Epilepsia 

Diagnóstico y tratamiento de la epilepsia

La epilepsia es una enfermedad crónica, fruto de la descarga eléctrica anormal de las neuronas en la corteza cerebral.

En general, las epilepsias son de carácter benigno, transitorio y reversible.

Un 70% de ellas, aproximadamente, se controlan o curan con fármacos.

La Clínica Universidad de Navarra cuenta con una unidad especializada en epilepsia compuesta por especialistas de distintas áreas y con los métodos diagnósticos más específicos, modernos y precisos: electroencefalograma, Unidad de Monitorización Intensiva de Videoelectroencefalograma y otras pruebas como la resonancia magnética cerebral, PET o SPECT.

El tratamiento farmacológico de la epilepsia puede durar varios años. Por este motivo debe ser supervisado por un especialista en epilepsia para obtener el máximo beneficio terapéutico y minimizar el riesgo de efectos adversos.

Si la epilepsia se muestra rebelde o refractaria a los fármacos, existe el tratamiento quirúrgico mediante resección o mediante cirugía funcional.

La epilepsia: qué es y cómo se trata.

El tratamiento farmacológico de la epilepsia puede durar varios años. Por este motivo, es indispensable que esté supervisado por un especialista en epilepsia para obtener el máximo beneficio terapéutico".

Inicialmente, la base para diagnosticar las epilepsias, su tipo concreto y, en ocasiones, su origen es la historia clínica minuciosa. Además, se debe completar con la historia familiar.

Existen varios métodos diagnósticos para esta enfermedad.

  • El electroencefalograma (EEG) es la prueba diagnóstica fundamental. Una persona epiléptica puede tener un electroencefalograma normal o mostrar anomalías en el intervalo entre crisis, pero no permite la clasificación correcta de su enfermedad.
  • La única prueba que lo logra es la observación de la crisis unido al registro de los cambios del electroencefalograma durante su presentación. Se consigue con monitorización en una unidad de vídeo-EEG con ingreso del paciente. 
    El sistema de vídeo-EEG graba la imagen del paciente en sincronía con el registro digital de la actividad electroencefalográfica. Diferencia las crisis epilépticas de las no epilépticas. Este método contempla dos posibilidades: monitorización ambulatoria e intensiva.
    La monitorización se indica para el diagnóstico y clasificación de las crisis y el estudio pre-quirúrgico en pacientes susceptibles de cirugía.
  • Además, existen otras pruebas diagnósticas importantes: resonancia magnética cerebral, tomografía de emisión de positrones (PET) y SPECT.

Para la mayoría de pacientes la mejor opción es el tratamiento farmacológico. Solo deben tratarse aquellos pacientes cuyo diagnóstico esté confirmado.

El tratamiento antiepiléptico debe administrarse durante años y no está exento de efectos adversos. Algunas formas de epilepsia responden favorablemente a un tratamiento quirúrgico temprano, que evita años de ensayos infructuosos con múltiples medicamentos.

Existen numerosos fármacos antiepilépticos eficaces. La elección depende del balance entre la máxima eficacia y los efectos adversos de la medicación.

El tratamiento debe ser controlado periódicamente. Su duración dependerá de los diversos factores que pueden disminuir o aumentar el riesgo de recaída al retirar la medicación, que siempre debe hacerse bajo control del especialista. La duración del tratamiento se establece habitualmente entre 2 y 5 años.

El riesgo de recaída varía según el tipo de epilepsia. En general, entre el 70-80% de pacientes obtienen un control satisfactorio de las crisis, mientras que los restantes sufren formas de epilepsia resistentes a los fármacos antiepilépticos disponibles.

El desarrollo de las técnicas quirúrgicas ha abierto nuevas posibilidades de curación para algunos de estos casos.

La cirugía se indica cuando la epilepsia es rebelde a los tratamientos farmacológicos.

Existe un 30% de pacientes epilépticos que, por distintas causas, están mal tratados o son farmacorresistentes. De ellos, un 5-10% son susceptibles de someterse a cirugía.

  • Resección
    Consiste en extirpar una parte del tejido cerebral, con una lesión visible o sin ella, relacionada con el origen de las crisis epilépticas. Son las crisis focales. La mayoría de las veces responden muy bien al tratamiento quirúrgico.
  • Cirugía funcional
    Secciona solamente las vías nerviosas que conectan las zonas donde se producen las descargas epilépticas con el resto del cerebro. Evita que se generalicen aislando la zona epiléptica.
    Es una opción menos exitosa y más arriesgada. Por este motivo, se emplea en pacientes con crisis que comprometen mucho su calidad de vida, que no responden a otro tratamiento y en los que no puede efectuarse la exéresis del foco.

La finalidad fundamental de la cirugía es curar la epilepsia o, si no es posible, convertir una epilepsia resistente o intratable en una epilepsia sensible o tratable. La supresión de los fármacos es secundaria.

Estas cirugías requieren un centro hospitalario de alta especialización, ya que es necesaria la colaboración interdepartamental de neurólogos, neurofisiólogos, neurocirujanos, etc.

Los avances técnicos de la cirugía han permitido que el paciente pueda ser intervenido, en ocasiones, con anestesia local y su ingreso hospitalario postquirúrgico sea mucho más breve.

> Lea más sobre la cirugía de la epilepsia

contacteCON LA CLÍNICA

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

SOLICITE UNA SEGUNDA OPINIÓN NO PRESENCIAL

Si necesita la opinión médica de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión no presencial.
Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra