tema destacado

La prevención cardiovascular

20 DE MARZO de 2014

Según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares son, y seguirán siendo en el futuro, la principal causa de mortalidad en todo el mundo, por encima del cáncer.

unidad de Chequeos departamento de Cardiología departamento de Cirugía Cardiaca
Cómo prevenir infartos.

Las enfermedades cardiovasculares son, a día de hoy, la principal causa de muerte de los países occidentales, principalmente la cardiopatía isquémica. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estas patologías seguirán siendo la principal causa de mortalidad de todo el mundo, por encima del cáncer. La previsión apunta a que en el año 2030 morirán cerca de 23,6 millones de personas por este tipo de patologías, sobre todo por cardiopatías y accidentes vasculares cerebrales (AVC), según los datos de este organismo.

A pesar de que los factores de riesgo y sus tratamientos son conocidos, no hay un control eficiente de los mismos. Además, los cambios en los estilos de vida y en la alimentación están provocando un aumento de la incidencia de factores de riesgo como son la obesidad, la diabetes y la hipertensión.

La importancia de la prevención

Aunque los avances tecnológicos en cardiología han experimentado un gran desarrollo en los últimos años, el principal factor de cuidado del corazón sigue siendo la prevención. “Adelantarnos sobre todo en el diagnóstico de esos factores de riesgo para evitar que se vayan sumando y retrasar la aparición de la enfermedad cardiovascular. De esta forma, se evitan también patologías que pueden afectar a otros órganos, mejorando la calidad de vida y disminuyendo la mortalidad”, apunta la doctora Elena Fernández Jarne, cardióloga de la Clínica.

¿Cómo podemos cuidar nuestro corazón?

Es importante destacar que, según la OMS, “el 80% de las muertes prematuras por cardiopatías y accidentes vasculares cerebrales podrían evitarse con una dieta saludable, actividad física regular y abandono del consumo de tabaco”. Los factores de riesgo más importantes son la diabetes, el colesterol alto, la presión arterial alta, la obesidad y el tabaquismo.

Según la doctora Fernández Jarne, “lo más importante es dejar de fumar, ya que el tabaco es la primera causa de muerte evitable”. Además, hay que añadir otros factores de riesgo modificables, como la dieta y el sedentarismo. “Es recomendable realizar una hora diaria de ejercicio dinámico (como bicicleta, natación, paseo a paso ligero o footing suave). Si no es posible dedicarle este tiempo, al menos, 45 minutos tres o cuatro días por semana. También se pueden tomar pequeñas medidas en nuestro día a día como dejar el coche más lejos del centro de trabajo y caminar, subir por las escaleras y no por el ascensor, etc. ”. La dieta, según indica la especialista, debe ser baja en grasas saturadas y rica en frutas y verduras, con pescado y carne blanca. Asimismo, es imprescindible mantener un peso adecuado.

El chequeo cardiovascular

Si no se presentan síntomas, es conveniente realizarse un chequeo a partir de los 45-50 años. Si se trata de una persona sana, que no fuma, cuida su dieta y practica ejercicio con regularidad, el chequeo cardiovascular debería repetirse cada 5 años. Aunque, según indica la Dra. Fernández Jarne, “no está de más hacerse un análisis anual y tomarse la tensión varias veces al año”.

¿Por qué es importante hacerse un chequeo cardiovascular?

Hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, las enfermedades cardiovasculares “no avisan”. “La primera manifestación de una cardiopatía puede ser la muerte súbita o un evento con secuelas graves”, indica la cardióloga. “No todos los eventos son predecibles, pero el chequeo ayuda a valorar factores de riesgo y a tomar medidas para evitar ciertas cardiopatías”.

En el chequeo también pueden detectarse cardiopatías congénitas que, aunque no tienen una gran incidencia entre la población, pueden provocar muerte súbita. En este sentido, se aconseja a las personas que practiquen deportes de alta intensidad de manera regular que se realicen un chequeo cardiovascular deportivo, con pruebas más precisas.

La Clínica Universidad de Navarra dispone de un Programa de Detección de Riesgo Cardiovascular que le ofrece la posibilidad de realizar un completo chequeo cardiovascular en un solo día.

Beneficios de la dieta mediterránea para el cuidado del corazón

Un estudio realizado a finales de los años 70 determinó que los países en los que la dieta mediterránea era la base de la alimentación tenían menor índice de enfermedades cardiovasculares, de ciertos cánceres y de otras enfermedades crónicas, siendo la esperanza de vida de sus habitantes más alta.

Las principales características de este tipo de alimentación saludable son el consumo de verduras, pan, legumbres, frutas variadas y frescas, aceite de oliva y una ingesta frecuente de pescado.

  • Aceite de oliva
    El ácido oleico, principal componente del aceite de oliva, puede jugar un papel en la prevención del desarrollo de lesiones arterioescleróticas en los vasos coronarios, favorece el control metabólico en la diabetes y puede reducir la presión arterial.
    Un estudio de casos y controles de dieta mediterránea y enfermedad coronaria asoció un consumo elevado de aceite de oliva (media de 54g/día) con una reducción relativa del 74% en el riesgo de primer infarto de miocardio.
  • Alcohol y vino tinto
    Diversos estudios han demostrado que el consumo moderado de bebidas alcohólicas tiene un efecto protector sobre el sistema cardiovascular. Aunque existen controversias, numerosos estudios han determinado que el consumo de vino tinto tiene beneficios adicionales por su contenido en prolifenoles.
  • Fibra dietética
    Está demostrado que la fibra dietética ejerce un factor protector sobre la enfermedad cardiovascular.

Deporte y salud cardiovascular

La forma física es el resultado de un conjunto de parámetros que condicionan la calidad de vida de una persona. Así pues, estar en forma es una afortunada mezcla de eficiencia física e intelectual, unida a un buen estado de salud general. El entrenamiento del aparato cardiocirculatorio se obtiene gracias a una actividad física de intensidad moderada, practicada con regularidad durante media hora diaria.

Esta práctica permite tolerar mejor el esfuerzo y evita que el corazón se "desboque", es decir, que suban las pulsaciones muy rápidamente a la mínima exigencia de trabajo físico, y nos capacita para realizar esfuerzos, subir escaleras, etc. Pero además de esto, nos ayuda a recuperarnos rápidamente después de hacer el esfuerzo.

El entrenamiento es fundamental, cualquiera que sea nuestra edad. Puede incrementar nuestra capacidad muscular y nuestra resistencia sostenida hasta en un 20-30%. Este porcentaje equivale a la pérdida media de eficiencia física que suele darse entre los 30 y los 60 años. De esta manera, una persona deportista de 60 años

Caminar, nadar, montar en bicicleta y el esquí de fondo encabezan la clasificación de los deportes más practicados, y esto es lógico, ya que estos deportes son el reflejo del sentido común de quien los practica, además se pueden iniciar a cualquier edad y se pueden practicar al ritmo de cada cual".

anula sobre su cuerpo los efectos de la edad y los beneficios son aún más evidentes, si la persona estaba anteriormente en baja forma. Es decir, el entrenamiento otorga una verdadera recompensa a los más inactivos.

Pero, ¿cómo elegir un deporte? Todos los deportes suponen el desarrollo de una o varias funciones dominantes y esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer una buena elección. Según los casos exigirán más o menos habilidad, fuerza, velocidad, coordinación, resistencia y resistencia sostenida. Las actividades deportivas que exigen puntería, coordinación y resistencia sostenida pueden ser emprendidas a cualquier edad, mientras que las que demandan velocidad, fuerza o resistencia deberían más bien ser evitadas a partir de una determinada edad.

También debemos a la hora de elegir un deporte ver si está de acuerdo con nuestro carácter. Debemos conocer cómo somos, si nos estimulan las dificultades, si somos pasivos o impulsivos, si nos emocionamos enseguida, si estamos a gusto en grupo, si nos atrae o nos provoca rechazo un programa a largo plazo, etc. Estas son las preferencias que definen nuestra personalidad y nos pueden ayudar a hacer una buena elección.

tal vezLE INTERESE

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con la mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS PACIENTES HABLAN POR NOSOTROS

Conozca las historias de nuestros pacientes. Historias de lucha, esperanza y superación, son historias de la Clínica.

Josué, una de las historias de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra