Nutrición en la infancia

Energía:

Se relaciona con las necesidades para cubrir el metabolismo basal, la tasa de crecimiento y la actividad física. El aporte energético deberá proceder en un 50-60% de los hidratos de carbono, 25-35% de los lípidos y alrededor de un 10-15% de las proteínas.

Proteínas:

Sólo sufren riesgos de deficiencias proteicas aquellos niños sometidos a restricción proteica, los que sufren alguna limitación de algún alimento en la dieta.

  • Edad 1-3 años: 16 g./día
  • Edad 4-6 años: 24 g./día
  • Edad 7-10 años: 28 g./día

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Las necesidades de la población infantil están condicionadas por la etapa de crecimiento, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. Las necesidades energético-proteicas son elevadas, más elevadas que los adultos".

Minerales y vitaminas

  • Calcio: necesario para que el crecimiento óseo sea adecuado. La leche es el alimento que constituye la principal fuente de calcio.
  • Hierro: los niños que tienen entre 1 y 3 años son los más susceptibles de sufrir deficiencias de hierro. Los alimentos deben ser ricos, por tanto, en este mineral.
  • Zinc: esencial para el crecimiento. Es necesario un aporte de 10 mg./día. La mejor fuente son las carnes y pescados.
  • Vitamina D: necesaria para la absorción del calcio.

Se deben hacer cinco comidas diarias, tres con un aporte energético alto: desayuno, comida y cena. Las otras dos con un aporte calórico medio: media mañana y merienda.

En general:

  • Hay que aportar al menos medio litro de leche diario.
  • Hay que evitar las grasas animales, evitando los dulces y bollería industrial.
  • Hay que incluir, diariamente, los alimentos ricos en fibra.
  • Excluir, en la medida de lo posible, los colorantes y conservantes.
  • No sustituir la fruta fresca por zumos. Son alimentos complementarios.
  • No tomar, habitualmente, fritos y precocinados.
  • La repostería mejor si es casera, tampoco tomarla diariamente.

Para los niños en edad escolar se recomienda el siguiente número de raciones diarias:

1. Niños de 2 a 6 años:

  • Elija un "liquido" y un "solido".
  • Leche, medio vaso; zumo medio vaso.
  • Una rebanada de pan blanco o integral.
  • 3 a 5 cucharadas de cereales en copos o galletas.
  • Si no quiere tomarlo todo en casa, puede tomarlo en el recreo en el colegio.
  • Se eligen dos de los propuestos para cada una de las comidas.
  • Leche, medio vaso.
  • Carne o pescado, una pieza (filete o equivalente).
  • Queso, un huevo (dos o tres a la semana).
  • Lentejas, garbanzos o judías un cuarto de taza.
  • Verduras, un cuarto de taza.
  • Pan, una rebanada.
  • Pasta o arroz, un cuarto de taza.
  • Leche, medio vaso.
  • Zumo, fruta medio vaso.
  • Pan, media rebanada.
  • Cereales, 3 a 4 cucharadas.

Menú infantil de 2 a 6 años

2. Niños de 6 a 12 años:

 

Desayuno

  • Leche, un vaso; zumo, tres cuartos de vaso.
  • Una pieza de pan blanco o integral.
  • 9 a 10 cucharadas de cereales en copos o galletas.

Comida y cena

Se eligen dos de los propuestos

  • Leche, un vaso.
  • Carne o pescado, dos piezas (filete pequeño o equivalente).
  • Queso, 1 huevo (2 ó 3 a la semana).
  • Lentejas, garbanzos o judías, una taza.
  • Verduras, una taza. Pan, una pieza.
  • Pasta o arroz, una taza.

Merienda

  • Leche, un vaso.
  • Zumo fruta, tres cuartos de vaso.
  • Pan, 2 rebanadas.
  • Cereales, 9 a 10 cucharadas; galletas.

Para comer mejor, es necesario gastar lo que se va acumulando y estar bien oxigenado. Por lo tanto es necesario jugar al aire libre, hacer deporte con asiduidad y comer bien, para compensar las pérdidas originadas por todas las actividades, incluida la de crecer y desarrollarse.

Consejos para evitar problemas durante la comida

1. Ofrézcales una variedad de alimentos sanos y sabrosos.

2. Sirva las comidas siguiendo un horario fijo.

3. Haga de la comida unos momentos agradables.

4. Enséñeles a sus niños buenas maneras en la mesa.

5. Déles un buen ejemplo. Cuando a un niño se le permite escoger los alimentos, tiende a seleccionar una dieta bien balanceada calórica y nutricionalmente.

Comer en el colegio

El menú del comedor escolar debe aportar alrededor de un 35% del total de las necesidades energéticas diarias. Debe constar de tres platos, un primer plato que consistirá en pasta ó arroz, legumbre con verdura, verdura con patatas o de legumbres con patatas.

Un segundo plato a base de carne, pescado o huevos con ensalada o verdura y por último un postre lácteo y fruta. Consejos para los padres:

  • Es conveniente conocer los alimentos que componen el menú del colegio para compensar en la cena las carencias que pudiera haber.
  • El desayuno debe ser muy equilibrado, aportando alrededor de un 25% de la energía total del día.
  • En la merienda, se puede incluir frutas o lácteos.
  • La cena también debe constar de tres platos, similar a la comida, pero en raciones más escasas.
  • La alimentación debe ser variada.
  • Se debe hacer entrega a los alumnos de una guía de los menús de la semana o del mes.
  • El comer en el colegio puede ser un buen momento para los niños para aprender nuevos hábitos alimentarios y normas de educación.

 

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra