ACCIDENTES e intoxicaciones

Los accidentes y las intoxicaciones, han de ser considerados como una enfermedad, ya que tienen factores causales y favorecedores, manifestaciones clínicas, tratamiento y lo que es más importante, la prevención.

Ambos constituyen la primera causa de muerte, seguida de los tumores, entre uno y quince años. Existen aproximadamente en España unos 200.000 niños accidentados por año.

Los accidentes son más frecuente entre los 5 y 9 años y las intoxicaciones entre el año y los cuatro. Existe un cierto predominio en primavera y verano.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Intoxicaciones
Los tóxicos ingeridos con más frecuencia son los medicamentos, cáusticos y corrosivos (productos de limpieza), hidrocarburos (gasolina, líquidos para pulir los muebles...), plantas e insecticidas.

Existen algunas medidas para evitarlos:

  • Manteniendo los medicamentos fuera del alcance de los niños.
  • Guardando en armarios altos y cerrados con llave.
  • No ingiriendo medicamentos delante de los niños.
  • No guardando los tóxicos en recipientes de alimentos tipo botellas de bebidas, cajas de galletas.
  • Manteniendo las plantas fuera del alcance de los niños.

Si suceden, conviene tener a mano el número de urgencias y el del Servicio Nacional de Toxicología (91 562 04 20). Al llamar hay que identificar la sustancia ingerida y su cuantía. En caso de que el niño vomite o haga deposición guardar la muestra y trasladarla al hospital.

En caso de ingesta de cáusticos o corrosivos, no inducir el vómito, intentar diluirlos administrando agua o leche y acudir cuanto antes a un centro hospitalario. En caso de ingesta de medicamentos, provocar el vómito, salvo que el niño esté inconsciente.

Golpe de calor
Afecta a lactantes y a niños y se produce por una sobrecarga de calor en un niño que se deja dentro del coche expuesto al sol, lactantes con exceso de ropa, uso de baños termales y saunas, confinamiento en áreas cerradas, etc.

Los síntomas que se presentan son: irritabilidad, apatía rechazar la toma de alimentos, deterioro rápido de la conciencia, hipertermia (hasta 41ºC), convulsiones, oliguria, disminución de la sudoración e incluso riesgo de muerte.

Lo indicado en esos casos es acudir inmediatamente a un centro hospitalario.

Mordedura de perro
Acudir a un centro hospitalario, a ser posible acompañado del dueño del perro. Será necesario tomar una serie de datos del perro como fecha de vacunación de la rabia y estado del perro antes de la mordedura. Cuando el niño llegue al hospital será valorado, se curará la herida, se valorará la profilaxis antitetánica y la necesidad de tratamiento antibiótico.

Contacto accidental con jeringa
Hay que acudir a un centro hospitalario donde de limpiará la zona del pinchazo, se valorará la necesidad o no de hacer profilaxis antitetánica (según inmunización), y será necesario establecer contacto con el Servicio de Medicina Preventiva del hospital.

Intoxicaciones

Causas:

  • Dosis excesivas de medicamentos.
  • Utilización inadecuada de insecticidas, herbicidas, pinturas o productos de limpieza.
  • Por inhalación de gases tóxicos.
  • Consumo de alimentos en mal estado o caducados.
  • Plantas venenosas.

Síntomas:

  • Vómitos o diarrea.
  • Dificultad para respirar.
  • Disminución del estado de conciencia.
  • Quemaduras alrededor de la boca, la lengua o la piel.
  • Pupilas dilatadas o contraidas.
  • Alteraciones visuales.
Conozca cómo actuar en caso de golpe de calor

Los accidentes más frecuentes durante esta edad son las caídas, inhalación de objetos extraños, quemaduras, ahogamientos y atragantamientos, accidentes automovilísticos, intoxicaciones...

Existen ciertas medidas para intentar prevenirlos:

  • Caídas: No dejarlos en mesas donde puedan caerse, no permitir que se suban a lugares elevados desde donde puedan caerse, asegurarse de que las barandillas de la cuna estén subidas, colocar la mano sobre el lactante antes de volverse a coger un objeto, probar la estabilidad de los cochecitos al comprarlos, mantener las ventanas cerradas de forma segura.
  • Quemaduras: Controlar la temperatura del biberón (sobre todo si se ha calentado al microondas), retirar los mangos de las cacerolas hacia atrás cuando estén en el fuego y apartar los objetos calientes del borde de la mesa, retirar o doblar hacia arriba los manteles que cuelgan, controlar la temperatura del baño (37ºC), no exponer a la luz directa del sol de 11 a 16 horas y proteger la cabeza con un gorro, no dejar que juegue alrededor del aparato de TV u otro aparato eléctrico independiente que esté encendido o no, poner protectores en todos los enchufes.
  • Accidentes: Mantener la puerta del baño cerrada cuando no se utilice, vigilar cuando esté cerca de un lugar con agua, no dejarlo en un coche o sillita detrás de un coche estacionado, mantener las puertas de los electrodomésticos cerrada, utilizar vasos y platos de plástico, mantener los objetos agudos como tijeras y cuchillos lejos y en lugar seguro, impedir el contacto directo entre el lactante y los animales.
  • Asfixia: La distancia entre los barrotes de la cuna debe ser inferior a 6 cm, el colchón será firme y sin almohada, eliminar todas las bolsas de plástico que no sean porosas, no enseñar al niño a usar las bolsas de plástico como gorros, evitar cualquier cosa colgada del cuello (no colgar el chupete alrededor del cuello: se le sujetará con un imperdible de seguridad a la camisa y con un cordón corto), no dejar que juegue con juguetes que tenga cuerdas o cordones fijos.
  • Atragantamiento: apartar de su alcance objetos pequeños.

Los accidentes más frecuentes son las caídas, ahogamiento, accidentes de automóvil, quemaduras e intoxicaciones.

Para prevenirlos:

  • Caídas: poner sistemas de seguridad en ventanas y balcones, cerrar las puertas cuando hay peligro de caída, los cordones de los zapatos deben estar bien abrochados, poner antideslizantes en bañeras, poner alfombras bajo la cuna para prevenir las lesiones si ocurren caídas.
  • Ahogamiento: vigilar cuando el niño esté cerca de un estanque, cercado alrededor de piscinas, que sepa nadar.
  • Accidentes: usar cinturones de seguridad en el coche, asegurar las puertas del coche y enseñarles a no jugar con las cerraduras, mantener al niño ocupado con juguetes, hacer paradas frecuentes, no dejar objetos agudos o pesados sueltos en el automóvil, cogerle de la mano cuando cruza la calle, enseñarle a cruzar la calle, caminar respetando las normas de tráfico.
  • Quemaduras: retirar los mangos de las cacerolas hacia atrás cuando estén en el fuego y apartar los objetos calientes del borde de la mesa, retirar de la vista cualquier fuente de fuego como fósforos, encendedores y guardarlos en lugares seguros, observar dónde está el niño situado cuando se transportan líquidos calientes o cuando está en la cocina, no dejar al niño sin vigilancia en baños y cocinas, cubrir enchufes y apartar cables, proteger la piel mediante una crema de protección total efectiva, evitar la exposición a rayos intensos de sol entre las 10 de la mañana y las cuatro de la tarde.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra