Mefenámico, ácido 

Mefenamico_acido
GRUPO: Antiinflamatorios no esteroideos, fenamatos

El ácido mefenámico es un medicamento que actúa impidiendo la formación de prostaglandinas en el organismo, ya que inhibe a la enzima ciclooxigenasa. Las prostaglandinas se producen en respuesta a una lesión o a ciertas enfermedades y provocan inflamación y dolor. El ácido mefenámico reduce la inflamación, el dolor y la fiebre.

NOMBRES COMERCIALES:

Coslan®.  


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Dolor leve o moderado.
  • Procesos inflamatorios como la artritis, osteoartritis e inflamaciones no reumáticas.
  • Fiebre.

En España existen comercializadas formas de administración orales (cápsulas).

La dosis adecuada de ácido mefenámico puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos y niños mayores de 14 años:

  • 500 mg (2 cápsulas) cada 8 horas. Si presenta molestias en el estómago, puede reducirse la dosis a 250 mg (1 cápsula) cada 6 horas.

No se recomienda el uso del ácido mefenámico oral en niños menores de 14 años.

Si padece una enfermedad del hígado o del riñón puede requerir una dosis menor de este medicamento. Consúltelo con su médico.

Se recomienda tomar las cápsulas de ácido mefenámico junto con las comidas para disminuir las molestias que puede producir en el estómago.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia al ácido mefenámico, al ácido acetilsalicílico o a los antiinflamatorios no esteroideos en generalo a alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En pacientes con úlcera de estómago o con hemorragia gastrointestinal reciente.
  • Si ha presentado anteriormente algún episodio de espasmo respiratorio, rinitis o urticaria después de la administración de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis hágalo tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • El ácido mefenámico debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: asma crónico, hipertensión, enfermedad del hígado, del corazón o del riñón.
  • En pacientes ancianos se recomienda precaución en su uso e iniciar el tratamiento con dosis menores.
  • El ácido mefenámico puede provocar mareos y somnolencia. No se recomienda la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa durante los primeros días de tratamiento con este medicamento.
  • La duración del tratamiento con este medicamento, especialmente en niños, no debe exceder una semana, a no ser que su médico así se lo indique.
  • No es recomendable la asociación de este medicamento con otros antiinflamatorios no esteroides (ácido acetilsalicílico, ibuprofeno, diclofenaco), ya que es poco probable que aumente la actividad del medicamento, mientras que el riesgo de efectos adversos aumenta notablemente.
  • El ácido mefenámico puede causar una mayor sensibilidad al sol. La exposición al sol incluso durante un periodo de tiempo breve puede provocar quemaduras y otras reacciones en la piel. En caso de aparecer una reacción por el sol, consulte a su médico.
  • Informe a su médico, dentista o personal sanitario que recibe este tratamiento si va a ser sometido a una intervención quirúrgica o extracción dental.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con el ácido mefenámico son: antiácidos (algedrato, óxido de magnesio), anticoagulantes orales (acenocumarol, warfarina), ciclosporina (inmunosupresor), sales de litio (antimaníaco), digoxina, antiepilepticos (fenitoína, ácido valproico), algunos antibióticos (ciprofloxacino, ofloxacino), probenecid y algunos fármacos para las infecciones por hongos como ketoconazol.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.
  • Si ha presentado anteriormente algún episodio de espasmo respiratorio, rinitis o urticaria después de la administración de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

  • El ácido mefenámico puede alterar los resultados de los análisis en sangre y en orina. Por lo que si le van a realizar un análisis de este tipo avise que está recibiendo este medicamento.
  • Los efectos adversos de este medicamento son, en general, poco frecuentes pero pueden ser importantes. El ácido mefenámico puede producir diarrea, náuseas, dolor abdominal, dolor de cabeza, ansiedad, urticaria y alteraciones sanguíneas.
  • El ácido mefenámico también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.
  • En caso de presentar diarreas consulte a su médico inmediatamente.

Saber más sobre la Unidad del DolorSaber más sobre la Unidad del Dolor

En la Unidad del Dolor se atiende a pacientes con problemas de dolor agudo, postoperatorio y dolor crónico. El equipo estaá formado por personal médico y enfermería especializada en el tratamiento del dolor.

El grado del dolor varía de persona a persona. Por eso, su plan de tratamiento se diseña de acuerdo a sus necesidades y circunstancias específicas".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra