Atrás Cáncer de próstata

¿Cómo se diagnostica?

La principal medida para la detección precoz del cáncer de próstata es una revisión médica en la que se realiza un tacto rectal y una analítica sanguínea que incluye la determinación del antígeno prostático específico.

En caso de existir sospecha clínica de cáncer de próstata, el diagnóstico se confirma mediante la realización de una biopsia prostática.

En la Clínica, disponemos de un programa de detección precoz del cáncer próstata y en menos de 48-72 horas, diagnosticamos si existe algún problema prostático.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

El tacto rectal consiste en un primer acercamiento a la situación de la próstata

La próstata es fácilmente accesible desde el recto a través del orificio anal. El tacto rectal es exploración simple y sencilla de realizar para la que no se requiere una tecnología específica.

Habitualmente se realiza en la propia consulta del médico. Puede detectar alteraciones en el tamaño de la próstata, en su consistencia y en su uniformidad. Consiste en introducir un dedo del explorador, protegido por un guante y lubricado, a través del ano. Permite la palpación de la superficie de la próstata ubicada en la parte anterior del recto.

Se trata de una maniobra que tal vez le resulte incómoda, pero no le producirá ningún dolor. La duración de la prueba no lleva mucho tiempo y permite conseguir una valiosa información clínica al urólogo.

Son varias las alteraciones que se pueden detectar mediante el tacto rectal y que permiten tener la sospecha de presencia de un cáncer de próstata. Se trata de nódulos o irregularidades en la superficie; aumento de la consistencia en una porción de la próstata o de manera difusa; alteración en los bordes de la glándula; palpación excesivamente dolorosa.

Aunque la palpación de la próstata sea normal, el tacto rectal no permite evaluar toda la próstata, se requieren otros medios diagnósticos más confiables. Existen cánceres que, bien por su pequeño tamaño o bien porque se hallan situados en zonas internas no palpables, no se detectan mediante una exploración digital.

El PSA es un marcador tumoral de cáncer de próstata

La elevación del PSA en plasma es proporcional a la masa tumoral presente y, de esta forma, el PSA en sangre es un gran test para detectar un cáncer de próstata.

Cuanto más avanzado sea el proceso tumoral serán más frecuentes los valores por encima de la normalidad. No obstante, cierto porcentaje de pacientes con cáncer de próstata tiene unos niveles de PSA normales.

Los niveles elevados de PSA se pueden encontrar también en pacientes con otras patologías prostáticas: hiperplasia benigna de próstata o la prostatitis. Por tanto, un valor de PSA elevado en sí mismo no es diagnóstico de un cáncer de próstata, aunque sí es de gran ayuda al urólogo para su diagnóstico junto con otras pruebas como el tacto rectal.

La ecografía transrectal de la próstata es la más precisa de las ecografías

La ecografía prostática usa un emisor de ultrasonidos que se reflejan en los órganos internos y se recogen por unos aparatos especiales que a partir de ellos crean imágenes de la próstata.

La exploración es en vivo y en tiempo real luego puede mostrar movimientos y la propia circulación sanguínea de la zona.

Actualmente la más precisa es la ecografía transrectal de la próstata, lo que indica la vía de acceso del emisor de ultrasonidos. Esta ecografía está indicada si en el tacto rectal se aprecia una próstata aumentada de tamaño o en un análisis de PSA aparece elevado.

También en estudios de prostatitis o de infertilidad masculina. Se puede usar como apoyo y guía para realizar tomas de biopsia con aguja del tejido prostático.

La biopsia prostática es un método definitivo de diagnóstico de la enfermedad

Es un método de diagnóstico confirmatorio del cáncer de próstata y se lleva a cabo con asistencia ecográfica. A la sonda de ecografía se le incorpora un dispositivo mediante el cual se introduce una aguja larga y fina con la que se efectúa la punción y la biopsia.

Las muestras de la próstata se envían al especialista encargado de analizar y estudiar los tejidos, el anatomopatólogo, quien tras su estudio, emite el diagnóstico, confirmando si existe o no afectación cancerosa.

La biopsia prostática necesita una preparación previa para evitar infecciones que consiste en la administración de antibióticos de amplio espectro. Consiste en una prueba relativamente sencilla y de corta duración: el procedimiento lleva entre 15 y 30 minutos, y generalmente, es bien tolerado por el paciente.

No necesita ingreso hospitalario ni necesita anestesia general, salvo en personas que padecen problemas anorrectales que pueden requerir anestesia. Con frecuencia, se puede realizar una actividad normal después de someterse a ella.

La realización de biopsias de próstata puede provocar algunas complicaciones, que en la mayoría de las ocasiones, se superan sin dejar secuelas. Entre las más frecuentes se encuentran: hemorragia -pudiendo presentar sangre con la emisión de semen, orina o heces-; infección urinaria o prostática o retención urinaria.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra