Implantes cocleares

Implantes cocleares. Tratamiento en la Clínica

La Clínica Universidad de Navarra es un centro de referencia en la colocación de implantes, tanto en niños como en adultos, ya que en sus más de 25 años de experiencia con el Programa de Implantes Cocleares ha realizado más de 1.000 implantes. El paciente más joven operado tenía 5 meses y el de mayor edad, 86 años.

El implante coclear está indicado para sorderas graves o profundas y mejora notablemente la calidad de vida del paciente.

Está indicado en pacientes que hayan perdido la audición antes (prelocutivos) o después (postlocutivos) de haber desarrollado el lenguaje.

La cirugía tiene una duración de aproximadamente una hora y media y debe realizarse bajo anestesia general. La hospitalización será de unas 48 horas aproximadamente. 

Para una óptima colocación, rehabilitación y seguimiento del paciente implantado contamos con un equipo de profesionales multidisciplinar: otorrinolaringólogos, otoneurorradiólogos, psiquiatras, psicólogos, logopedas, neurofisiólogos, audioprotesistas y técnicos en programación y mantenimiento del implante coclear.

También participan, cuando es necesario, neuropediatras, trabajadores sociales y educadores.

Icono notas ACLARACIÓN NOTICIA SOBRE UN "NUEVO IMPLANTE COCLEAR"

El implante coclear es un dispositivo electrónico que es capaz de recoger los sonidos y transformarlos en estímulos eléctricos.

El trabajo en equipo de profesionales bien cualificados es esencial a la hora de elegir y aplicar la forma de tratamiento mas adecuado".

Un implante coclear es un dispositivo electrónico que sustituye al oído externo, medio e interno, capaz de recoger los sonidos, transformarlos en estímulos eléctricos para transmitirlos al nervio auditivo y restablecer el flujo de información auditiva que llega al cerebro.

Estas señales eléctricas son procesadas a través de las diferentes partes de que consta el implante coclear: un componente interno que se implanta quirúrgicamente y unos componentes externos, que son el micrófono, el transmisor y el procesador de la palabra.

Está indicado para sorderas graves o profundas y mejora notablemente la calidad de vida del paciente.

El implante coclear recoge el sonido por medio de dos micrófonos ubicados detrás de la oreja. Las señales se transmiten a un procesador de la palabra, que es un pequeño ordenador capaz de seleccionar y codificar los sonidos útiles.

Los códigos electrónicos producidos por el procesador se envían por un cable a la bobina que, a través de la piel, los pasa a la antena y, de ahí, al receptor-estimulador, ambos colocados sobre el hueso craneal por debajo de la piel. Estos códigos se envían a los electrodos ubicados dentro del oído interno, en la cóclea, para así estimular a las fibras del nervio auditivo. La corteza cerebral recibe estas señales y las interpreta.

El procesador retroauricular, que se coloca detrás de la oreja, dispone de baterías corporales, utilizadas normalmente en bebés, y baterías retroauriculares para niños mayores, jóvenes y adultos.

El implante coclear puede ser activado y regulado a distancia por medio de un mando.

La cirugía tiene una duración de aproximadamente una hora y media y debe realizarse bajo anestesia general.

Durante la intervención, se comprueba que el implante está colocado correctamente. Para ello, se utiliza radiología y se practican estudios neurofisiológicos (telemetría) que analizan el funcionamiento de los electrodos del implante y proporcionan información útil para la programación posterior del implante.

Tras la operación, el paciente permanece hospitalizado aproximadamente 48 horas. Por lo general, el postoperatorio transcurre sin molestias importantes. Al día siguiente, los pacientes pueden comer, levantarse de la cama y caminar con normalidad. Cuando reciba el alta hospitalaria, podrá viajar en cualquier medio de locomoción. No se comienza a oír inmediatamente después de la operación.

Es necesario esperar unas cuatro semanas para que la herida cicatrice completamente y poder así colocar los componentes externos del implante coclear. Esto se realizará en la primera sesión de programación.

Técnicas mínimamente invasivas o atraumáticas
La colocación de un implante coclear no implica necesariamente la pérdida de los restos de audición existentes en el oído objeto de la implantación. Estas técnicas son importantes con el fin de mantener la cóclea en condiciones óptimas de cara a nuevas implantaciones o para la prescripción de futuros tratamientos.

Intervenciones en uno o dos tiempos
En el caso de los implantes cocleares bilaterales, es preferible su colocación en una única intervención quirúrgica.

No obstante, en aquellos casos en los que el paciente ya es portador de un implante coclear, el segundo se puede implantar en otra cirugía.

La colocación de un segundo implante coclear conlleva importantes ventajas:

  • Captura del oído auditivamente mejor
    Cuando se va a llevar a cabo una implantación en un solo oído, la elección se realiza con base en criterios de índole anatomo-quirúrgico, de tipo audiológico y a la duración de la hipoacusia en cada uno de los dos oídos. Por lo tanto, para restablecer esta función es necesario contar con dos fuentes de información auditiva, en este caso con dos implantes cocleares. 
  • Localización del sonido
    Los dos mecanismos que intervienen en la localización de los sonidos ubicados en el plano horizontal son: el análisis que el sistema auditivo central hace sobre las diferencias del tiempo que emplea un sonido en alcanzar los dos oídos y las diferencias en intensidad que produce un sonido en cada uno de los dos oídos. Por lo tanto, para restablecer esta función, es necesario contar con dos fuentes de información auditiva, en este caso con dos implantes cocleares.
  • Evitar el efecto de "sombra" de la cabeza
    Cuando la voz (señal) y el ruido proceden de diferentes lugares, la relación señal/ruido es diferente en los dos oídos a causa del efecto de "sombra" producido por la cabeza. Las personas con una audición normal habitualmente usan el oído con la mejor relación señal/ruido. Las personas con implantes bilaterales supuestamente también obtienen este beneficio de la bilateralidad.
  • Mejorar la percepción de la palabra en ambiente de ruido
    El cerebro podría alcanzar una óptima representación del ruido y de la voz, siendo capaz de diferenciarlos mejor.
  • Plasticidad neural auditiva
    La estimulación unilateral ejerce modificaciones irreversibles sobre el desarrollo de los sectores más altos de la vía auditiva. Al igual que existe un periodo crítico auditivo en niños con sorderas bilaterales de origen congénito, también existe un periodo crítico auditivo ante la ausencia congénita de estimulación por uno de los dos oídos.

contacteCON LA CLÍNICA

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

SOLICITE UNA SEGUNDA OPINIÓN NO PRESENCIAL

Si necesita la opinión médica de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión no presencial.
Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra