracción de la zona del corazón que está desincronizada, es decir, descoordinada”. 

La colocación se lleva a cabo a través de las venas coronarias, mediante abordaje percutáneo, lo que significa que no precisa cirugía abierta.Generalmente se realiza con anestesia local y la intervención viene a durar alrededor de hora y media”, explica el doctor García Bolao.

Hasta que no se empezó a utilizar esta técnica hace más de una década, recuerda, no había tratamiento para la desincronía. “La Clínica Universidad de Navarra fue uno de los centros pioneros en España en la implantación de estos dispositivos, procedimiento que realizamos desde el año 2000. A lo largo de este tiempo, hemos aplicado la técnica en más de 400 pacientes. Sin embargo, y aunque hoy en día es un tratamiento que se aplica de manera frecuente, sigue siendo un técnica muy exigente y que todavía presenta numerosos retos y cuestiones por resolver”.

Durante la reunión celebrada en la Clínica, los participantes han podido presenciar en directo la implantación de dispositivos para la resincronización cardiaca, en distintas intervenciones llevadas a cabo por los doctores Ignacio García Bolao (director Cardiología y Cirugía Cardiaca de la Clínica Universidad de Navarra), José Ramón Carmona (Complejo Hospitalario de Navarra), Pascal Defaye (Hospital Universitario de Grenoble, Francia) y Francesco Zanon (Hospital Civil de Rovigo, Italia).