Dolor torácico

representa el
4-6% de las consultas de urgencias

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento en la Clínica

Dadas las múltiples causas del dolor torácico, el diagnóstico concreto requiere una historia clínica muy detallada por parte del médico y, en ocasiones, la realización de estudios exhaustivos para aclarar las causas.

Siempre que no haya una causa traumática clara, habrá que hacer una radiografía de tórax y un electrocardiograma con objeto de descartar las causas potencialmente más graves. En función de los resultados, estará indicada la realización de exploraciones complementarias como análisis, gammagrafía pulmonar, TAC torácico, estudios digestivos, etc.

Conviene, por tanto, consultar ante cualquier dolor torácico crónico de causa no conocida. Si la aparición del dolor es aguda y más si se acompaña de fiebre, malestar general o sensación disneica, es prioritario acudir con prontitud a un servicio de Urgencias.

El tratamiento va a depender de la causa que lo produce: fármacos vasodilatadores o angioplastia, en los casos de angina de pecho; antibióticos y antitérmicos, en los casos de neumonía; antiácidos e inhibidores de la secreción ácida gástrica, en los casos de causa digestiva; antivíricos, en el herpes o incluso tratamientos quirúrgicos de urgencia como en el caso de la disección de aorta o en evacuación de neumotórax.

De forma global, debe quedar claro que no es adecuada la automedicación o el uso de analgésicos de forma empírica si no está aclarado el origen del dolor.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Medicina Interna?

Trabajamos en equipo centrándonos en la atención al enfermo con diagnóstico difícil, así como la atención a todas las enfermedades prevalentes del adulto.

+34 948 255 400

Si la aparición del dolor es aguda y más si se acompaña de fiebre, malestar general o sensación disneica, es prioritario acudir con prontitud a un servicio de Urgencias".

SABER MÁS SOBRE EL DOLOR TORÁCICO

El dolor torácico es cualquier molestia o sensación anómala presente en la región del tórax. Es un síntoma frecuente de consulta médica; sólo en los servicios de Urgencias representa el 4-6% de las consultas totales.

Dada su posible implicación con patologías potencialmente graves e incluso mortales, condiciona, con frecuencia, una gran angustia en el paciente y supone siempre un reto diagnóstico para el médico.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Dolor opresivo
  • Dolor punzante

El dolor torácico se produce por la transmisión al cerebro de los estímulos dolorosos originados por la lesión de cualquiera de los órganos localizados en la cavidad torácica. Sus causas, por tanto, son múltiples e incluyen: 

1. Causas músculo-esqueléticas o de origen en la pared torácica: contusiones o fracturas costales,. costocondritis, roturas o desgarros musculares.
2. Causas cardiológicas: infarto agudo de miocardio, angina de pecho, pericarditis.
3. Causas vasculares: embolismo pulmonar, disección de aorta.
4. Causas pulmonares y pleurales: neumonías, pleuritis, tumores pulmonares, neumotórax.
5. Causas digestivas: esofagitis, hernia de hiato, espasmos esofágicos, rotura esofágica.
6. Causas mediastínicas: inflamación del mediastino.
7. Causas neurológicas: herpes zoster intercostal.
8. Causas psicógenas: dolor subjetivo asociado a cuadros de ansiedad.

La sintomatología va a depender del órgano afectado:

El dolor de tipo coronario (angina de pecho o infarto de miocardio): Suele ser un dolor de tipo opresivo. Puede irradiarse hacia el brazo izquierdo, el cuello o las mandíbulas. Por regla general, se acompaña de sintomatología general con malestar, sudoración profusa, sensación nauseosa e incluso vómitos y sensación de disnea. 
Dolor pericardítico: Es un dolor opresivo punzante, localizado en el centro del pecho y que típicamente aumenta con los movimientos respiratorios. 
Dolor esofágico o digestivo (esofagitis, hernia de hiato): El dolor es de tipo punzante o quemante en toda la zona retroesternal llegando incluso, en ocasiones, hasta la garganta. 
Dolor pleuropulmonar (neumonía, pleuritis, neumotórax, tumores, etc.): Habitualmente es un dolor más localizado a nivel de los costados, que aumenta con los movimientos respiratorios o con la tos.
Dolor osteomuscular (fracturas costales, osteocondritis, desgarros musculares): Dolor generalmente localizado que aumenta con la movilización del tronco, desapareciendo o mejorando en reposo. 
Dolor neurítico (herpes zoster): dolor quemante, que afecta por lo general a un costado, abarcando desde la espalda hasta la zona anterior del tórax. 
Dolor de origen nervioso o psicógeno: Suele ser un dolor punzante a punta de dedo (como pinchazos). 

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica