Leucemias

saber más sobre las leucemias

Las leucemias pueden dividirse en tres tipos. La leucemia linfática crónica es la más frecuente en los países occidentales, ya que supone el 30% de todas las leucemias. Por otro lado se encuentran la leucemia mieloide crónica, que se caracteriza por un aumento predominante de la serie granulocítica, y las leucemias agudas, proliferaciones neoplásicas de células hematopoyéticas inmaduras.

Los síntomas y el pronóstico dependen de cada tipo de leucemia, de la fase en la que se encuentre la enfermedad y de las complicaciones que puedan aparecer.

Imagen preview del infográfico sobre terapia celular
La terapia celular y sus aplicaciones en diversas enfermedades
Descargar infográfico

Leucemia aguda
Las leucemias agudas son proliferaciones neoplásicas de células hematopoyéticas inmaduras cuya acumulación progresiva se acompaña de una disminución de la producción de las células sanguíneas normales (disminución de leucocitos, hematíes y plaquetas).

El origen de la enfermedad se desconoce, pero existen algunos factores asociados a su desarrollo: radiaciones, productos químicos, medicamentos, factores genéticos, virus, etc.

> Lea más sobre la leucemia aguda

Leucemia linfática crónica
Es la leucemia más frecuente en los países occidentales, ya que supone el 30% de todas las leucemias. Afecta sobre todo a personas de sexo masculino por encima de 60 años, y su incidencia se incrementa conforme aumenta la edad.

Se caracteriza por presentar un acúmulo de linfocitos en la sangre, médula ósea, ganglios linfáticos, hígado y bazo. Dichos linfocitos son morfológicamente normales, pero funcionalmente anómalos. En el 95% de los casos, compromete a los linfocitos B.

> Lea más sobre la leucemia aguda

Leucemia mieloide crónica
Es una leucemia frecuente, ya que supone el 15% de las leucemias crónicas del adulto. La edad de presentación está entre la tercera y la sexta décadas de la vida, siendo una enfermedad rara en niños y ancianos.

Se caracteriza por un aumento predominante de la serie granulocítica, encargada de la producción de los leucocitos.

No tiene una causa definida, aunque algunos casos se han relacionado con la exposición a radiaciones ionizantes o determinados productos químicos. Implicado en la génesis de la leucemia mieloide crónica se encuentra el llamado cromosoma Philadelphia.

> Lea más sobre la leucemia mieloide crónica

Leucemia linfática crónica
Muchas veces la enfermedad pasa desapercibida y no provoca síntomas, por lo que es detectada casualmente al realizar análisis de rutina.

Cuando la enfermedad produce síntomas, con frecuencia el paciente presenta fiebre, ganglios aumentados de tamaño (adenopatías), cansancio (astenia) y/o infecciones frecuentes, como neumonías, herpes zoster.

Leucemias agudas
Los síntomas de las leucemias agudas pueden derivarse de:

  • La propia enfermedad: cansancio, debilidad, pérdida de peso, sudoración nocturna abundante, etc.
  • Derivados de la invasión de la médula ósea por las células neoplásicas o leucémicas: disminución de los hematíes, lo que produce anemia, desplazamiento de los leucocitos (que favorece una mayor tendencia a sufrir infecciones) y disminución de las plaquetas, que puede producir hemorragias.
  • Derivados de la invasión de las células leucémicas en otros órganos: dolor óseo espontáneo o a la presión (muy frecuente en los niños), ganglios aumentados de tamaño, hipertrofia de las encías, etc.

Leucemia mieloide crónica
Habitualmente es una enfermedad asintomática. Se puede sospechar la enfermedad por las alteraciones que se observan en la analítica.

Conforme evoluciona en el tiempo, se produce la aparición paulatina de astenia, anorexia, pérdida de peso y, típicamente, unas molestias en la zona izquierda del abdomen, con sensación de digestiones pesadas, producidas por el gran aumento de tamaño del bazo que comprime el estómago y otros órganos.

Leucemia mieloide crónica

No tiene una causa definida, aunque algunos casos se han relacionado con la exposición a radiaciones ionizantes o determinados productos químicos.

Sí que se conoce que está relacionada con el cromosoma Philadelphia. Este cromosoma se produce como consecuencia de un estímulo oncogénico capaz de alterar de manera desconocida la estructura de dos cromosomas (9 y 22).

Leucemia aguda 

Su origen todavía no está definido, ya que no se ha podido demostrar sus relación con radiaciones o sustancias químicas leucemógenas. Únicamente parece haberse comprobado una clara incidencia familiar.

Leucemia linfática crónica

El origen de la enfermedad se desconoce, pero existen algunos factores asociados a su desarrollo: radiaciones, productos químicos, medicamentos, factores genéticos, virus, etc.

Algunos tipos de leucemia aguda pueden curarse y otros, aumentan su superviviencia.

Hasta hace no muchos años, la mortalidad de las leucemias agudas era muy alta en poco tiempo. Sin embargo, en el momento actual podemos llegar a hablar de curación en algunos tipos concretos de leucemia aguda. En otros muchos casos, se ha conseguido aumentar notablemente la supervivencia. 

En la leucemia linfática crónica, el pronóstico depende del estadio de la enfermedad. Existen casos con igual supervivencia que la de una persona de su misma edad sin leucemia linfática crónica.

Sin embargo, en otros estadios más avanzados, dependiendo de los factores pronósticos, la supervivencia puede ser considerablemente inferior. La supervivencia también dependerá de las complicaciones que puedan surgir en el curso de esta leucemia.

+34 948 255 400

En el tratamiento, juega un papel muy importante el trasplante de médula ósea, bien sea de tipo autólogo (del propio paciente) o alogénico (de un donante)".

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica