Magnesio, hidróxido 

Magnesio_hidroxido
GRUPO: Antiácidos

El hidróxido de magnesio es un medicamento laxante y antiácido.

Tiene un efecto laxante porque aumenta la cantidad de agua en el interior del intestino, aumenta la presión dentro de éste, y ello provoca los movimientos del intestino que favorecen la expulsión de las heces. También tiene acción laxante debido a una serie de reacciones químicas que provoca. La acción se produce de 1 a 3 horas después de tomar el medicamento.

El hidróxido de magnesio es también un medicamento antiácido, actúa neutralizando el ácido clorhídrico en el estómago, aumenta el pH gástrico y reduce la actividad de la pepsina.

NOMBRES COMERCIALES:

Magnesia Cinfa® y Magnesia San Pellegrino®.


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Dispepsia: pirosis, acidez de estómago e indigestión.
  • Estreñimiento.

 

En España existen comercializadas formas de administración orales de hidróxido de magnesio (suspensión y sobres).

La dosis adecuada de hidróxido de magnesio puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis en adultos y en niños mayores de 6 años:

  • En acidez: de 1 a 2 cucharaditas de café de la suspensión ó 1 sobre cada 6 horas. Tome el medicamento 20 minutos o 1 hora después de las comidas o cuando tenga molestias. No tome el medicamento durante más de 2 semanas, a no ser que su médico le indique lo contrario.
  • En estreñimiento: de media a una cucharada sopera de la suspensión ó 2 sobres, preferentemente en ayunas.

En pacientes con problemas renales su médico ajustará las dosis necesaria.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a este medicamento o a alguno de sus componentes (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En caso de enfermedad del riñón grave, alteraciones de los electrolitos en sangre, enfermedades agudas del aparato gastrointestinal (como apendicitis) o si presenta síntomas de apendicitis o sangrado digestivo.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • Para controlar el estreñimiento o para evitar que aparezca es importante seguir una dieta adecuada, beber líquidos y realizar ejercicio. Los laxantes como el hidróxido de magnesio se deben utilizar sólo de forma temporal y no conviene abusar de ellos. Consulte a su médico o farmacéutico acerca de las medidas que debe tomar respecto a la dieta y el ejercicio para mantener una buena función intestinal.
  • El hidróxido de magnesio se debe administrar con especial precaución en pacientes con insuficiencia hepática, diarrea, ancianos y pacientes debilitados debido a que pueden aparecer efectos adversos más fácilmente.
  • No dé hidróxido de magnesio a niños menores de 6 años, a no ser que su médico le indique lo contrario, ya que podría enmascarar síntomas graves como la apendicitis.
  • No se recomienda el uso crónico o excesivo de este medicamento en pacientes ancianos.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran consulte con su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con el hidróxido de magnesio son los siguientes: antidiabéticos (clorpropramida, glibenclamida), antiinflamatorios (ácido flufenámico, ibuprofeno), betabloqueantes (atenolol, propanolol), captoprilo, cimetidina, digoxina, fenitoína, ketoconazol, itraconazol, quinidina, quinolonas (ciprofloxacino, ofloxacino), ranitidina, sales de hierro (fumarato, sulfato de hierro), salicilatos (ácido acetilsalicílico) y tetraciclinas (clortetraciclinas, doxiciclina).
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier medicamento que tome.

  • Los efectos adversos del hidróxido de magnesio son, en general, leves y transitorios, aunque en algunos casos pueden ser importantes.
  • El efecto adverso más frecuente es la aparición de diarrea.
  • Con dosis altas y en pacientes con fallo en el riñón puede producir elevación de los niveles de magnesio en sangre, lo que produce sed, disminución de la presión arterial, somnolencia, confusión y fallo respiratorio.
  • El hidróxido de magnesio puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre el reflujo gastroesofágicoSaber más sobre el reflujo gastroesofágico

Nuestra Unidad de Endoscopias viene realizando desde hace unos años técnicas endoscópicas para el tratamiento del reflujo gastroesofágico en casos leves sin necesidad de recurrir a la cirugía.

Si los síntomas son diarios o se requiere tratamiento prolongado, es conveniente realizar consulta médica para clasificar el reflujo en cada caso y saber cuál es el tratamiento oportuno que evite el desarrollo de complicaciones".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra