Miringotomía

más de otitis al año hacen recomendable la intervención

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Tratamiento con miringotomía

La miringotomía con inserción de tubos de drenaje en el oído es una intervención que se realiza, principalmente, en niños cuando padecen procesos de otitis media aguda de repetición o en el caso de que se les acumule moco en los espacios del oído medio, por detrás del tímpano, debido a un mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio.

La operación está indicada en varias circunstancias:

  • Si se padecen un número importante de otitis agudas (más de 4 en 6 meses o 6 en 1 año).
  • Si el depósito de moco permanece más de tres meses
  • Si aparecen alteraciones anatómicas en la membrana timpánica.
  • Si el paciente presenta una pérdida de audición de intensidad moderada.

El procedimiento tiene como fin restaurar el funcionamiento normal del oído mediante el drenaje del líquido acumulado y la aireación de los espacios del oído medio.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Otorrinolaringología?

De forma pionera en España, la Clínica Universidad de Navarra atesora experiencia en el tratamiento quirúrgico mediante cirugía robótica con el sistema Da Vinci.

Es preciso realizar una exploración completa de cabeza y cuello para identificar factores que predispongan a padecer ese tipo de problema".

La cirugía se realiza bajo anestesia general en los niños o con anestesia local en los adultos. Tras practicar una pequeña incisión en el tímpano (llamada miringotomía), se aspira el moco acumulado en el oído y luego a través de la incisión se inserta un pequeño tubo que permite la entrada del aire y la salida del líquido desde el oído medio de manera continua.

Si el procedimiento se desarrolla sin complicaciones, puede disminuir también la frecuencia de las infecciones en el oído.

El tubo de ventilación consigue un intercambio libre entre el oído externo y el medio y reemplaza la función de la trompa de Eustaquio hasta que pueda volver a funcionar con normalidad. El tubo elimina la sensación de taponamiento y logra recuperar la audición normal.

Saber más sobre la miringotomía

La persona intervenida no siente la presencia del tubo colocado en el tímpano y puede hacer una vida prácticamente normal, aunque como precaución, se recomienda no sumergir la cabeza en el agua mientras los tubos permanezcan colocados en el oído.

El tubo permanece insertado, un tiempo variable, en general entre 6 y 12 meses aunque el tipo de tubo influye en el tiempo de permanencia (hay algunos tubos diseñados para que permanezcan varios años).

El tubo puede ser extraído, aunque, por lo general, se prefiere que permanezca hasta que se desprenda de forma natural por efecto de la cicatrización de la membrana timpánica.

¿En qué enfermedades está indicada?

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra