La nueva sede de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid abrirá sus puertas en el segundo semestre de 2017

El centro hospitalario será una única institución con dos sedes en Pamplona y Madrid pero con un idéntico modelo asistencial. La nueva sede el hospital de la Universidad de Navarra fortalecerá la asistencia y la investigación aplicada a los pacientes.

18 DE ABRIL de 2016


La Clínica Universidad de Navarra construye desde septiembre de 2014 su nueva sede de Madrid en una superficie total aproximada de 30.000 m2 ubicada al Este de la capital, en el kilómetro 7 de la A2, entre el Puente Felipe Juvara y la calle Marquesado de Santa Marta. El centro hospitalario será una única institución con dos sedes, una en Pamplona y otra en Madrid, pero ambas compartirán un idéntico modelo asistencial. El nuevo hospital abrirá sus puertas en el segundo semestre de 2017.

Como se sabe, la nueva sede supone la segunda fase del desarrollo del centro hospitalario en la capital madrileña, donde cuenta, desde 2004, con actividad asistencial en un policlínico, situado junto a la Plaza de Castilla, en el número 10 de la calle General López Pozas. Actualmente, la actividad del hospital madrileño se limita a consultas externas, diagnóstico por imagen y cirugía mayor ambulatoria en dos quirófanos. Desde sus inicios, esta sede tenía un carácter provisional a la espera de localizar el lugar idóneo para desarrollar un proyecto clínico más completo que contara con suficientes camas para ingresos hospitalarios.

La nueva ubicación reúne los requisitos necesarios para ampliar la actividad de la Clínica en Madrid y para desarrollar la misma filosofía de trabajo asistencial que caracteriza a la Clínica en su sede de Pamplona. Siguiendo su tradicional modelo de atención, los profesionales de la nueva sede de Madrid mantendrán dedicación exclusiva con el centro hospitalario. “Será un mismo hospital con dos sedes distintas”, afirma José Andrés Gómez Cantero, director general de la Clínica Universidad de Navarra.

Ubicación y puestos de trabajo

El nuevo centro hospitalario ocupa un solar de 45.000 m2, localizado entre la Avenida América-A2, el Puente Felipe Juvara y la calle del Marquesado de Santa Marta. El terreno se ubica muy próximo al final de la calle Alcalá (donde existe una estación de metro a diez minutos andando), a 5 minutos en coche de la T2 del Aeropuerto de Barajas y accesible desde la M-40 y M-30 y a 10 minutos de la estación de tren de Chamartín y a 15 desde la Estación Puerta de Atocha.

Está previsto que el nuevo proyecto genere alrededor de 350 puestos de trabajo directos, añadidos a los 90 ya existentes en la actual sede madrileña, hasta situarse en un total aproximado de 450.

El inmueble ocupará una superficie total aproximada de 30.000 m2 construidos sobre rasante y 6.000 más, destinados a aparcamientos e instalaciones. El edificio es un proyecto desarrollado por el estudio de arquitectura ACXT, de la empresa IDOM.

¨Para satisfacer la demanda de los pacientes”

Esta segunda fase de desarrollo de la Clínica en Madrid “obedece a la creciente demanda de los propios pacientes que se atienden hoy en día en el centro ambulatorio existente y que reclaman un centro con posibilidad de ingreso hospitalario”, señala José Andrés Gómez Cantero.

Además, se pretende también “acercar el hospital a otros puntos de la geografía española y facilitar el acceso a pacientes de otros países, consolidando así su carácter internacional”, indica el director general.

Una oportunidad para crecer

Para el director general la nueva clínica supondrá una oportunidad para crecer. “Somos un hospital que investiga y genera conocimiento. Y hoy en día, la investigación demanda la apertura a nuevos espacios donde desarrollar un mayor volumen de actividad”, precisa.

En este sentido, señala que Madrid va a ser una oportunidad para establecer mayores vínculos con la industria y otros centros, fortalecer nuestra investigación biomédica y, sobre todo, beneficiar a los pacientes para poder acceder a tratamientos innovadores. “La innovación nos ayudará a crecer”, apunta.

Equipo profesional para el abordaje multidisciplinar

José Andrés Gómez Cantero considera que, pese a que Madrid cuenta con una oferta sanitaria de mucha calidad, el modelo asistencial de la Clínica puede tener un espacio importante en Madrid por varios motivos:

“Somos el único hospital 100% universitario que busca revertir en los pacientes el conocimiento generado por nuestra docencia, la investigación y los ensayos clínicos, y todo el conocimiento de nuestro campus biomédico de Pamplona”;

“Disponemos –añade- de un modelo asistencial probado con éxito desde hace muchos años que apuesta por el abordaje multidisciplinar y simultáneo a los problemas del paciente, mediante un sistema ágil y bien coordinado y en el que destaca la figura del médico responsable del paciente.

“Y, por último y lo más importante, tenemos un equipo profesional médico de vanguardia y una enfermería especializada que pueden llevar a cabo este proyecto”, precisa.

Fortalecimiento de las sedes de Pamplona y Madrid

El director general sostiene no ver un problema en la coexistencia de las sedes de Pamplona y Madrid. Lejos de suponer un solapamiento, será una oportunidad para complementarse en subespecialidades y fortalecerse mutuamente, apunta. Y recuerda que hay grupos hospitalarios con muchas sedes repartidas por España sin que nadie cuestione su estrategia de diversificación. “Nosotros tendremos también capacidad para llenar ambas sedes”, subraya.

Precisa que el crecimiento de la sede madrileña se hará de forma progresiva en sucesivas fases de desarrollo, lo que permitirá modular el desarrollo de ambas sedes. “Hemos diseñado una clínica con una hospitalización limitada (60 camas) que podrá ir creciendo en sucesivas fases al ritmo de la actividad del hospital. Nos permitirá crecer de forma orgánica, sencilla y rápida”, afirma.

“El hospital estará dotado de siete quirófanos para cirugía mayor, 60 camas para ingreso hospitalario, 7 camas de UCI y otras 7 para neonatos. Además dispondrá de equipamiento clínico de última generación, incluido un PET-TAC para diagnóstico por imagen propio de Medicina Nuclear y aceleradores lineales para tratamientos oncológicos.”, describe el director general.

Un único hospital con dos sedes

Con el nuevo centro madrileño en marcha, el modo de funcionamiento será el de un único hospital con dos sedes, una en Pamplona y otra en Madrid pero con “un modelo asistencial idéntico” en el que los profesionales trabajarán coordinados en beneficio del paciente.

“El funcionamiento de los dos centros se hará de forma integrada, de una manera unitaria. De hecho hay un único órgano gestor, una única dirección en cada departamento médico y de servicios generales, además de una actuación transversal entre los diferentes servicios médicos de ambas sedes”, detalla el director médico. La Clínica Universidad de Navarra de Madrid participará asimismo de los proyectos formativos de los médicos residentes y de la investigación clínica que se desarrolle en Pamplona.

La integración de las dos sedes como un mismo centro se produce, desde los inicios de la actual Clínica en Madrid, en la dinámica habitual de trabajo con el centro de Pamplona. Un ejemplo de esta vocación integradora se observa en aspectos como las sesiones médicas, “en las que facultativos de diferentes especialidades analizan de forma conjunta los casos médicos, por videoconferencia, un sistema que se mantendrá y reforzará cuando entre en funcionamiento el nuevo centro de Madrid”, apunta el doctor Jesús San Miguel, director médico del centro universitario.

De este modo, los facultativos y todo el personal sanitario de ambas sedes “participan de los mismos procedimientos, metodología y avances terapéuticos, porque todos están integrados en el mismo equipo, una forma de trabajo que ya existe en la actualidad”, determina.