El doctor Luis Naval, codirector de un libro sobre reconstrucción facial compleja

La obra se centra en la recuperación de defectos óseos y de partes blandas de la cara producidos por tumores, accidentes, malformaciones o infecciones.

El doctor Luis Naval, director del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la Clínica Universidad de Navarra, sostiene un ejemplar del libro.

27 DE FEBRERO de 2013


La experiencia de distintos especialistas en reconstrucción maxilomandibular de personas que presentan defectos en la cara como consecuencia de un tumor, un accidente, malformaciones o infecciones ha sido recogida en un libro coordinado por el doctor Luis Naval Gías, director del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la Clínica Universidad de Navarra.

Además de autor de varios capítulos, el doctor Naval ha codirigido esta obra -titulada “Reconstrucción maximandibular compleja. Microcirugía, distracción ósea e implantes”- junto al doctor Raúl González-García, especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Infanta Cristina de Badajoz. En el libro colaboran otros dieciséis especialistas de centros hospitalarios españoles y estadounidenses.

La obra está dirigida a especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial, Cirugía Plástica y Reconstructiva, Oncología Radioterápica, Anestesiología y Reanimación, así como a estomatólogos, odontólogos y protésicos dentales.

Dos técnicas para aportar tejidos perdidos

“En la reconstrucción de este tipo de defectos se trata de aportar tejidos perdidos mediante dos técnicas: microcirugía y distracción  o transporte óseo. Si el defecto afecta a la boca, el toque final se lleva a cabo mediante la colocación de implantes para conseguir una rehabilitación lo más completa posible”, explica el doctor Luis Naval.

Sobre la primera de las técnicas, la distracción ósea, recuerda que tiene su origen en la Cirugía Ortopédica y Traumatológica. “Se consigue la formación de hueso nuevo mediante la separación gradual de segmentos óseos adyacentes al defecto. Cada día se realiza un movimiento de separación de entre 0,5 y 1 milímetros. Después de un tiempo, el hueso 'distraído' se ha alargado con la peculiaridad de que, además de regenerarse el hueso, también crecen los tejidos blandos situados por encima, la mucosa en el caso de la boca”.

Esta técnica, que se aplica para la regeneración de la mandíbula, el hueso maxilar, el cráneo y el hueso cigomático, “resulta mínimamente invasiva, pero es un proceso lento. Cuando se consigue alargar el tamaño previsto, es preciso esperar unos dos meses para que se forme hueso real”, detalla el especialista de la Clínica Universidad de Navarra.

Respecto al otro procedimiento, la microcirugía, el doctor Naval apunta que tiene muy buenos resultados, pero presenta el inconveniente de que “la reconstrucción microquirúrgica mediante injertos libres óseos exige cirugías mayores y de bastantes horas. Presenta secuelas de mayor importancia en el caso de que la técnica fracase, a diferencia de la distracción que, si no funciona bien, basta con retirar el dispositivo. Esta técnica puede usarse también para corregir deformidades, apnea del sueño… siempre que se necesite hacer crecer una zona ósea”.

En definitiva, concreta, la microcirugía “es una especie de trasplante, pero de tejido. Se toma tejido del mismo paciente, generalmente procedente del peroné o cadera para hueso, además de la piel de alrededor, y los vasos que lo irrigan se cosen a los del cuello o cara”.

La elección de una u otra técnica para la reconstrucción maxilofacial “depende de la edad del paciente y de su estado general, principalmente si se plantea coger hueso de la cadera o de la pierna”, apunta el doctor Luis Naval.

Resto de autores participantes en el libro

El resto de autores que han participado en el libro, ordenados por centros de procedencia, son los siguientes: Laura Cerezo, Mario López, Margarita Martín, José L. Martínez-Chacón, Mario Muñoz, Francisco J. Rodríguez, Silvia Rosón y Jesús Sastre (Hospital Universitario de la Princesa, Madrid); Francisco Alamillos y Alicia Dean (Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba); Devin J. Okay y Mark L. Urken (Beth Israel Hospital, Nueva York, EE.UU.); Julio Acero Sanz (Hospital Universitario Gregorio Marañón, Madrid); Neal Futran, Universidad de Washington (Seattle, EE.UU.); Luis Ruiz-Laza (Hospital Universitario Infanta Cristina, Badajoz); y José P. Zevallos (Baylor College of Medicine, Houston, EE.UU.).

Ficha del libro
Título: Reconstrucción maxilomandibular compleja. Microcirugía, distracción ósea e implantes.