Tumores
cabeza y cuello

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre los tumores de cabeza y cuello le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Son tumores malignos localizados en los senos paranasales, nasofaringe, orofaringe (amígdala, paladar blando, base de lengua), hipofaringe, laringe, cavidad oral (mucosa oral, encía, paladar duro, lengua y suelo de boca), lengua y glándulas salivares. Se excluyen los tumores de la piel, cerebrales y tiroideos.

Representa un 5 % de todos los tumores. En Europa, la localización más frecuente es la laringe, seguido de la orofaringe, cavidad oral y nasofaringe.

Es un tumor predominantemente masculino, aunque en los últimos años, debido al aumento del hábito tabáquico en la mujer, este cociente se está viendo modificado. La edad media de aparición es por encima de los 50 años, aunque los tumores de nasofaringe y glándulas salivares pueden aparecer antes. 

Los síntomas de los tumores de cabeza y cuello difieren según la zona en la que aparezcan.

  • En los tumores de nasofaringe o cavum, los síntomas suelen ser tardíos y relacionados con la dificultad para respirar, oír (por obstrucción de las trompas) o sangrado nasal.
  • En los de orofaringe, los síntomas más característicos son lesiones en la boca de coloración blanquecina o roja (leucoplasia o eritroplasia), úlcera que no cicatriza bien, sangrado bucal constante, molestias faríngeas inespecíficas asociadas a dolor al tragar (odinofagia) o dolor de oído, sensación de cuerpo extraño en la boca, cambios en el tono de la voz o voz nasal (rinolalia) o aparición de un bulto en el cuello.
  • Los síntomas de los tumores de los senos paranasales son: obstrucción nasal unilateral, sangrado nasal constante, lagrimeo constante por obstrucción del conducto lagrimal, aumento de tamaño del puente nasal o de la órbita si existe crecimiento del tumor, dolor e inmovilidad dentaria.
  • En las glándulas salivares, la mayoría de los tumores son asintomáticos, apareciendo como una masa palpable en la localización de las glándulas salivares. Se pueden asociar a dolor local, dificultad para abrir y cerrar la boca y, en casos avanzados, problemas para tragar o hablar.

Hábitos poco saludables y algunas enfermedades son los causantes de los tumores de cabeza y cuello.

Los tumores de cabeza y cuello son predominantemente masculinos, aunque en los últimos años, debido al aumento del hábito tabáquico en la mujer, este cociente se está viendo modificado. La duración y magnitud del consumo está directamente relacionado con el riesgo.

También beber alcohol multiplica la posibilidad de padecer cáncer de laringe por 5 respecto a la población general. El riesgo aumenta si se asocia al consumo de tabaco. Otras localizaciones en las que se encuentra aumentado son la orofaringe, hipofaringe y cavidad oral.

Otras causas son: la dieta, escasa higiene bucal, zonas de roce de las prótesis dentales, infección por el virus de Epstein-Barr (carcinoma de cavum), infección laríngea por el virus del papiloma humano (carcinoma de células escamosas), infección por Papilomavirus 16 y 18 (tumores de cavidad oral y de orofaringe en mujeres no fumadoras y no bebedoras), irradiación (los trabajadores al aire libre, están expuestos a radiaciones ultravioletas, presentando una mayor incidencia de cáncer de labio inferior).

El diagnóstico en el cáncer de nasofaringe se realiza mediante exploración.

Esta se lleva a cabo con un fibrolaringoscopio flexible (tubo muy fino con una luz en un extremo) por una de las fosas nasales. Con él se obtiene la biopsia de la zona.

En algunos casos, la muestra que se obtiene es muy pequeña o no queda claro que sea un tumor, por lo que es preciso realizar, además, una PAAF (punción-aspiración con aguja fina) de los ganglios del cuello. El estudio de extensión de los tumores de cavum se realiza mediante TAC de cabeza y cuello.

Normalmente, se realiza una resonancia magnética nuclear previa al planteamiento quirúrgico, completado con una radiografía de tórax.

En tumores de glándulas salivares, las pruebas son la punción-aspiración con aguja fina (PAAF), biopsia, TAC de cabeza y cuello y resonancia magnética.

El estadio del tumor es el factor más importante para fijar el pronóstico y la supervivencia.

La localización del tumor es un factor importante.

No existen programas eficaces para la detección precoz del cáncer de cabeza y cuello. Se recomienda un seguimiento estrecho a las personas con factores de riesgo conocidos, como grandes fumadores y bebedores.

  • Los tumores de cavidad oral, más accesibles y de mayor resecabilidad, se comportan mejor que los de otras localizaciones, salvo en estadios avanzados, donde los tumores de laringe presentan un mejor pronóstico.
  • En el cáncer de nasofaringe, el principal factor pronóstico en estos tumores es el estadio clínico. La afectación de los ganglios linfáticos se asocia a peor pronóstico, siendo más frecuentes las metástasis a distancia. Existe mejor evolución en los pacientes jóvenes y en las mujeres frente a los varones.
  • La supervivencia global para el cáncer de senos paranasales es baja, con cifras del 25 % a los 5 años. El pronóstico está relacionado con el estadio de la lesión en el momento del diagnóstico. Son signos de mal pronóstico: afectación de la base del cráneo, erosión de las paredes de la órbita y algunas histologías (melanoma...).

La cirugía es el tratamiento primario en tumores precoces. Si se consigue la extracción completa del tumor, podría evitar un tratamiento posterior.

Cirugía robótica en la Clínica
El Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica ha sido el primer centro en España que ha realizado la cirugía robótica en casos avanzados de cáncer de laringe con muy buenos resultados. Sus ventajas son: mayor precisión quirúrgica, un procedimiento menos invasivo, eliminación del temblor natural de la mano del cirujano y una mejor visualización del campo anatómico que se opera. El robot DaVinci® se emplea en la extirpación por vía transoral de tumores de amígdala, base de lengua e hipofaringe, como alternativa a la cirugía con láser o a procedimientos quirúrgicos abiertos.

El objetivo principal de una intervención quirúrgica es extraer completamente el tumor y preservar todas las funciones: deglución, habla con buena calidad de voz y evitar la aspiración al comer. También es importante lograr un buen resultado estético.

Como secuelas destacables de la cirugía figuran:

  • Falta en la preservación de órganos como la laringe y lengua.
  • Trastornos funcionales.
  • Problemas en el cuello.

La quimioterapia para los tumores de cabeza y cuello se efectúa habitualmente por vía venosa.

También existen algunos fármacos que se pueden administrar por vía oral.

El tratamiento se administra a intervalos fijos de tiempo que dependen para cada uno de ellos. Cada período de tratamiento se conoce como ciclo y puede variarse dependiendo de las condiciones del paciente.

En los tumores de cabeza y cuello, la quimioterapia se aplica según tres esquemas fundamentales:

  • neoadyuvante o previo a la cirugía o radioterapia
  • adyuvante después de tratamiento radical con cirugía
  • radioterapia concomitante o a la vez que la radioterapia

Algunos de los efectos secundarios de la quimioterapia en los tumores de cabeza y cuello son superponibles a los de la radioterapia, incluyendo dolor en la zona irradiada, boca seca, infecciones y cambios en el sabor de los alimentos. La mayoría de estos síntomas ceden con la finalización del tratamiento.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas que actúan sobre receptores de la superficie de la célula tumoral (y en algunas normales), siendo el receptor del factor de crecimiento epidérmico el más importante.

En tumores de cabeza y cuello ya hay un anticuerpo monoclonal aprobado para su empleo en pacientes: cetuximab (Erbitux®), que combinado con radioterapia es más efectivo que la radioterapia sola para tumores locales.

En la Clínica Universidad de Navarra, el primer objetivo es ofrecer al paciente y a sus familiares el mejor trato médico y humano posible. Y con este objetivo en mente, se diseña toda la organización.

Por ello, el modelo de la Clínica Universidad de Navarra es diferente. A diferencia del resto de clínicas privadas en España, sus médicos y los más de 2.000 profesionales que trabajan en la Clínica están dedicados a tiempo completo y en exclusiva a su labor allí.

La primera ventaja de este modelo es que permite dedicar a cada caso clínico todo el tiempo y todos los recursos necesarios para una atención verdaderamente personalizada y de calidad. Los médicos están siempre disponibles para los pacientes, y ésta disponibilidad se traduce en una atención extremadamente ágil, rápida y cómoda para el paciente, quien puede recibir la atención médica de profesionales de distintas especialidades en una misma mañana, obteniendo un trato verdaderamente multidisciplinar en un plazo temporal muy ajustado.

Este esfuerzo queda reflejado en los resultados obtenidos, así como en la buena valoración que nuestros pacientes hacen de la Clínica, manifestando un nivel de satisfacción del 94%, 10 puntos por encima de la media de los hospitales españoles encuestados.

Más información sobre ésta y otras ventajas de la Clínica Universidad de Navarra

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión no presencial le ofrece la posibilidad de realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica gestionará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en su lugar de preferencia, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para aclarar las dudas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 nacionalidades.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra