Moxonidina 

Moxonidina
GRUPO: Antihipertensivos, agonistas del receptor de imidazolina

La moxonidina es un fármaco que actúa controlando los impulsos nerviosos a lo largo de ciertas rutas del sistema nervioso central. Como resultado de esta acción, evita que se liberen sustancias capaces de elevar la presión arterial y produce una relajación y ensanchamiento de los vasos sanguíneos. De esta manera, la moxonidina disminuye la presión arterial.

Cuando la presión de la sangre dentro de las venas y arterias es demasiado elevada y no se controla con medicamentos, puede dañar los vasos sanguíneos localizados en el cerebro, el corazón o los riñones provocando un accidente cerebrovascular, un fallo cardiaco o un fallo renal. También aumenta el riesgo de que se produzca un ataque al corazón.

NOMBRES COMERCIALES:

Moxon®.  


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Hipertensión arterial esencial o primaria (de causa desconocida).

 

En España existen comercializadas formas de administración orales de moxonidina (comprimidos recubiertos).

La dosis adecuada de moxonidina puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos:

  • Inicialmente 0,2 mg cada 24 horas administrados por la mañana. En caso de ser necesario, puede incrementarse progresivamente la dosis en 0,2 mg cada 3 semanas hasta un máximo de 0,6 mg al día repartidos en varias tomas. No debe superarse la dosis de 0,4 mg en una toma o de 0,6 mg al día.

No se recomienda el uso de moxonidina en niños menores de 16 años.

Si padece una enfermedad del riñón puede requerir una dosis menor de moxonidina. Consúltelo con su médico.

Puede tomar este medicamento tanto con el estómago lleno como vacío (antes, durante, o después de las comidas).

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a la moxonidina o alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • Si su corazón late con lentitud debido a una enfermedad llamada síndrome del seno enfermo o bloqueo AV de segundo o tercer grado o si presenta bradicardia.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • La moxonidina debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: enfermedad del riñón, claudicación intermitente, enfermedad de Raynaud (enfermedad que afecta a extremidades en las cuales se produce constricción de vasos cambiando de coloración la piel: azulada, blanca o rojiza), epilepsia, glaucoma (hipertensión en el ojo), diabetes, enfermedad de Parkinson o depresión.
  • Antes de dejar de tomar este medicamento, consulte a su médico, ya que suele ser necesario disminuir gradualmente la dosis de moxonidina administrada.
  • Existen algunos fármacos que pueden aumentar la presión arterial y por lo tanto empeorar su enfermedad, como por ejemplo los que se usan para el control del apetito, del asma, del resfriado y de la fiebre. Evite su empleo en la medida de lo posible o consulte con su medico si puede tomarlos.
  • Este medicamento debe administrarse con especial precaución en ancianos por ser más susceptibles a los efectos adversos.
  • Las presentaciones comerciales de moxonidina comercializadas en España contienen lactosa. Se recomienda especial precaución si padece intolerancia a la leche o a la lactosa.
  • El tratamiento con moxonidina no cura la hipertensión arterial pero ayuda a controlarla y evita complicaciones más graves; probablemente deberá seguir tratamiento con medicamentos durante toda la vida.
  • Este medicamento puede provocar somnolencia y mareo. Se recomienda precaución en la conducción de vehículos y el manejo de maquinaria peligrosa o de precisión mientras esté en tratamiento con este medicamento.
  • Este medicamento puede causar sequedad de boca. Puede aliviarse chupando hielo o caramelos o con saliva artificial. Si presenta este efecto durante más de 2 semanas, consulte a su médico o farmacéutico.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran avise a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con la moxonidina son los siguientes: betabloqueantes, (propanolol, timolol), antihipertensivos (captoprilo, lisinoprilo, hidralazina) y benzodiazepinas (diazepam, bromazepam).
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • Los efectos adversos de este medicamento son frecuentes al inicio del tratamiento y, en general, remiten a las pocas semanas. La moxonidina puede producir sequedad de boca, cansancio, dolor de cabeza y vértigo.
  • Con menor frecuencia pueden causar nerviosismo, alteraciones del sueño, aumento del volumen de orina, debilidad en las piernas y disminución de la glucosa en sangre.
  • La moxonidina también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre la hipertensión arterialSaber más sobre la hipertensión arterial

Cuando un paciente no consigue controlar su hipertensión tomando al menos 4 fármacos (uno de ellos diurético), se puede tratar mediante lo que se llama la denervación renal.

El ejercicio físico y una dieta baja en sal son algunas medidas muy efectivas para su tratamiento, sin tener que recurrir a los fármacos".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra