Hernia discal lumbar

Dr. Carlos Villas, especialista en Traumatología de la Clínica Universidad de Navarra

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre la hernia discal le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

La sintomatología que se puede presentar cuando existe hernia discal en la zona lumbar es muy variada. El inicio suele ser un dolor agudo de intensidad elevada. Además del dolor, aparecerán síntomas propios debidos a la rotura del disco y otros causados por la presión que ejerce el disco sobre los nervios.

Cuando existe una hernia discal verdadera, con una rotura real del disco, no existe ninguna medida conservadora que logre aliviar los síntomas. El dolor es tan intenso que no se alivia con medicación. Los síntomas de dolor local agudo de espalda preceden o coinciden con los síntomas neurológicos (dolro ciático contínuo hasta el pie, debilidad del músculo, parestesias u hormigueos, etc...), son característicos de la hernia discal.

El dolor irradiado por la extremidad afectada, también conocido como ciática, es el síntomas más característico, variando la distribución de este dolor en función de la raíz nerviosa afectada. Además causa dolor en la zona lumbar por la propia sensibilida del disco lumbar.

El dolor se agrava al toser y al sentarse, mejora al acostarse y al caminar. Otro síntoma muy frecuente es la sensación de hormigueo (parestesias) en la zona de la pierna o el pie inervada por estos nervios afectados.

Puede dar lugar también a pérdida de fuerza en la pierna y muy raramente a incontinencia urinaria, aunque si se presenta este síntoma, es motivo de acudir inmediatamente al especialista.

El diagnóstico se basa en el interrogatorio que el médico efectúa al paciente sobre el tipo de síntomas que padece y sus características, seguido de una exploración física buscando signos de irritación de la raíz nerviosa. Es fundamental realizar pruebas de imagen de la columna, normalmente será necesario realizar una resonancia magnética (RMN) de la columna lumbar.

Estas pruebas de imagen mostrarán la herniación del disco y la compresión de las raíces nerviosas pero no basta sólo con eso. Estos hallazgos en la resonancia deben correlacionarse con la síntomatología clínica y la exploración física del paciente.

En ocasiones, es necesario realizar un estudio neurofisiológico (electromiografía y velocidades de conducción nerviosa) para objetivar el daño y afectación del nervio.

La mayoría de los pacientes mejoran con tratamiento conservador (reposo, analgésicos, antiinflamatorios, modificaciones del estilo de vida, fisioterapia, infiltraciones, etc), de manera que en menos del 10% de los casos es necesario realizar tratamiento quirúrgico.

La intervención quirúrgica debe considerarse el recurso final y antes debe intentarse el tratamiento conservador, con reposo, antiinflamatorios, fisioterapia para ver si se consigue mejorar el dolor y el resto de sintomatología.

Por tanto, a menos que sea una situación de urgencia (dolor intratable, pérdida de fuerza progresiva y/o afectación de esfínteres), los pacientes deben participar activamente en el procedimiento de toma de decisión y son en última instancia responsables de decidir si someterse o no a algún tipo de cirugía.

En el caso de hernia discal, las más habituales son la microdiscectomía o la discectomía, que consisten en extirpar la hernia y parte del disco vertebral con o sin microscopio, respectivamente. Esta operación se puede realizar mediante técnica endoscópica en determinados casos.

Cuando existe inestabilidad espinal o artrosis de la columna con historia clínica de dolor lumbar crónico, además de esta descompresión de la raíz, se puede realizar la fusión de las vértebras con injerto óseo, al que se asocia algún tipo de implante, generalmente atornillado, para dar estabilidad a la columna.

La fusión vertebral suele ser exitosa en más del 90% de los pacientes. Es discutida la influencia de la fusión en la posible aceleracion de cambios degenerativos en segmentos adyacentes de la columna. Estudios científicos realizados en la Clínica han constatado que estos cambios degenerativos no aparecen en un porcentaje superior a la evolución natural que presentan los pacientes a los que no se les practica intervención quirúrgica.

Una alternativa a algunas fusiones vertebrales o en casos de hernia discal o afectación degenerativa del disco, lo constituye la artroplastia o reemplazamiento discal total con una prótesis artificial.

La indicación principal de la artroplastia es la lumbalgia (con o sin ciática) mecánica, refractaria, de origen discogénico. Otra indicación relativa sería el tratamiento de la degeneración del segmento adyacente a una fusión existente.

No hay datos que permita hacerla comparable a otras técnicas. Es una opción existente pero la intervención estándar por excelencia es quitar el disco o vaciarlo.

Una columna que ha tenido un problema de hernia discal, haya tenido que ser operado o no, es una columna que tiene cierto grado de envejecimiento y debe cuidarse.

No es necesario dejar de trabajar y de hacer las actividades cotidianas pero deberá cuidar su espalda, evitando el exceso de peso y manteniendo con fuerza la musculatura de la cintura.

Una vez resuelto el tema puntual de la hernia se puede normalmente hacer vida normal plena, sin restricciones.

En la Clínica Universidad de Navarra, el primer objetivo es ofrecer al paciente y a sus familiares el mejor trato médico y humano posible. Y con este objetivo en mente, se diseña toda la organización.

Por ello, el modelo de la Clínica Universidad de Navarra es diferente. A diferencia del resto de clínicas privadas en España, sus médicos y los más de 2.000 profesionales que trabajan en la Clínica están dedicados a tiempo completo y en exclusiva a su labor allí.

La primera ventaja de este modelo es que permite dedicar a cada caso clínico todo el tiempo y todos los recursos necesarios para una atención verdaderamente personalizada y de calidad. Los médicos están siempre disponibles para los pacientes, y ésta disponibilidad se traduce en una atención extremadamente ágil, rápida y cómoda para el paciente, quien puede recibir la atención médica de profesionales de distintas especialidades en una misma mañana, obteniendo un trato verdaderamente multidisciplinar en un plazo temporal muy ajustado.

Este esfuerzo queda reflejado en los resultados obtenidos, así como en la buena valoración que nuestros pacientes hacen de la Clínica, manifestando un nivel de satisfacción del 94%, 10 puntos por encima de la media de los hospitales españoles encuestados.

Más información sobre ésta y otras ventajas de la Clínica Universidad de Navarra

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión a distancia le permite realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica le facilitará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en el lugar que usted prefiera, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para responder a las preguntas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 países distintos.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar y hacer más confortable su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra