Endometriosis 

diagnóstico y tratamiento de la endometriosis

El éxito del control de la endometriosis reside en un pronto diagnóstico, en un correcto manejo médico-quirúrgico y en un abordaje eficaz, pero escasamente agresivo.

Para el diagnóstico de la endometriosis deberán realizarse una serie de exploraciones complementarias para concretar la existencia y la severidad de cada caso.

Las pruebas que se realizan en la Clínica Universidad de Navarra para detectar la endometriosis consisten en una exploración ginecológica, una ecografía –esta es la técnica básica que inicialmente apunta el diagnóstico de la enfermedad-, análisis sanguíneos y laparoscopia bajo anestesia y en quirófano para confirmar la orientación de la endometriosis.

Igualmente, se practican otras técnicas diagnósticas como el TAC o la RMN (resonancia magnética nuclear).

A la hora de plantear el tratamiento más adecuado debe considerarse la edad, los síntomas y el deseo de fertilidad.

En algunos casos, el tratamiento médico puede ser suficiente, mientras que otras pacientes se beneficiarán de un tratamiento médico y quirúrgico combinado.

Imagen preview del infográfico sobre endometriosis
Conozca qué es la endometriosis, cómo se diagnostica y trata
Descargar infográfico

El tratamiento de la endometriosis requiere una visión integral de la mujer que ha de ser aconsejada. Deberán considerarse la edad, los síntomas y el deseo de fertilidad".

La ecografía es la técnica básica que inicialmente apunta el diagnóstico de endometriosis. La imagen es relativamente típica: quistes ováricos con un patrón específico.

También se realizan análisis sanguíneos, aunque no es un test que se utilice rutinariamente en el protocolo de diagnóstico. Estudios recientes señalan un incremento del marcador CA-125 en sangre en mujeres con endometriosis, pero es inespecífico ya que no todas las mujeres con endometriosis sufren alteraciones en este marcador.

La laparoscopia es una técnica operatoria que permite observar el interior del abdomen. En pacientes jóvenes, máxime si el objetivo es la fertilidad, la pretensión es eliminar la enfermedad conservando todo el tejido sano que sea posible.

En pacientes a partir de los 45-50 años, la propuesta es eliminar ambos ovarios para evitar la degeneración maligna.

Del tejido extraído se realiza una biopsia.

Cuando el diagnóstico de endometriosis por ecografía no es claro o cuando el marcador CA-125 resulta muy alterado, el ginecólogo puede solicitar exploraciones especiales: TAC o resonancia magnética

La endometriosis es fácilmente reconocible por los médicos al explorar el interior del abdomen.

Cuando se forman los quistes endometriósicos o endometriomas, la sangre que contienen en su interior les confiere una coloración marrón rojiza oscura, por lo que coloquialmente se les denomina quistes de chocolate.

Su tamaño oscila desde uno o dos centímetros hasta los diez o quince.

Si parte del líquido que contienen se vierte al abdomen, produce inflamación y, como consecuencia, tejido de defensa o cicatricial. Si estas cicatrices se forman entre dos órganos, aparecen las adherencias y pueden involucrar a útero, ovarios, trompas e intestino.

Si la endometriosis infiltra la pared uterina a modo de raíces, se denomina adenomiosis, lo que hace que el útero aumente de tamaño, se haga más rojizo y blando y sea más doloroso.

Como situaciones más excepcionales, puede afectar a la vejiga de la orina, dando molestias con la micción y pequeñas pérdidas de sangre, y al intestino, provocando dolores abdominales, espasmos y diarrea.

El tratamiento de la endometriosis requiere una visión integral de la mujer.

El éxito de su control está en un pronto diagnóstico, en un correcto manejo médico-quirúrgico y en un abordaje eficaz.

Técnicas quirúrgicas 

  • Laparoscopia, para extirpar los crecimientos endometriales
  • Laparotomía, cirugía más extensa para extirpar todo el endometrio que está fuera de su sitio
  • Histerectomía, extirpación del útero y, posiblemente, los ovarios.

Otros tratamientos

  • los antiprostaglandínicos, antiinflamatorios para tratar la dismenorrea
  • anticonceptivos orales, que ayudan a que remita parte de la sintomatología, el dolor menstrual y reducir las reglas abundantes
  • gestágenos
  • danazol, que disminuye los niveles de hormonas ováricas, con lo que genera una pseudomenopausia
  • análogos de la Gn-RH (gonadotropin-releasing hormone)
  • sustancias que actúan a nivel cerebral: es la medicación más novedosa. Suprime más intensamente la génesis de hormonas desde el ovario y causa una menopausia reversible al dejar de tomar esta medicación
  • antagonistas de la Gn RH, en estudios experimentales. Su objetivo es lograr una menopausia temporal desde la primera administración.

contacteCON LA CLÍNICA

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

SOLICITE UNA SEGUNDA OPINIÓN NO PRESENCIAL

Si necesita la opinión médica de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión no presencial.
Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra