“Estamos en una edad de oro de la inmunoterapia del cáncer”

- Asegura el Dr. Ignacio Melero, investigador del CIMA y de la Clínica Universidad de Navarra, que ha participado en una sesión presidencial del Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica

Imagen del Dr. Ignacio Melero en el Laboratorio del CIMA
El Dr. Ignacio Melero en el Laboratorio de Investigación del CIMA

29 DE SEPTIEMBRE de 2014


“Los ensayos clínicos con inmunoterapia están abriendo una puerta al tratamiento eficaz de muchos tipos de cáncer”, asegura el Dr. Ignacio Melero, investigador del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y de la Clínica Universidad de Navarra. Melero ha participado en una sesión presidencial del Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), que ha reunido en Madrid a más de 18.000 oncólogos.

La inmunoterapia del cáncer consiste en activar o redirigir los mecanismos del sistema inmunitario frente a las células cancerosas, de la misma manera que lo hacen cuando luchan frente a las infecciones virales destruyendo las células infectadas. “Durante décadas se ha estudiado la eficacia de la inmunidad para el tratamiento del cáncer en modelos experimentales animales y se han identificado los mecanismos celulares y moleculares implicados en estos efectos beneficiosos”, apunta el Dr. Melero.

En los últimos años se han cosechado importantes frutos derivados de la investigación básica. De hecho, recientemente se ha aprobado el uso de varios anticuerpos monoclonales inmunomoduladores para desencadenar la inmunidad frente al melanoma (un tipo de cáncer originado a partir de las células que pigmentan la piel). Según asegura el investigador de la Universidad de Navarra, “esto es solamente la punta de un iceberg, al que seguirán con seguridad mejoras en el tratamiento de muchas otras enfermedades malignas”.

Estudios pioneros en España

Tal como ha ocurrido con tratamientos más convencionales frente al cáncer, la administración conjunta de los nuevos agentes de inmunoterapia produce un efecto netamente superior que su aplicación individual, lo que se conoce como un efecto sinérgico. “En la actualidad se están ensayando en pacientes varias combinaciones de tratamientos de inmunoterapia que arrojan unos datos de eficacia espectaculares. Por ejemplo, en la Clínica Universidad de Navarra tenemos abiertos más de 20 ensayos clínicos de inmunoterapia del cáncer. Es una época de enorme expansión de la investigación clínica en el desarrollo de tratamientos. Podemos hablar de una edad de oro de la inmunoterapia”, explica el Dr. Melero.

El CIMA y la Clínica Universidad de Navarra iniciaron su investigación en inmunoterapia hace veinte años, a través de un equipo multidisciplinar que combina ciencia básica con aplicación clínica. “Esto nos permite profundizar en nuestro entendimiento de los mecanismos y ofrecer a los pacientes nuevos tratamientos con visos sólidos de eficacia”, considera el Dr. Melero.

El principal motor de avance en este campo es la competencia enriquecedora, entre compañías farmacéuticas. “No debemos olvidar que estos éxitos han coincidido con una crisis económica global que dificulta la financiación en todos los países, y de forma más acuciante en el nuestro.

A pesar de los buenos resultados científicos, la caída de la financiación pública frena notablemente el desarrollo biomédico de un país como España, que carece de una cultura de donación y mecenazgo por parte de la iniciativa privada de empresas y particulares. Los recursos económicos en los laboratorios españoles de inmunoterapia son más necesarios que nunca, ahora que sabemos que sus resultados redundan en beneficio del enfermo”, concluye el Dr. Melero.