Leucemias

diagnóstico y tratamiento de la leucemia

Los esquemas que se siguen en el tratamiento de la leucemia varían dependiendo del tipo de leucemia que presente el paciente.

Aunque, hoy en día, el tratamiento habitual de las leucemias sigue siendo la quimioterapia

Asimismo, en el tratamiento juega un papel muy importante el trasplante de médula ósea, bien sea de tipo autólogo (del propio paciente) o alogénico (de un donante), según cada caso.

El trasplante de progenitores hematopoyéticos o trasplante de médula se utiliza en enfermedades neoplásicas (tumores malignos) o enfermedades con una alteración de la función de la médula ósea (productora de las células de la sangre). Su objetivo es restaurar la función de la médula ósea para que produzca células sanguíneas con normalidad.

Se están desarrollando nuevos fármacos y nuevas estrategias terapéuticas, no solo para destruir la célula neoplásica, sino también para inhibir su crecimiento y favorecer su diferenciación.

Por ejemplo, los derivados del ácido retinoico, los nuevos anticuerpos monoclonales unidos a quimioterapia o la terapia génica.

El Dr. Prósper explica cuáles son las principales líneas de investigación que se están llevando a cabo en hematología.

En el momento actual, podemos llegar a hablar de curación en algunos tipos concretos de leucemia aguda. En otros muchos casos, se ha conseguido aumentar notablemente la supervivencia".

Leucemia mieloide crónica

Se debe realizar un estudio de médula ósea mediante biopsia. Este examen debe incluir la realización de un estudio genético donde se demostrará la existencia del cromosoma Philadelphia.

También se realiza la reacción citoquímica de la fosfatasa alcalina granulocitaria. Esta reacción permite diferenciar las leucocitosis producidas por la leucemia mieloido crónica de las producidas por otras causas, principalmente las infecciones severas.

Leucemia linfática

Ante la sospecha de un síndrome linfoproliferativo crónico es imprescindible la realización de un estudio de la médula ósea mediante biopsia.

El estudio se debe completar con un escáner para ver la extensión de la enfermedad en los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo. También es imprescindible la realización de un estudio citogenético de la médula ósea que tiene valor pronóstico.

Con todos esos datos se realiza el estudio de extensión de la enfermedad y se divide a los pacientes en tres grupos: de bajo riesgo, de riesgo intermedio y de alto riesgo.

Leucemia aguda

Con frecuencia se sospecha por la sintomatología clínica (hemorragias, palidez intensa, infecciones, fiebre elevada...). La confirmación del diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre y punción de la médula ósea.

Hoy en día resultan imprescindibles los análisis de citometría de flujo, citogenética y biología molecular para el diagnóstico exacto de cada uno de los subtipos de leucemia aguda.

El tratamiento de las leucemias agudas sigue siendo hoy en día la quimioterapia. Los esquemas varían dependiendo del tipo de leucemia aguda. Asimismo, en el tratamiento juega un papel muy importante el trasplante de médula ósea, bien sea de tipo autólogo (del propio paciente) o alogénico (de un donante), según cada caso.

Hoy en día se están desarrollando nuevos fármacos y nuevas estrategias terapéuticas, no sólo para destruir la célula neoplásica, sino también para inhibir su crecimiento y favorecer su diferenciación, como los derivados del ácido retinoico, los nuevos anticuerpos monoclonales unidos a quimioterapia o la terapia génica.

> Más información sobre la leucemia aguda

En el caso de la leucemia linfática, la importancia de realizar un correcto estadiaje radica en que cada estadio de la enfermedad será tratado de una u otra forma. Los casos de mejor pronóstico pueden no recibir tratamiento.

En la actualidad, la fludarabina y otros derivados de los análogos de las purinas tienen muy buenos resultados. Se emplean nuevas terapias biológicas, como anticuerpos monoclonales.

> Más información sobre la leucemia linfática

El tratamiento de la leucemia mieloide crónica depende de la fase en que se encuentra la enfermedad. Inicialmente se realiza con quimioterapia por vía oral e inmunoterapia, tratando de controlar la gran leucocitosis.

Los pacientes en la fase de aceleración o de transformación a una leucemia aguda deberán recibir tratamientos más agresivos.

Una vez la enfermedad se ha controlado, el tratamiento que dependerá de la edad del paciente:

  • Los pacientes jóvenes con donante de médula ósea pueden ser sometidos a trasplante de médula, único tratamiento curativo.
  • En los pacientes mayores o quienes no dispongan de un donante de médula ósea, puede valorarse la realización de un autotrasplante de médula ósea.

> Más información sobre la leucemia mieloide crónica

contacteCON LA CLÍNICA

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

SOLICITE UNA SEGUNDA OPINIÓN NO PRESENCIAL

Si necesita la opinión médica de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión no presencial.
Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra