La Clínica Universidad de Navarra, primer centro en España que obtiene la acreditación de la Joint Commission International para Hospitales Universitarios

El organismo evaluador de mayor prestigio internacional ha acreditado a la Clínica, por cuarta vez consecutiva, en el cumplimiento de exigentes estándares de calidad y seguridad. Desde la Fundación para la Acreditación y el Desarrollo Asistencial (FADA) afirman que “la Clínica se consolida como una de las organizaciones sanitarias del país que más tiempo ha conseguido mantener este prestigioso sistema de acreditación”.  

Equipo de Calidad y Dirección de la Clínica. De izda. a dcha., Cristina Gordo (enfermera responsable de Calidad), la doctora Esperanza Lozano (subdirectora general de la Clínica), el doctor Enrique Aubá (subdirector médico), la doctora María de la Viesca (directora Unidad de Calidad), Maite Gortari (secretaria Calidad), José Andrés Gómez Cantero (director general de la Clínica), Juana Labiano (enfermera responsable de Calidad), el doctor Jesús San Miguel (director médico de la Clínica), Carmen Rumeu (directora de Enfermería), Jon Urquiola (Unidad de Calidad) y Ana Ramos (técnico Laboratorio Microbiología). 

19 DE FEBRERO de 2014


La Clínica Universidad de Navarra ha sido el primer centro español que ha obtenido la acreditación para Hospitales Universitarios que otorga la Joint Commission International (JCI), organismo evaluador de mayor prestigio mundial. Además, la JCI ha revalidado a la Clínica la acreditación en calidad y seguridad por cuarta vez consecutiva, desde que obtuvo la primera hace ahora 10 años, y que la acredita por un período de 3 años más.

Para ello, cuatro examinadores han evaluado en el centro hospitalario, durante cuatro días (entre los pasados 4 y 7 de febrero), un total de 1.323 elementos de medición de cuya evaluación la Clínica ha obtenido un cumplimiento global de 9,8 sobre diez. La organización internacional, junto a su representante en España, la Fundación para la Acreditación y el Desarrollo Asistencial (FADA), consideran que, de este modo, la Clínica “se consolida como una de las organizaciones sanitarias del país que más tiempo ha conseguido mantener este prestigioso sistema de acreditación”.

Mérito y reconocimiento externo de nivel de calidad

Desde la FADA destacan que “al mérito que supone mantener una de las acreditaciones más exigentes del mundo por un período de 10 años” se le suma la nueva acreditación para hospitales universitarios. “Además de los aspectos habituales de atención al paciente y gestión de la organización -subrayan-, este nuevo programa aborda requisitos relacionados con las actividades de formación de profesionales sanitarios e investigación clínica”.

Para la directora de Calidad de la Clínica Universidad de Navarra, la doctora María de la Viesca, “este reconocimiento externo, independiente y altamente exigente, confirma el nivel de calidad con el que trabajan los profesionales de nuestro centro hospitalario. Hay que tener en cuenta que el contenido de la acreditación nos orienta en el cumplimiento de nuestras funciones, con unos estándares de calidad y seguridad clínica constantemente actualizados”.

Sobre la JCI

Según explican desde la entidad evaluadora, “la Joint Commission es a día de hoy la organización con más experiencia en acreditación sanitaria de todo el mundo y también la más prestigiosa. Lleva más de 50 años dedicada a la mejora de la calidad y de la seguridad de las organizaciones sanitarias. En la actualidad acredita cerca de 20.000 organizaciones a nivel mundial, que solicitan la acreditación de forma voluntaria”. Centros de renombre internacional como la Clínica Mayo (Rochester, USA) o el Mount Sinai Hospital (Nueva York, USA) y el MD Anderson (Houston, USA) cuentan también con este reconocimiento.

Principales beneficios

Entre los principales beneficios que se obtienen de la acreditación internacional otorgada por la JCI, la entidad evaluadora destaca que sitúa al paciente como centro del proceso. “El paciente es el eje de la asistencia y atención sanitaria por lo que se evalúa la calidad desde su llegada a la organización hasta el momento del alta. Además, fomenta la cultura de la seguridad del paciente. Entre los estándares de esta acreditación destacan especialmente los contenidos centrados en la seguridad del paciente y en la reducción de riesgos en los procesos clínicos y asistenciales”, subrayan desde la organización.