Eritromicina 

Eritromicina
GRUPO: Antibióticos vía sistémica, macrólidos

La eritromicina es un antibiótico que pertenece al grupo de los macrólidos. Actúa interfiriendo la producción de proteínas que las bacterias necesitan para multiplicarse, con lo que consigue detener el crecimiento de las bacterias y la propagación de la infección.

La eritromicina tiene una actividad antibacteriana muy similar a las penicilinas, y se usa como alternativa antibiótica en aquellas personas que son alérgicas a las penicilinas. Se utiliza para el tratamiento de infecciones graves provocadas por bacterias sensibles a este antibiótico.

NOMBRES COMERCIALES:

Bronsema®, Eritrogobens®, Eritroveinte®, Lagarmicin®, Pantomicina®. Existen comercializados medicamentos genéricos de eritromicina.


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Tratamiento de infecciones provocadas por bacterias sensibles a este antibiótico localizadas en las vías respiratorias altas y bajas, en la piel y tejidos blandos, en el tracto urinario o genital, y en el tracto gastrointestinal.
  • Tratamiento de fiebre reumática. Tratamiento de endocarditis bacteriana. Tratamiento de difteria. Tratamiento de eritrasma. Tratamiento de la enfermedad del legionario.

En España existen formas comercializadas de eritromicina oral (comprimidos, suspensiones, sobres, cápsulas y tabletas), inyectable, tópica (gel, solución, toallitas) y oftálmica (pomada).En esta ficha sólo se tratará la eritromicina que actúa a nivel sistémico. Consulte las fichas eritromicina tópica y eritromicina oftálmica. La dosis adecuada de eritromicina puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas.

Dosis usual oral en adultos:

  • En general, 1-2 g al día en 2-4 tomas, pudiendo aumentarse a 4 g al día según la gravedad de la infección.
  • Prevención de la fiebre reumática: 250-500 mg cada 12 horas.
  • Prevención de la endocarditis bacteriana: 1 g una hora antes de la intervención y 500 mg cada 6 horas en 8 dosis.
  • Tratamiento de sífilis primaria: 3-4 g/día en dosis fraccionadas durante 10-14 días.
  • Tratamiento de disentería amebiana: 250 mg cada 6 horas durante 10-14 días.
  • Tratamiento de la enfermedad del legionario: 1-4 g al día, divididos en varias tomas durante 14-21 días.

Dosis oral usual en niños:

  • En general, 30-50 mg por kg de peso al día en 2-4 tomas.
  • Tratamiento de disentería amebiana: 30-60 mg por kg de peso durante 10-14 días.

Dosis usual inyectable en adultos y niños:

  • 15-20 mg por kg de peso al día, hasta un máximo de 4 g al día.

Las preparaciones orales de eritromicina se pueden tomar con o sin comida, excepto el estearato de eritromicina que se recomienda tomar 1 hora antes o 2 después de las comidas. Las preparaciones inyectables de eritromicina se utilizarán cuando las infecciones revistan gravedad o el paciente no pueda ingerir las formas orales. Una vez superada la fase aguda de la infección se recomienda pasar a la vía oral.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a claritromicina o a otros antibióticos macrólidos (eritromicina, azitromicina o roxitromicina...) o alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar este medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Para que el tratamiento con eritromicina sea eficaz, debe administrarse completo (mínimo 10 días) aunque se haya producido una mejoría de los síntomas.
  • En pacientes con enfermedad del hígado u obstrucción biliar puede ser necesario modificar la dosis de eritromicina.
  • Debe suspender el tratamiento si experimenta algún episodio de coloración amarillenta en la piel, dolor abdominal intenso, coloración oscura en la orina o cansancio.
  • En caso de molestias gástricas se aconseja distanciar un poco más las tomas de eritromicina.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?

Consulte con su médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento. Algunos medicamentos que pueden interaccionar con la eritromicina son: alcohol etílico, alfentanilo, antiarrítmicos, anticoagulantes orales, antiepilépticos, antihistamínicos, benzodiazepinas, bromocriptina, buspirona, ciclosporina, cimetidina, colchicina, corticoesteroides, digoxina, ergotamina, lovastatina, penicilinas, tacrolimus, teofilina, vinblastina, zopiclona.

 


  • La eritromicina puede afectar a los resultados de algunas pruebas de laboratorio por lo que, si le van a realizar análisis de sangre o de orina, avise que está en tratamiento con este medicamento.
  • Los efectos adversos más frecuentes de la eritromicina son los siguientes: Dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, hiperacidez gástrica, calambres abdominales, ictericia (coloración amarillenta de piel y ojo), hepatitis, erupciones cutáneas.
  • Pueden producirse otros efectos adversos. Avise a su médico si advierte algo anormal.

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar
+34 948 255 400

Disponemos de una Unidad de Atención Farmacéutica que garantiza la continuidad de los tratamientos que se le han prescrito al paciente, mejorando el control de su enfermedad".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de tecnología de vanguardia en la Clínica  

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen nuestros profesionales de la Clínica 

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica