Atrás diccionariomédico

Hipertensión arterial

Aumento mantenido de las cifras de la presión arterial por encima de sus valores normales. En la actualidad se acepta que la hipertensión arterial comienza a partir de valores de presión arterial sistólica por encima de 140 mmHg y de presión arterial diastólica superiores a 90 mmHg, al menos hasta los 65 años.

Por encima de esa edad, pueden aceptarse como normales valores de hasta 165/95. Para establecer un diagnóstico adecuado, es necesario realizar las mediciones de presión arterial empleando una metodología adecuada y, al menos, confirmarla en tres tomas separadas en el tiempo.

Existen diversas gradaciones de la gravedad de la hipertensión arterial, que, generalmente, atienden tanto a criterios de magnitud de las cifras de la presión arterial como al grado de afectación de los órganos diana. La hipertensión arterial puede ser consecuencia de otra enfermedad sistémica  (hipertensión arterial secundaria), generalmente nefrológica o endocrinológica, o bien, no tener una causa orgánica aparente  (hipertensión arterial esencial).

La hipertensión arterial esencial es, con mucho, la más frecuente, y responsable de, al menos, el 90% de los casos de hipertensión arterial. En general, la hipertensión arterial es una enfermedad de alta prevalencia que, incluso con criterios conservadores, afecta al 20% de la población española de más de 30 años.

Constituye uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de aterosclerosis y sus complicaciones, de insuficiencia cardiaca, de enfermedad cerebrovascular trombótica y hemorrágica e, incluso, es un buen indicador del riesgo de la mortalidad total a largo plazo.

Sus manifestaciones clínicas se derivan, fundamentalmente, de sus complicaciones en forma de afectación visceral a los órganos diana (corazón, y grandes arterias, riñón, cerebro y retina) y sus complicaciones, bien directas (hemorragia cerebral, infarto capsular, necrosis arterial fibrinoide de los vasos cerebrales, renales o retinianos, rotura aórtica, sobrecarga ventricular izquierda e insuficiencia cardiaca), o bien indirectas, derivadas del desarrollo de aterosclerosis (cardiopatía isquémica, accidentes cerebrovasculares embólicos, etc.).

El tratamiento de la hipertensión arterial esencial consiste en la aplicación de medidas higiénico (dietéticas, restricción de la ingesta de sodio, ejercicio físico moderado, pérdida de sobrepeso) y en la administración de fármacos antihipertensivos.

> Saber más sobre la hipertensión arterial

tal vez LE INTERESE

ENFERMEDADES Y TRATAMIENTOS

Información completa sobre enfermedades, diagnósticos, tratamientos y cuidados en casa. Conozca qué puede hacer la Clínica por usted.

Imagen de un médico realizado una ecocardiografía en la Clínica Universidad de Navarra

SERVICIOS
MÉDICOS

Contamos con todas las especialidades en un único centro. Conozca nuestros Servicios Médicos.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra