Cáncer de testículo

en menores de 45 años es más frecuente que aparezca

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de testículo en la Clínica

El diagnóstico del cáncer de testículo se realizará mediante la historia clínica detallada y una exploración física por parte de un especialista.

Si se detecta una masa a la palpación, será necesario realizar una analítica sanguínea (con detección de alfa-fetoproteína y beta-HCG, marcadores tumorales que se elevan en estos pacientes) así como una ecografía testicular para concer las características del tumor y saber si el otro testículo está afectado.

Se debe completar el estudio con pruebas de imagen adicionales: TAC abdominal, gammagrafía ósea y PET, para evaluar si el tumor afecta a estructuras vecinas e incluso, ha diseminado a distancia. 

El tratamiento dependerá del tipo de tumor que presente el paciente y el estadio en que se encuentre.

El tratamiento inicial siempre será el quirúrgico, incluso cuando el cáncer se ha diseminado, también está indicada la extirpación quirúrgica del testículo.

Este tratamiento se puede complementar con quimioterapia y/o radioterapia coadyuvante para frenar la progresión y evitar las recaídas. El fármaco quimioterápico que se emplea es el carboplatino, que se tolera razonablemente y es muy eficaz en este tipo de tumores. 


En las revisiones, además de la recogida de síntomas y de la exploración física, suele realizarse una determinación de los marcadores tumorales.

Además de forma periódica suele realizarse radiografía de tórax, TAC abdominal y una ecografía de testículo.

La frecuencia de las revisiones suele ser variable y su duración debe ser de por vida, ya que existe un pequeño riesgo de desarrollar tumores en el testículo sano.


¿Quiere saber más sobre el Departamento de Urología?

El Departamento de Urología ha puesto en práctica, en colaboración con el Departamento de Oncología, pautas terapéuticas novedosas en tumores testiculares 

Después del tratamiento del cáncer de testículo es muy importante realizar revisiones periódicas".  

Saber más sobre el cáncer de testículo

Las causas del cáncer de testículo son desconocidas así como los factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de este tipo de tumores:

  • El principal factor de riesgo es la falta de descenso del testículo en el momento del nacimiento (criptorquidia).
  • Otros factores que se han asociado son concentraciones altas de hormonas maternas durante el embarazo y el parto prematuro, los traumatismos en el testículo y la presencia de antecedentes familiares de cáncer de testículo.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Bultoma en testículo
  • Dolor
  • Aumento de las mamas

La gran mayoría de los tumores de testículo se diagnostican al aparecer un bulto en el testículo, que con frecuencia no duele. En los casos en los que existe dolor, suele aparecer progresivamente, aunque puede hacerlo de forma repentina si el tumor se complica con una infección (orquiepididimitis) o si sangra.

Puede aparecer crecimiento de las mamas en varones por el aumento de la Beta-Gonadotropina Coriónica, una hormona que solo aumenta en varones en algunos casos de tumores de testículo.

En algunos pacientes puede existir dolor de espalda o de abdomen, causado porque los estímulos dolorosos del testículo se dirigen hacia ese lugar o bien porque existan metástasis en ganglios linfáticos en el retroperitoneo.

En los casos en los que existen metástasis en otros órganos (pulmón, cerebro, hueso, etc.), éstas pueden producir síntomas muy variados, dependiendo de su localización.

Existen dos tipos principales que es importante diferenciar ya que el esquema de tratamiento será distinto:

  • Seminoma: son tumores que no deben estar mezclados con otros tipos tumorales, son el 40% de los tumores testiculares y son más frecuentes durante la cuarta década de la vida. Estos tumores son más sensibles a la radioterapia que otros tumores de testículo..
  • No seminoma: los tumores no seminomatosos son el 60% de los cánceres de testículo y suelen aparecer durante la tercera década de la vida.
  • Estadio I: el tumor sólo afecta al testículo.
  • Estadio II: el tumor se extiende a ganglios linfáticos, normalmente localizados en el retroperitoneo (la zona que se encuentra detrás del abdomen). No existen metástasis.
  • Estadio III: el tumor presenta metástasis o elevación muy importante de los marcadores tumorales.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra