Madre
después de los 40 años

En los últimos decenios, hemos asistido a un retraso en la edad de la maternidad. De hecho, actualmente un 30% de las mujeres tiene su primer hijo con más de 35 años.

La mayor preparación académica, el retraso de la vida en pareja, el buscar la estabilidad económica, metas de la carrera profesional, el empleo de métodos anticonceptivos, o las familias con segundas parejas son algunos de los factores que han influido en ello.

Sin embargo, la biología de la mujer no ha variado, por lo que la elección de retrasar la maternidad tiene sus riesgos.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Biológicamente la edad ideal para tener hijos es entre los 20 y los 30 años. Es en estos años cuando se alcanzan el máximo desarrollo físico y fertilidad y resulta más fácil conseguir un embarazo, que llegue al término sin complicaciones, y que el bebé nazca sano.

¿Cuándo empieza a reducirse la fertilidad en la mujer? ¿Por qué?

La fertilidad empieza a disminuir después de los 30 años, decrece significativamente a partir de los 35, y bruscamente al pasar los 40.

Una mujer de unos 20 años que esté tratando de quedarse embarazada en sus días fértiles tiene un 25% de probabilidades de conseguirlo en cada ciclo, rondando los 30 años tiene un 15%, a partir de los 35 descienden las posibilidades a un 8% y a un 1% a partir de los 40 años.

Esto se debe a los ciclos anovulatorios, que son más frecuentes a medida que pasan los años, y a abortos espontáneos que se producen en las gestaciones precoces, también más frecuentes cuanto mayor sea la mujer.

¿A partir de qué edad no sería aconsejable un embarazo?

Salvo patología previa grave (por ejemplo una cardiopatía severa), los médicos no podemos contraindicar un embarazo únicamente por motivo de edad. Lo que sí debemos hacer es informar de forma clara a la pareja de los riesgos que corren la madre y el feto, en caso de embarazo.

¿Qué complicaciones pueden aparecer durante el embarazo?

Durante el primer trimestre de embarazo, las mujeres mayores de 35 años tienen un aumento del 45% de pérdida de la gestación –principalmente por abortos espontáneos y gestaciones extrauterinas-. La tasa de gestación extrauterina es de 1,4% a los 21 años, y de 6,9% por encima de los 44.

En el caso de los abortos espontáneos, la relación con la edad se explica por modificaciones a dos niveles: en el ovario, el envejecimiento altera la integridad de los óvulos y del sistema endocrino del ovario; y en el útero, ocurren modificaciones de la función uterina, mermando la capacidad para soportar una gestación. Más de un embarazo de cada 5 en las mujeres de más de 35 años, y uno de cada dos en las mayores de 40 años, acaban en aborto espontáneo.

  • Equipo de expertos: contamos con un equipo de especialistas compartido con un equipo de matronas especialmente formado en el control del embarazo y de un equipo de pediatras junto a una unidad de neonatología que garantiza los cuidados al recién nacido.
  • Asistencia individualizada y especializada: asistencia prenatal y del parto en embarazo de bajo y alto riesgo.
  • Tecnología avanzada: contamos con la última tecnología, como una ecografía de alta resolución en el diagnóstico prenatal.
  • Microcirugía tubárica: reversión de la ligadura de trompas.
  • Diagnóstico prenatal: evaluación de células fetales, líquido amniótico o membranas amnióticas para detectar anomalías fetales.

 

Durante el segundo y tercer trimestre, hay un aumento en el riesgo de muerte intrauterina; se multiplica por 2 en las mujeres de más de 40 años, y por 4 en las mayores de 45.

Otras complicaciones que pueden aparecer durante el embarazo en mayor proporción por causa de la edad son la diabetes permanente y gestacional (riesgo multiplicado por 4,5), la hipertensión arterial crónica y la asociada al embarazo (de 3 a 12 veces más), la preeclamsia (3 veces más) y la eclamsia, y los tromboembolismos.

También se incrementa el riesgo de placenta previa, principal causa de hemorragia preparto; el riesgo de una mujer de 40 años es 9 veces el de una mujer de 20 años.
Están incrementados el número de gestaciones múltiples (en parte debido a las técnicas de reproducción asistida), lo que se relaciona con morbilidad materno-fetal. En el caso de gestaciones únicas, un 5,8% de los partos son prematuros; en el caso del embarazo gemelar, nacen antes de la semana 37 el 44,9%.

Se observan más casos de crecimiento intrauterino restringido, y de cromosomopatías (síndrome de Down, de Edwards, de Klinefelter)

¿Y durante el parto?

En el caso de mujeres mayores de 35 años, está incrementado por 2 el riesgo de parto por cesárea. Durante el postparto, el riesgo tromboembólico, las cardiomiopatías puerperales 8 veces, y otras complicaciones son más frecuentes.
La muerte materna también incide especialmente en este grupo de pacientes: el 42 % de las muertes puerperales ocurren entre mujeres de más de 35 años, cuando en proporción, representan el 18% de los partos.

¿Por qué aumentan las probabilidades de engendrar un bebé con síndrome de Down?

Justo antes de la concepción, el óvulo se divide. A medida que una mujer va cumpliendo años, aumenta la probabilidad de que esta división (meiosis) no se realice de forma correcta, y aumenta la probabilidad de engendrar niños con síndrome de Down, entre otras cromosomopatías.

Con respecto a los riesgos genéticos hay manera de conocerlos por un asesoramiento genético y mediante varias opciones de estudios. Algunos se realizan sin que existan riesgos de complicar el embarazo, llamados no invasivos (diagnósticos prenatales sin riesgo) como la ecografía, los marcadores bioquímicos o el triple test; otros, cuya realización se asocia a un riesgo potencial de pérdida del embarazo, se llaman estudios invasivos (diagnósticos prenatales con riesgo) y son la amniocentesis y la biopsia coriónica y la cordocentesis. La elección de tipo de estudio debe tomarse en conjunto después de una charla profunda con el obstetra elegido.

¿Aumentan las probabilidades de tener miomas y, con ello, de contracciones?

La probabilidad de tener miomas puede aumentar con la edad. Sin embargo, no es frecuente que entorpezcan el crecimiento del feto o el desarrollo del parto.

¿Los cuidados durante el embarazo varían respecto a los de una embarazada de 20-30 años?

Es muy importante que antes del embarazo se realice un control ginecológico y recibir asesoramiento acerca de las cosas que conviene modificar en la vida cotidiana para que los riesgos puedan minimizarse.

Ser madre después de los 40 es algo tan maravilloso como a los 20, 25, ó 35 años. Lo básico es asumir el compromiso de cuidarse sabiendo que la salud futura del bebé depende en gran medida de la salud psico-física de sus padres.

Es importante saber que muchas de las complicaciones se previenen con un correcto control prenatal y cumpliendo rigurosamente las indicaciones médicas. Una vida ordenada en todos sus aspectos, alimentación, actividad física, sueño y estabilidad emocional, sumado a la cooperación de la pareja son la mejor fórmula para un embarazo saludable a cualquier edad.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra