Ecoendoscopia rectocolónica 

unas 2 horas es el tiempo máximo que dura el procedimiento

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Ecoendoscopia rectocolónica. Diagnóstico en la Clínica

La ecoendoscopia es una técnica diagnóstica y, en algunos casos, con posibilidad de aplicar tratamientos, que consiste en la combinación de un endoscopio flexible y un aparato de ecografía.

Al usar una sonda ecográfica permite obtener imágenes mucho más nítidas y una visualización más detallada de las distintas capas que conforman la pared del tubo digestivo.

Se introduce por el ano la ecoendoscopia, como en una colonoscopia convencional, llegando hasta 30 cm hacia el interior.

La ecoendoscopia debe realizarla siempre un médico especializado.

Es una técnica dificil de interpretar, por eso es muy importante la experiencia del médico que la realiza.

¿Quiere saber más sobre la Unidad de Endoscopias?

Disponemos de una gran experiencia y de las últimas técnicas diagnósticas y terapéuticas más avanzadas.

La ecoendoscopia es una técnica diagnóstica muy útil, ya que nos permite tomar muestras de las lesiones encontradas e, incluso, aplicar el tratamiento adecuado. Todo ello, en el mismo procedimiento".

Con está técnica, realizada por via anal, se puede explorar desde el margen externo del ano hasta 30 o más centímetros hacia el interior.

Se pueden explorar con precisión, el canal anal y los esfínteres anales, gran parte del suelo de la pelvis, paredes del recto y última parte del intestino grueso.

Además, se pueden visualizar otros órganos como la próstata y vesículas seminales, en el caso del varón; y la vagina, parte del útero y en ocasiones los ovarios, en la mujer.

La uretra, vejiga, parte del suelo de la cavidad peritoneal que queda más próxima al recto, tamibén pueden ser estudiadas. Todas estas zonas están dentro de la estructura rígida de la pelvis y resultan de díficil acceso por otras vías sin recurrir a procedimientos demasiado agresivos.

Esta prueba está indicada para descartar tanto procesos tumorales como no tumorales.

En el estudio de los tumores, está indicada para estudiar en profundidad algunos pólipos inestinales, cánceres de recto y ano y último tramo del intestino grueso, estudio de tumores de la zona genitourinaria alojados en la pelvis y el estudio de otras masas pélvicas encontradas en otras exploraciones realizadas previamente al paciente.

Además, está indicada en el seguimiento de los pacientes sometidos a tratamientos quimio o radioterápicos para valorar el progreso de la enfermedad.

Entre las indicadiones no tumorales están las fístulas, abscesos perianales, perirrectales y pélvicos, el estudio de incontinencia y el dolor anal o pélvico inexplicado.

Para que las imágenes tengan la calidad adecuada, evitar infecciones si hace falta realizar una biopsia y para proteger el ecoendoscopio de posibles daños, es necesario que el colon esté lo más limpio posible.

Lo óptimo es hacer una preparación de limpieza del colon como se hace para una colonoscopia, con laxantes especiales tomados por vía oral.

En algunos casos especiales (pacientes inmóviles, muy ancianos, debilitados o con intolerancia a la preparación...), puede hacerse una limpieza con enemas, sabiendo que no suele ser de tanta calidad como la de la preparación tomada por boca.

La postura más utilizada es tumbado de medio lado hacia la izquierda. La prueba no es especialmente molesta y si el ano o colon no están inflamados, se tolera bien. En ocasiones, es recomendable utilizar algún tipo de sedación o anestesia.

La ecoendoscopia no está disponible en todos los hospitales.

Existen al menos dos técnicas que se usan con finalidad similar y pueden sustituirla: la ecografía endoanal y la resonancia magnética. Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes.

La ecografía endoanal obtiene imágenes ecográficas muy parecidas a las de la ecoendoscopia. Sin embargo, no puede obtener imágenes ópticas del interior del tubo digestivo.

Además, como se hace con sondas rígidas no muy largas, no puede llegar tan lejos ni pasar a través de tumores muy angulados o estrechos, de manera que no alcanza a ver posibles tumores o ganglios situados en territorios más altos. Sus ventajas: es una técnica más barata, no hace falta tanta experiencia por parte del médico y se tolera mejor sin sedación.

La resonancia magnética es una técnica que obtiene imágenes muy buenas de toda la pelvis, no precisa una preparación previa tan estricta y es muy poco molesta.

Sin embargo es una técnica cara, no permite obtener material para analizar y no es tan precisa a la hora de determinar la profundidad de los tumores, sobre todo si éstos son pequeños.

Respecto al estudio de los ganglios es capaz de detectar un gran número de ellos, aunque los caracteriza peor que la ecoendoscopia y no puede puncionarlos para su estudio.

Saber más sobre la ecoendoscopia rectocolónica

Una de las ventajas más importante es que la imagen ecográfica que se obtiene de la pared del tubo digestivo muestra detalladamente las distintas capas que ésta tiene.

Estas capas (mucosa, submucosa, muscular y serosa), además de tener su propia función en el organismo, tienen un papel muy importante para limitar el avance de los tumores que aparecen dentro del ano, recto o intestino.

Cuantas más capas se encuentren afectadas por el cáncer, más avanzado estará éste y más complejo es su tratamiento.

¿En qué enfermedades se realiza esta prueba?

Esta técnica también permite estudiar si existe afectación de ganglios linfáticos, que es el primer lugar a donde diseminan los tumores.

Si existe afectación de los ganglios, es un signo de peor pronóstico.

Otra de las ventajas es que permite obtener muestras muy pequeñas de los tumores para su análisis y caracterización (biopsias o citologías).

Se introduce una aguja a través del ecoendoscopio y, mientras se visualiza con precisión el interior de estas lesiones, se aspira una pequeña cantidad de material para su análisis. Una vez tratado el tumor con la intención de curarlo, en algunos casos éste puede reaparecer (recidivar).

Con cierta frecuencia esta reaparición suele suceder en el mismo lugar o muy cerca de donde estaba el tumor original.

Por eso, los pacientes que han padecido un cáncer, son incluidos en un programa de seguimiento periódico para detectar de forma precoz una posible recidiva que, cuanto antes se confirme, menos complicado será su tratamiento y mejores resultados terapéuticos se obtendrán.

La ecoendoscopia es una técnica "mínimamente invasiva". Dentro de los efectos secundarios, el más frecuente es el dolor que puede notarse durante o después de la prueba.

Sus causas son la propia manipulación y el aire que se ha podido quedar atrapado en el intestino y no se ha podido extraer al finalizar la prueba. Es más frecuente que presenten dolor los pacientes que ya tienen una causa conocida, como fisuras anales, hemorroides trombosadas, abscesos, etc.).

Las complicaciones más importantes pueden ser la perforación, la infección y la hemorragia. En manos expertas, este tipo de complicaciones aparece en un número reducido de pacientes (1 de cada 100) y normalmente se asocian a otras enfermedades ya existentes que favorecen la aparición de estos problemas.

La preparación, en líneas generales, es la misma que para la gastroscopia o colonoscopia, según se trate de una ecoendoscopia alta o baja.

Si es una ecoendoscopia alta, hay que mantener ayunas de 6 horas mínimo, incluida el agua. Si tiene que tomar obligatoriamente alguna medicación, lo hará con una mínima cantidad de agua y lo comunicara al doctor que le haga la prueba.

Si es una ecoendoscopia baja, deberá tomar el día previo una preparación con laxantes fuertes o enemas que limpien adecuadamente el intestino grueso.

Si presenta alguna alteración en la coagulación de la sangre o toma medicación que la altere, lo comunicará antes de hacerse la prueba, sobre todo si en esta se va a realizar una punción para obtener material.

Si el paciente es alérgico al látex, debe advertirlo antes de la prueba.

Es conveniente venir acompañado de un familiar o amigo.

Finalizada la exploración, si esta ha sido con anestesia, deberá esperar un rato a encontrarse despejado hasta que el anestesista le de el alta y pueda salir de la unidad de endoscopia.

Debe esperar unos minutos antes de intentar ingerir líquidos o alimentos, dado que esto puede producirle problemas de atragantamiento o vómito debido a los anestésicos utilizados.

No debe beber alcohol ni conducir durante las siguientes 24 horas.

Si la exploración ha sido rectal y sin sedación o anestesia, habitualmente podrá incorporarse a su vida normal casi de inmediato. Pueden quedar algunas molestias pasajeras después de la exploración, tales como dolor de garganta y distensión y/o dolor abdominal por retención de gas.

Habitualmente, la mayoría de las ecoendoscopias se hacen de forma ambulatoria. En algunos casos, cuando se vaya a realizar una exploración, tanto del tubo digestivo alto como bajo, en la que sea necesario realizar alguna maniobra terapéutica o punción, dependiendo de las características de esta, se le recomendara la hospitalización para una mejor preparación y control posterior.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra