tema destacado

Alergias alimentarias

19 DE MAYO de 2014

Los alimentos que causan las reacciones más graves son huevo, leche, frutas y frutos secos. En un periodo variable, que puede reducirse en algunos pacientes a una semana, los pacientes alérgicos llegarán a poder consumir esos alimentos gracias a un tratamiento de desensibilización progresivo

departamento de Alergología e Inmunología Clínica
Tratamiento desensibilización alergia al huevo y a la leche.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia estimada de las alergias alimentarias es del 1% al 3% en los adultos, y del 4% al 6% en los niños.

La reacción alérgica se produce cuando nuestro organismo percibe como nociva una sustancia que no lo es. Este contacto activa una respuesta inmunológica exagerada que se manifiesta en diversos órganos del cuerpo. “En niños de corta edad, la alergia a un alimento puede desaparecer con el tiempo y permitir que el niño vuelva a ingerirlo sin peligro. Esto ocurre, sobre todo, con la leche y el huevo. A partir de los 5 años, disminuyen las posibilidades de tolerar un alimento al que el niño está sensibilizado”, indica la doctora María José Goikoetxea, especialista del Departamento de Alergología e Inmunología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra.

Se han identificado más de 70 alimentos causantes de estas alergias. Los más frecuentes y que provocan reacciones más graves son: huevo, leche, frutas y frutos secos..
Los síntomas van desde un ligero malestar hasta reacciones graves, potencialmente mortales, que necesitan intervención médica inmediata.

Hasta hace unos años, el único tratamiento posible era no consumir los alimentos que causan las reacciones alérgicas. “Sin embargo, conviene saber que es posible tener síntomas con cantidades muy pequeñas del alimento (trazas), que pueden encontrarse de forma insospechada incluso como contaminantes. Además existen pacientes con una sensibilidad muy alta a un alimento que pueden incluso presentar síntomas con pequeñas trazas”, añade la especialista. De esta forma, según la gravedad de las reacciones del paciente y del tipo de alérgeno al que está sensibilizado, la restricción alimentaria será más o menos amplia.

El Comité sobre Etiquetado de los Alimentos de la Comisión del Codex Alimentarius recomienda que se declare siempre la presencia de estos alimentos y sus derivados. 

Sin embargo, en los últimos años se está realizando tratamientos de la alergia denominados inducción de tolerancia oral o desensibilización alimentaria con el objetivo de introducir de forma progresiva el alimento que provoca alergia bajo estricto control médico. Con este tratamiento se pretende disminuir las reacciones accidentales que puedan suceder en un paciente que únicamente evita el alimento. Es un procedimiento no exento de riesgos, por lo que es necesario realizarlo bajo control de un especialista en Alergología.

¿Qué hacer ante un caso de alergia?

La primera medida y más eficaz es evitar el contacto con el alérgeno. La mayoría de los pacientes alérgicos a un alimento se mantienen asintomáticos evitando su ingestión, pero algunos tienen síntomas con cantidades muy pequeñas del alimento (trazas), que pueden encontrarse de forma insospechada como contaminantes. Estos pacientes detectores tienen especial riesgo.

En segundo lugar, hay medicación que es eficaz en el tratamiento de los síntomas una vez comienza la reacción, como es la adrenalina. Los pacientes con riesgo de presentar una reacción grave deben llevar siempre consigo y saber utilizar un dispositivo de adrenalina autoinyectable. Siempre después de su uso se debe acudir a un centro hospitalario o llamar a los servicios de urgencias.

En casos más graves, la ingesta del alimento puede desencadenar un shock anafiláctico, que es una urgencia médica vital. En estos casos, se debe acudir a un centro hospitalario o llamar a los servicios de urgencias.

¿Es lo mismo que intolerancia alimentaria?

No es lo mismo alergia que intolerancia alimentaria. Las intolerancias están producidas por insuficiencias enzimáticas. La más común es a la lactosa.

Los síntomas, en el caso de la intolerancia, suelen ser muy inespecíficos, con alteraciones del ritmo intestinal, flatulencia, malas digestiones, dolor abdominal difuso, etc. En contra, la alergia puede desencadenar una reacción súbita en el tiempo y potencialmente mortal en pocas horas.

Es posible realizar un test para determinar intolerancias a algunos alimentos en concreto (por ejemplo, lactosa). No obstante, los test de intolerancia a alimentos, tan de moda en los últimos años y no realizados por especialistas, no tienen soporte científico ni utilidad clínica.

Desensibilización alimentaria

La desensibilización alimentaria o inducción de tolerancia oral es un procedimiento que pretende disminuir la alergia empleando el alimento al que el sujeto es alérgico. Los alimentos comúnmente desensibilizados son la leche y el huevo. Estos no sólo son dos alimentos básicos, sino que, como ingredientes o como trazas, están presentes en gran cantidad de productos cocinados, con lo que la calidad de vida de los pacientes alérgicos se ve claramente afectada. "Por lo general es una alergia que aproximadamente el 80% de los niños supera de forma espontánea a los tres años. Pero queda ese 20% que no lo supera", apunta la doctora Goikoetxea. En un periodo variable, que puede reducirse en algunos pacientes a una semana, los pacientes alérgicos llegarán a poder consumir esos alimentos gracias a un tratamiento de desensibilización progresivo. Otra de las ventajas es que podrán dejar de revisar las etiquetas de todos los productos que consumen.

Se trata de un tratamiento que no utiliza fármacos, o no al menos de manera directa para conseguir la curación del paciente. El tratamiento es sencillo y se basa fundamentalmente en reeducar a las células que reaccionan ante alimentos inocuos como puedan ser, en este caso, la leche o el huevo. Esta reeducación pasa por administrar cantidades muy pequeñas de leche y huevo, al principio ínfimas, que se van aumentando progresivamente -estos incrementos se efectúan siempre en el recinto hospitalario- para que el cuerpo vaya asimilando estas sustancias sin reaccionar contra ellas. Así hasta llegar a la dosis objetivo: un vaso de leche (200 ml.) o un huevo. Este proceso suele tardar unos dos meses en el caso del huevo, y entre tres y cuatro, en el de la leche.

> Más información sobre el tratamiento de desensibilización a la leche y al huevo

Infográficos

Infográfico sobre las alergias alimentarias. Qué son, cómo se procucen, síntomas, diagnóstico y tratamiento
Alergias alimentarias: qué son, cómo se producen y tratamiento.
Descargar infográfico
Imagen preview infográfico desensibilización alergias
Tratamiento de desensibilización a las alergias alimentarias.
Descargar infográfico

Codex Alimentarius

La Comisión del Codex Alimentarius, establecida por la FAO y la OMS en 1963, elabora normas, directrices y códigos de prácticas alimentarias internacionales armonizadas destinadas a proteger la salud de los consumidores y asegurar prácticas equitativas en el comercio de los alimentos. Asimismo promueve la coordinación de todos los trabajos sobre normas alimentarias emprendidos por las organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales.

La finalidad del Codex Alimentarius es garantizar alimentos inocuos y de calidad a todas las personas y en cualquier lugar.

Las normas del Codex se basan en la mejor información científica disponible, respaldada por órganos internacionales independientes de evaluación de riesgos o consultas especiales organizadas por la FAO y la OMS.

Aunque se trata de recomendaciones cuya aplicación por los miembros es facultativa, las normas del Codex sirven en muchas ocasiones de base para la legislación nacional.

Manteniendo sanos los alimentos.

¿Cómo pueden protegerse las personas alérgicas?

Según la Organización Mundial de la Salud:

  • Un primer paso importante para proteger a los pacientes con alergias alimentarias radica en la concienciación de los funcionarios de la administración pública en materia de salud y alimentación y de quienes participan en el suministro y la preparación de alimentos.
  • Para gestionar los riesgos de los alérgenos, los fabricantes deben tener un amplio conocimiento de los ingredientes y los posibles contaminantes de los productos alimentarios.
  • Un alimento inocuo desde el punto de vista alérgico puede estar contaminado por alérgenos, por ejemplo cuando el producto es procesado con el mismo equipo que otros productos que contienen alérgenos y no se efectúa una limpieza adecuada entre la elaboración de los distintos productos.
  • Existen directrices para la industria alimentaria acerca de los aspectos esenciales que deben tomar en consideración para gestionar los riesgos de los alérgenos.
  • Comer fuera de casa suele ser un riesgo para las personas alérgicas. Existen consejos para los restauradores acerca de lo que pueden hacer para reducir el riesgo de que sus clientes sufran reacciones alérgicas. El principal consejo es no hacer conjeturas sobre la presencia de un determinado alimento en un plato y comprobar siempre cuidadosamente los ingredientes antes de asesorar a un cliente con alergia alimentaria.
  • Estas personas tienen que saber qué comidas deben evitar y necesitan información fiable y fácil de encontrar acerca de los ingredientes de los alimentos que compran.
  • La ingestión de cantidades muy pequeñas de un ingrediente al que sean alérgicos puede resultar mortal.

tal vezLE INTERESE

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con la mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS PACIENTES HABLAN POR NOSOTROS

Conozca las historias de nuestros pacientes. Historias de lucha, esperanza y superación, son historias de la Clínica.

Josué, una de las historias de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra