Cerca de 50 técnicas novedosas en endoscopia digestiva terapéutica se abordan en un curso internacional organizado por la Clínica Universidad de Navarra

El encuentro “Resolución de problemas en endoscopia digestiva” reúne en Pamplona a 300 especialistas procedentes de siete países

Imagen Curso Internacional de Endoscopia terapeutica
La doctora Cristina Carretero, especialista de Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra, en la presentación de una de las retransmisiones en directo de una intervención durante el Curso Internacional de Endoscopia Digestiva, junto a los doctores Albreu y Brullet.

21 DE MARZO de 2014


Cerca de 50 técnicas novedosas se van a abordar durante el IX Curso Internacional de Endoscopia Digestiva Terapéutica que reúne en Pamplona desde ayer, día 20, y hasta el 22 de marzo a unos 300 especialistas de siete países diferentes.

En el encuentro, organizado por el Servicio de Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra bajo el título “Resolución de problemas en endoscopia digestiva”, participan especialistas en esta área procedentes de Estados Unidos, Brasil, Ecuador, Bélgica, Holanda, Portugal y España.

Procedimientos sustitutivos de técnicas quirúrgicas

La endoscopia digestiva consiste en el estudio del aparato digestivo y en el tratamiento de distintas enfermedades mediante la introducción de un endoscopio por orificios naturales del cuerpo: boca, como en el caso de la gastroscopia y de la colangiopancreatografía retrograda, y ano, cuando se trata, por ejemplo, de la colonoscopia. Como se sabe, el endoscopio es un tubo flexible dotado de una cámara y una luz que permite inspeccionar el interior de distintas cavidades corporales. Cuenta igualmente con un canal auxiliar por el que se hacen llegar distintas herramientas según el tipo de dolencia que se vaya a tratar en el interior del aparato digestivo.

Si bien la función de la endoscopia digestiva era solamente diagnóstica en sus inicios, “desde hace más de 40 años, van en aumento la aplicaciones terapéuticas de esta técnica”, señala el doctor Miguel Muñoz Navas, director del Servicio de Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra.

De hecho, recuerda que sus empleos iniciales para eliminar pólipos o piedras de la vía biliar evolucionaron hasta llegar a sustituir técnicas que solo se realizaban con cirugía. “Presenta ventajas frente a las intervenciones quirúrgicas porque la endoscopia es menos invasiva, se reduce por tanto la posibilidad de complicaciones y, además, la mayoría de las veces requiere menos tiempo de ingreso hospitalario que la cirugía”.

Reducción de estómago mediante sutura

Como ejemplo de técnicas que sustituyen a la cirugía, y que van a ser abordadas en varias ponencias del curso, se encuentran distintos procedimientos para la reducción de estómago con el fin de tratar la obesidad. Precisamente, uno de los participantes es el doctor Cristopher C. Thompson, especialista del Brigham and Women’s Hospital de Boston, de la Universidad de Harvard (EE.UU.), quien utiliza una máquina de sutura a través de la endoscopia que permite dar puntos que atraviesan toda la pared, para la reducción de estómago de forma similar a la cirugía. El especialista norteamericano es el investigador principal del primer estudio multicéntrico realizado en Estados Unidos sobre este tratamiento endoscópico frente a la obesidad.

Por otro lado, el doctor E. Moura, especialista del Hospital das Clínicas (Universidad de Sao Paulo, Brasil) va a presentar en el simposio el segundo caso en el mundo del tratamiento endoscópico de una enfermedad poco frecuente: la gastroparexia. “Son pacientes que tienen el estómago paralizado, no se contrae y, por tanto, no se vacía. En este caso, se corta la parte muscular de la salida del estómago para facilitar que el alimento pase al intestino delgado”, señala el director del Servicio de Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra.

En una línea similar de procedimiento se encuentra el tratamiento endoscópico de la acalasia, que también se verá en este curso, tal como detalla el doctor Muñoz Navas: “Es un trastorno motor del esófago por el cual la comida queda detenida y le cuesta llegar al estómago. Hasta ahora, el tratamiento consistía en dilatar el esófago o tratarlo con cirugía. Sin embargo, recientemente se está aplicando una técnica endoscópica llamada miotomía que consiste en cortar las fibras musculares de la porción inferior del esófago y conseguir el mismo efecto que se lograba con la cirugía”.

En el programa del curso destaca también la retransmisión en directo del tratamiento mediante radiofrecuencia de pacientes que presentan esófago de Barrett con displasia. “Se denomina así, Barrett, a la mucosa en la que en ocasiones se transforma el esófago cuando existe reflujo gastroesofágico. Para adaptarse a ese medio ácido o alcalino, se convierte en una mucosa parecida a la del estómago, que tiene más posibilidades de malignizarse que el esófago normal. Por ello, si aparece la displasia o lesión celular con un grado alto, es decir cercana al cáncer, está indicado el tratamiento. Se diagnostica mediante endoscopia. Si la lesión está localizada, se puede resecar endoscopicamente, pero si está extendida, es preciso quemarla mediante radiofrecuencia, como los casos que vamos a ver en directo en el curso”, detalla el especialista de la Clínica Universidad de Navarra.

Aerosol coagulante y aplicaciones de la ecoendoscopia

Otro procedimiento innovador que se verá en este encuentro científico se refiere a la aplicación a través del endoscopio de un aerosol de coagulación para detener hemorragias dentro del aparato digestivo. “Se trata de un espray empleado por el ejército estadounidense en Irak para frenar las hemorragias en las heridas externas, que ahora se empieza a aplicar mediante endoscopia en las lesiones del tubo digestivo que no responden al tratamiento endoscópico convencional”, concreta el doctor Muñoz.
Por otro lado, continúa el especialista de la Clínica, varias de las intervenciones estarán centradas en la ecoendoscopia, técnica que combina la endoscopia y la ecografía. “No solo nos permite ver la luz del tubo digestivo y su mucosa, sino que al complementarse con ecografía podemos ver qué hay a través de la pared, detectar lesiones en el área próxima al tubo digestivo, determinar su tipo y aplicar diversos tratamientos”.

En concreto, una de las aportaciones de la Clínica Universidad de Navarra al curso trata sobre trucos para realizar punciones con control ecoendoscópico en lesiones de difícil acceso y será presentada por el doctor José Carlos Súbtil Iñigo, especialista del Servicio de Digestivo.

Otra ponencia de la Clínica, presentada por el doctor Muñoz Navas, también aborda trucos, en este caso para acceder y tratar enfermedades de la vía biliar o pancreática en pacientes intervenidos de estómago.