Cáncer de riñón

en un 50% de los casos, cuando se diagnostica, no se ha diseminado

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de riñón en la Clínica

Para el diagnóstico del cáncer de riñón o cáncer renal se debe realizar una historia clínica detallada con una exploración física completa. Después, se realizará una analítica de sangre y orina y una ecografía abdominal para identificar la masa renal.

Estos estudios se complementan con la realización de un TAC abdominal, que evaluará si existe infiltración de la vena cava inferior y afectación de los ganglios linfáticos, una resonancia magnética y un PET.

Para conocer el subtipo de tumor que presenta el paciente, es necesario realizar una biopsia o punción-aspiración con aguja fina (PAAF).

La cirugía es el tratamiento estándar para los tumores localizados, en los que es posible la curación de la enfermedad en más del 50% de los casos. En estadíos avanzados, la cirugía puede ayudar a paliar los síntomas provocados por el tumor y, en algunos pacientes con pocas metástasis, se puede obtener una mayor supervivencia si se realiza exéresis del tumor y de las metástasis.

Si el tumor está localizado pero no se puede operar, se puede intentar paliar los síntomas que ocasiona mediante radioterapia o mediante la obstrucción selectiva de los vasos sanguíneos que lo sustentan (embolización arterial).

Los carcinomas de células de transición, generalmente se tratan mediante cirugía para extirpar todo el riñón y el uréter, así como la parte de la vejiga donde se une el uréter. A menudo, se usa la quimioterapia y la radiación, además de la cirugía.


Cuando el cáncer renal está en estadíos avanzados y no es posible la cirugía, el tratamiento que se realiza en estos pacientes es un tratamiento sistémico, con fármacos administrados por vía oral o intravenosa, para conseguir la remisión de la enfermedad o impedir la progresión de la misma.

Inmunoterapia: consiste en estimular al sistema inmune del propio organismo contra las células tumorales renales. Se pueden utilizar fármacos, como la interleuquina 2, el interferon alfa o bien vacunas. La Clínica tiene abierto un ensayo clínico para evaluar la eficacia de las vacunas con células dendríticas del paciente en los tumores renales.

Terapias biológicas: van dirigidas a identificar y eliminar las células cancerosas sin dañar las células normales. Los fármacos anti-angiogénicos impiden la formación de nuevos vasos sanguíneos en el tumor, impidiendo que tenga el aporte de oxígeno y nutrientes, necesarios para continuar su crecimiento. El Sorafenib ha sido el primer fármaco de esta familia recientemente comercializado para el tratamiento del cáncer de riñón.


¿Quiere saber más sobre el Departamento de Oncología Médica?

Atención de vanguardia al contar con especialistas dedicados de manera preferencial al estudio, diagnóstico y tratamiento de cada tipo de tumores.

Gracias a los ensayos clínicos, se están desarrollando nuevos tratamientos, los anticuerpos inmunomoduladores, que están demostrando una eficacia bastante prometedora en pacientes en los que han fallado los tratamientos previos".

Saber más sobre el cáncer de riñón

El cáncer de riñón o renal ocupa el tercer lugar en frecuencia de los tumores urológicos y representa aproximadamente el 3% de todos los tumores del organismo.

Aparece con máxima frecuencia entre la quinta y la séptima década de la vida, aunque puede presentarse a cualquier edad. Referente al sexo, es más frecuente en el hombre que en la mujer, en una proporción de 2/1.

El carcinoma de células renales es el tipo de cáncer del riñón más común, representando más del 90% de los tumores malignos del riñón. Aproximadamente, el 80% de las personas con carcinoma de células renales tiene un carcinoma de células claras.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Masa en el abdomen
  • Sangre en la orina
  • Dolor en un costado, que no desaparece
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso sin razón conocida
  • Anemia

Las causas que originan el cáncer de riñón son todavía desconocidas, aunque se ha relacionado con determinadas enfermedades genéticas y con el consumo de tabaco.

Fumar cigarrillos aumenta aproximadamente en un 40% el riesgo de contraer carcinoma de células renales.

Las personas con la enfermedad de Von Hippel-Lindau sufren a menudo varios tipos de tumores. Entre el 25% y el 45% de estos pacientes contraen carcinoma de células renales, generalmente el tipo de células claras.

La presentación clínica del cáncer de riñón es muy variable. Actualmente, entre un 40-50% de los tumores de riñón se diagnostican mediante la realización de una ecografía en el transcurso de una revisión médica rutinaria, cuando el tumor todavía no ha provocado ningún síntoma.

En otras ocasiones, se diagnostican a partir de los síntomas clínicos que puede provocar el tumor, como son el dolor a nivel de la zona lumbar, palparse una masa abdominal o por presentar sangre en la orina.

La etapa de la enfermedad es un indicador de la supervivencia. Los investigadores han asociado ciertos factores con períodos de supervivencia más cortos en personas con cáncer de riñón que se ha propagado fuera del riñón. Entre éstos se incluye:

  • Alto nivel de lactato deshidrogenasa (LDH).
  • Nivel alto de calcio en la sangre.
  • Anemia (bajos recuentos de glóbulos rojos).
  • Propagación del cáncer a dos o más localizaciones distantes.
  • Menos de un año del diagnóstico para necesitar tratamiento sistémico (terapia dirigida, inmunoterapia o quimioterapia).
  • El estado general de la persona es desfavorable.
Se considera que las personas sin ninguno de los factores de riesgo presentados anteriormente tienen un buen pronóstico, mientras que las personas con uno o dos factores tienen un pronóstico intermedio. Asimismo, se considera que las personas con tres o más de estos factores tienen un pronóstico desfavorable.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica