Las inyecciones de colagenasa podrían evitar la cirugía en algunos casos de la enfermedad de Dupuytren

La Clínica interviene en un ensayo clínico multicéntrico internacional en el que participan 23 hospitales de 6 países europeos. La patología, caracterizada por la retracción de los dedos de la mano, incapacita al paciente para distintas actividades diarias.

De izquierda a derecha, la doctora Ana Belén González (Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología), la enfermera Carmen Sánchez, el doctor Santiago Amillo (director del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología) y la enfermera Teresa Lasarte. 

16 DE MAYO de 2012


La Clínica Universidad de Navarra participa en un estudio clínico multicéntrico internacional que tiene como objetivo comparar los resultados del tratamiento quirúrgico y el farmacológico en la enfermedad de Dupuytren.

Esta dolencia, caracterizada por la retracción de los dedos de las manos, llega a resultar incapacitante para distintas actividades cotidianas de la persona.

Se trata de un ensayo clínico en su última fase, la IV, en la que participan 23 centros europeos de seis países diferentes, seis de ellos españoles. En concreto, la Clínica es el primer centro español que ha iniciado el estudio.

“El tratamiento farmacológico mediante inyecciones de colagenasa para la enfermedad de Dupuytren se aprobó en Europa hace poco más de un año, mientras en Estados Unidos se aplica desde antes. Hasta entonces, el único tratamiento para esta patología era el quirúrgico, la fasciectomía”, explica el responsable del ensayo, el doctor Santiago Amillo Garayoa, director del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica Universidad de Navarra.

Así, continúa, el estudio tiene como objetivos principales “ver la seguridad de ambos tratamientos y evaluar los resultados. Y como objetivo secundario, describir las razones que nos llevan a elegir un tratamiento u otro”.

Crecimiento desordenado de células que producen el colágeno

La enfermedad de Dupuytren consiste, explica el doctor Amillo, “en una fibromatosis o tumor benigno, causante del crecimiento desordenado de las células que producen el colágeno en la palma de la mano. Ese colágeno forma la estructura que mantiene la firmeza de la palma y que nos permite, por ejemplo, coger objetos. La proliferación desordenada de las células conlleva la retracción de los dedos”.

Aunque no produce dolor, concreta el especialista de la Clínica, la enfermedad supone una serie de limitaciones para el paciente: “Le impide asearse con normalidad, meter la mano en el bolsillo, dar la mano…”

Se trata de una dolencia diez veces más frecuente en hombres que en mujeres y su prevalencia se sitúa próxima al 10% en personas hasta los 45 años, pero asciende al 25% en mayores de 75. Igualmente influyen los antecedentes familiares, pues se estima que alrededor de un 65% de los afectados tiene predisposición genética a padecer esta enfermedad. “Afecta más al cuarto y quinto dedo y frecuentemente es bilateral, es decir aparece en ambas manos. Además de la historia familiar, otros factores que favorecen su aparición son: alcohol, tabaquismo, diabetes, microtraumatismos, algunos fármacos…”, detalla el doctor Amillo.

Inyección y posterior manipulado de la mano afectada

En cuanto al estudio, señala el especialista de la Clínica, el tratamiento médico se lleva a cabo mediante la aplicación única de “una inyección de colagenasa en distintas zonas de la mano que el cirujano considere necesario. Esta enzima rompe o debilita el entramado de colágeno creado por el crecimiento desordenado de las células. Al día siguiente, el cirujano manipula, bajo anestesia, la mano del paciente para estirar y romper esa especie de cuerdas que se han formado, con el fin de que los dedos vuelvan a su posición normal”.

La principal ventaja de este tratamiento, añade el doctor Amillo, es que no precisa “abrir mediante cirugía la palma de la mano para eliminar el tejido enfermo”. Reconoce, sin embargo, que cabría darse algún efecto secundario como en cualquier terapia: “Puede haber una reacción alérgica a la colagenasa, así como hematomas y edemas derivados de la inyección”.

Por lo general, el paciente sólo tiene que volver a la Clínica para una revisión anual durante un periodo de cinco años, tiempo fijado para el seguimiento del ensayo.

Las personas aquejadas de la enfermedad de Dupuytren que estén interesadas en participar en el estudio pueden pedir cita en el teléfono de la Clínica 948 255 400 para una primera consulta en la que se valorará el tratamiento más adecuado para cada caso.