Atrás diccionariomédico

Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA)

Enfermedad descrita, por primera vez, en la década de los ochenta, inducida por la infección del retrovirus de la inmunodeficiencia humana (VIH), y caracterizada por una profunda inmunosupresión, con características clínicas diversas, incluidas las infecciones oportunistas, las neoplasias malignas y la degeneración del sistema nervioso central.

Las formas de transmisión del VIH son los principales determinantes de las características epidemiológicas del SIDA, e incluyen el contacto sexual, tanto en parejas homosexuales masculinas como en parejas heterosexuales, la inoculación de sangre o productos sanguíneos, especialmente debida al empleo de agujas compartidas por los consumidores de drogas, y la transmisión de la madre al hijo, bien en el útero, durante el nacimiento o, menos frecuentemente, en la lactancia.

De dos a cuatro semanas, después de la exposición, los pacientes infectados pueden experimentar el denominado síndrome del VIH agudo, similar a un cuadro gripal, tras lo cual comienza una fase clínicamente latente que puede durar hasta diez años. Durante esta fase hay una progresión constante de la infección en los tejidos linfoides, con un mayor número de linfocitos T CD4+, macrófagos y células dendríticas infectadas.

Algunos individuos pueden experimentar en esta fase el denominado complejo relacionado con el SIDA, que se caracteriza por fiebre, sudoración nocturna, pérdida de peso, linfadenopatías y diarrea, que también puede durar meses o años antes de progresar a SIDA.

El diagnóstico del SIDA se realiza basándose en una combinación de pruebas de laboratorio para la detección del virus, y la presencia de muchas combinaciones de infecciones oportunistas (entre ellas, neumonía por Pneumocystis carinii o infecciones por protozoos y microbacterias), neoplasias (hasta el 30% desarrollan sarcoma de Kaposi), caquexia y afectación del sistema nervioso central.

En cuanto a los mecanismos inmunopatogénicos de la infección del VIH, se sabe que el retrovirus se une mediante glicoproteínas de su cubierta a las moléculas CD4 (v.) de linfocitos T y células de la línea monocito/macrofágica. La inmunosupresión se produce como consecuencia de una eliminación de los linfocitos T CD4+, por efectos citopáticos, tanto directos como indirectos, además de por otras alteraciones funcionales del sistema inmunitario.

Actualmente no existe un tratamiento curativo para esta enfermedad, aunque la administración conjunta de varios fármacos antivirales y el tratamiento específico de las infecciones ha mejorado mucho los resultados. Se están realizando intensos esfuerzos encaminados a la obtención de vacunas eficaces y a la prevención de la transmisión de esta enfermedad.

> Saber más sobre la infección por VIH

tal vez LE INTERESE

ENFERMEDADES Y TRATAMIENTOS

Información completa sobre enfermedades, diagnósticos, tratamientos y cuidados en casa. Conozca qué puede hacer la Clínica por usted.

Imagen de un médico realizado una ecocardiografía en la Clínica Universidad de Navarra

SERVICIOS
MÉDICOS

Contamos con todas las especialidades en un único centro. Conozca nuestros Servicios Médicos.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra