El enfisema, factor de riesgo en el 30% de los casos de cáncer de pulmón

Según un estudio de la Clínica Universidad de Navarra y de la Universidad de Pittsburgh, si se contemplase esta enfermedad pulmonar se elevaría en un 40% la detección temprana de este tumor. Se aconseja por tanto incluirlo como criterio en los planes de detección precoz

Realizar un TAC anual ayuda a diagnosticar a tiempo el cáncer de pulmón

19 DE FEBRERO de 2015


Un estudio elaborado por especialistas de Clínica Universidad de Navarra, del CIMA y de la Universidad de Pittsburgh revela la importancia del enfisema pulmonar como factor de riesgo en el desarrollo de aproximadamente un 30% de los casos de cáncer de pulmón.

Con tal motivo, la investigación aconseja contemplar el enfisema como criterio de inclusión en los programas generales de detección precoz pues aumentaría en torno a un 40% los cánceres de pulmón diagnosticados a tiempo, según comprobaron en la muestra de individuos estudiada. Mejoraría así de forma significativa la relación entre coste y efectividad de los planes de cribado para detectar de forma temprana este tumor.

Los resultados de dos estudios de la Clínica que avalan esta premisa han sido publicados recientemente en dos artículos científicos de la revista de máximo impacto de la especialidad: “American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine”, revista oficial de la American Thoracic Society.

De hecho, los especialistas del Departamento de Neumología de la CUN aplican estos criterios en las revisiones de salud preventivas que realizan a sus pacientes, a partir de los 45 años si son o han sido fumadores.

La puesta en práctica del cribado en EE.UU.

A día de hoy, Estados Unidos lleva la delantera en la lucha contra el cáncer de pulmón, el más mortífero del mundo. En los últimos días, la administración americana ha anunciado la aplicación de un programa de detección precoz de este tumor. El plan consiste en la realización anual de un escáner (Tomografía Axial Computarizada, TAC) de baja radiación, a fumadores y ex fumadores de entre 55 y 77 años que hayan fumado el equivalente a un paquete al día durante 30 años. 

La decisión estadounidense de aplicar un plan de cribado para el diagnóstico temprano del cáncer de pulmón surge a propósito de las conclusiones de un estudio realizado en Estados Unidos por el Estudio Nacional para el Cribado de Pulmón (NLST, de su denominación en inglés). Este trabajo demostró en una muestra amplia de población (más de 50.000 individuos) que la realización de un TAC de tórax de baja dosis de radiación anual en individuos de riesgo conseguía disminuir la mortalidad por cáncer de pulmón al menos un 20%. El TAC en estas personas conseguía detectar los tumores de pulmón en sus fases más tempranas y por tanto en situación de curación.

La elevada mortalidad del cáncer de pulmón se debe en gran parte a que este tumor comienza a manifestar síntomas en estadios muy avanzados de la enfermedad, es decir, cuando no puede operarse y el tratamiento resulta efectivo en muy pocos casos.

70.000 pacientes analizados por el IELCAP

Los primeros estudios sobre la eficacia de un TAC anual en población de riesgo para la detección temprana del cáncer de pulmón se iniciaron hace 15 años de la mano de un grupo internacional de centros investigadores, IELCAP. En España, la Clínica Universidad de Navarra fue el primer centro en participar en dicho estudio, en el que ya se llevan analizados más de 70.000 pacientes.

Los resultados de este trabajo alertaron sobre la importancia de aplicar esta prueba diagnóstica (el escáner de baja radiación) de forma protocolizada para subvertir las cifras de mortalidad por cáncer de pulmón. Los datos de éxito fueron arrolladores: “entre el 80 y el 85% de los tumores detectados con esta técnica se encontraron en el estadio 1 o fase inicial, cuando lo habitual es que el 85% de estos tumores sean hallados en los estadios 3 ó 4.

Por otro lado, más del 80% de los pacientes con cáncer de pulmón que hemos diagnosticado con nuestro programa de detección precoz sigue vivo a los 10 años”, explica el doctor Javier Zulueta, director del Departamento de Neumología de la Clínica y autor principal del primer artículo publicado.

La propuesta de aplicar de forma generalizada en población de riesgo un TAC levantó, sin embargo, numerosas críticas de algunos estamentos, especialmente administrativos y políticos. Con tal motivo, la administración estadounidense decidió poner en marcha su propio estudio para comprobar de primera mano la elevada supervivencia conseguida en la investigación del IELCAP mediante la aplicación de un TAC preventivo anual. En este estudio oficial obtuvieron los excelentes resultados previamente mencionados, con una reducción confirmada de la mortalidad de al menos un 20%, aunque la reducción es probablemente mucho mayor.

Afinar criterios de inclusión en el programa

Estudios actuales intentan precisar más los criterios de la población que debería someterse a dichos programas de cribado de modo que la relación coste / efectividad de esta prueba sea más elevada. Existe cierta preocupación porque el plan aplicado en Estados Unidos no tenga la sensibilidad suficiente para diagnosticar el máximo número de tumores de pulmón incipientes.

Los investigadores de la Clínica y de la Universidad de Pittsburgh comprobaron que de adoptar únicamente los criterios de la NLST en las muestras de individuos estudiadas “perderíamos tanto como el 39% de los cánceres de pulmón que nosotros habíamos diagnosticado incluyendo el enfisema como criterio complementario”, advierte el doctor Zulueta.

EPOC, posible diana de los programas de cribado

Con el objetivo de mejorar el rendimiento diagnóstico de los programas de cribado, los especialistas de la Clínica se han centrado también en pacientes afectados por EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), otras de las enfermedades respiratorias que más muertes causa en el mundo y con un alto riesgo de padecer cáncer de pulmón.

En un estudio liderado por el doctor Juan Pablo de Torres, neumólogo de la Clínica, y validado también en pacientes con EPOC de la Universidad de Pittsburgh, elaboraron una escala fácil de utilizar que permite identificar aquellos pacientes con EPOC con alto riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. El COPD Lung Cancer Screning Score permitiría identificar dentro de los pacientes con EPOC a los mejores candidatos para ser incluidos en programas de cribado.

“En España y en Europa no estamos todavía cerca de tomar la decisión de Estados Unidos pero ante el drama del cáncer de pulmón, el que más muertes provoca, y ante los resultados obtenidos en las investigaciones es muy previsible que en un futuro se tomen decisiones similares, de forma que en un horizonte próximo podría cambiar drásticamente el panorama para estos enfermos”, subraya el doctor Zulueta.