DISMENORREA

La dismenorrea primaria hace referencia al dolor asociado con la hemorragia menstrual siempre que no exista evidencia de patología orgánica pélvica. Existe otro grupo de dismenorreas, denominado dismenorrea secundaria, que hace referencia al dolor asociado con la menstruación, secundaria a una enfermedad pélvica, enfermedad orgánica como la endometriosis, los quistes de ovario, las adherencias u otras causas. En estos casos es obligado realizar una visita al ginecólogo para su estudio y posterior tratamiento.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar
  • Se trata de una patología frecuente en mujeres con menstruación.
  • Tiende a desaparecer con la edad y el embarazo.

La dismenorrea primaria usualmente comienza de 6 a 12 meses después de la menarquia y generalmente antes de los 20 años. Se ha observado que las hijas de mujeres con dismenorrea, son propensas a desarrollar el padecimiento; asimismo, se ha encontrado una alta frecuencia en fumadoras y mujeres que consumen alcohol en grandes cantidades.

El dolor es de naturaleza espasmódica, más fuerte en la parte interior del abdomen y con irradiación a espalda y a las piernas. Alrededor del 50% presentan síntomas asociados como, nauseas y vómitos, fatiga, nerviosismo, mareos, dolor de espalda y de cabeza...

¿Cúales son las causas?

Se cree que el dolor se debe a contracciones e isquemia uterinas, probablemente mediadas por el efecto de las prostaglandinas producidas en el endometrio secretor; por tanto, la dismenorrea primaria casi siempre se asocia a ciclos ovulatorios. La eliminación de tejido por el cuello uterino, un orificio cervical estrecho, la mala posición del útero, la falta de ejercicio y la ansiedad por la menstruación pueden contribuir al problema.

Este frecuente trastorno suele aparecer durante la adolescencia y tiende a disminuir con la edad y tras el embarazo.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor abdominal bajo suele ser de tipo calambre o cólico, pero puede constituir una molestia constante e irradiarse a la zona lumbar o las piernas. El dolor puede comenzar antes de la menstruación o con ella, tiende a llegar al máximo a las 24 h y por lo general cede después de 2 días, como máximo. A veces se expulsan moldes endometriales (dismenorrea membranosa) o coágulos. En un 50 % de las mujeres se acompaña de cefalea, náuseas, estreñimiento o diarrea y polaquiuria; en ocasiones hay vómitos.

¿Cómo se diagnostica?

Consejos generales: 

  • El calor en el abdomen o en las espalda puede contribuir a disminuir el dolor. Sentarse en un baño de agua caliente 10-15 minutos diarios mejora la sintomatología.
  • Aumentar el consumo de agua, zumos de frutas y verduras.
  • Reducir el consumo de grasas, carne y condimentos.
  • Intensificar la higiene y el aseo personal, contribuirá a mejorar su estado de ánimo.
  • Realizar todas aquellas actividades que su estado le permita. No es conveniente levantar pesos o permanecer de pie mucho tiempo.
  • Es recomendable hacer ejercicio para favorecer la circulación
  • Descansar y dormir el tiempo adecuado.

Suele hacerse por la historia clinica. La dismenorrea primaria aumenta su frecuencia entre los 14 y los 16 años y alcanza el máximo hacia los 18 años.

  • Antecedentes de ETS e historia sexual.
  • Historia de los aparatos genitourinario y gastrointestinal.
  • Examen clínico buscando posible endometriosis, pólipos, fibromas o anomalias uterinas o cervicales. Sin embargo, si no se tiene actividad sexual y la sintomatología que presenta es típica de dismenorrea, el examen pélvico sólo está indicado si no se produce respuesta a la terapéutica médica estandar.
  • Pruebas complementarias: se debe realizar un análisis completo de sangre y VSG si se sospecha enfermedad inflamatoria pélvica. Si la evaluación de los tractos gastrointestinal y urinario no demuestra una causa que justifique el dolor intenso y este no cede con el tratamiento debe realizarse una laparoscopia diagnóstica.

¿Cuál es el tratamiento?

Puede ser de ayuda informar a la paciente y asegurarle que es un problema fisiológico. Muchas mujeres no necesitan fármacos, pero en las que presentan molestias sustanciales los fármacos más eficaces son los inhibidores de la prostaglandina-sintetasa (p. ej., ibuprofeno, naproxeno, ácido mefenámico). La eficacia puede incrementarse si el fármaco se inicia 24-48 h antes de la menstruación y se continúa durante 1-2 d del ciclo. Si el dolor continúa interfiriendo con la actividad normal, en ocasiones es necesario la toma de anovulatorios, con dosis bajas de estrógenos y progesterona. Pueden utilizarse antieméticos.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra