David Fernández: “La inmunoterapia me ha dado más vida”

Un fármaco inmunoterápico ha conseguido detener el cáncer de pulmón en fase avanzada que sufría David Fernández tras dos años de tratamiento

11 DE JULIO de 2016


David Fernández, capitán de la Marina Mercante, trabaja como director de Seguridad, Personal, Riesgos y Gestión en Naviera Murueta, en Bilbao. En 2012 le dieron la peor noticia: sufría cáncer de pulmón. Acostumbrado a fumar cuatro paquetes de tabaco diarios, este asturiano, afincado en Bilbao, que entonces tenía 53 años, tuvo que abandonar el tabaco y, lo que era más complicado: buscar un tratamiento para su enfermedad, ya extendida a otros órganos de su cuerpo. “Cuando me dijeron que tenía cáncer de pulmón fue un golpe bajísimo porque estaba expandido por todo el cuerpo. Me encontraba desahuciado”, recuerda David.

Las seis sesiones de quimioterapia que recibió en un hospital de su entorno no sirvieron para combatir la enfermedad. Por este motivo, su oncólogo le propuso consultar su caso en la Clínica, centro pionero en el desarrollo de ensayos clínicos. El doctor Alfonso Gúrpide, especialista en Oncología, describe el estado en el que David llegó a la Clínica: “se encontraba en una situación muy delicada porque los tratamientos clásicos no estaban funcionando. Pero disponíamos de un ensayo con un fármaco inmunoterápico de última generación, que se llama Pembrolizumab, y que ya está aprobado para esta indicación. Así que se lo propusimos”.

David, que para entonces ya había perdido el 60% de su voz, no lo pensó dos veces. A los días fue a Pamplona y le confirmaron que podía entrar en la investigación. Según el doctor Gúrpide, “para entrar en el ensayo, de dos años de duración, tenían que ser pacientes con la enfermedad en estadio más avanzado, el IV”.

Meses después, David comenzó el tratamiento. Cada 21 días, este capitán de barcos debía recibir en el Hospital de Día de la Clínica, vía intravenosa, el fármaco Pembrolizumab. “Lo que le ha ocurrido a David, después de dos años de tratamiento con inmunoterapia, es que su cáncer de pulmón se ha quedado reducido a unas pequeñas cicatrices, se ha cronificado”. David se encuentra ahora “perfectamente”, ha vuelto a trabajar “con una mayor intensidad que antes, llevando el control de 16 barcos” y “apreciando más la vida”.

Estudios sobre este fármaco se presentaron en 2015 en el Congreso de ASCO (American Society of Clinical Oncology) que reúne cada año en Estados Unidos a los principales expertos en cáncer de todo el mundo, y aprobado semanas después “de forma acelerada” por la Agencia Americana del Medicamento.

“La FDA lo aprobó de forma acelerada ante la evidencia de los datos positivos”, con el objetivo de que los pacientes se puedan beneficiar de lo que el doctor Gúrpide califica de “auténtica maravilla”. “Lo que le ha ocurrido a David, después de dos años de tratamiento, es que su cáncer de pulmón ha quedado reducido a unas pequeñas cicatrices, se ha cronificado”.

Un ensayo multicéntrico

En el ensayo clínico han participado 202 centros médicos de 24 países de todo el mundo. Con 19 pacientes, la Clínica es el cuarto centro médico del mundo que más personas afectadas por la enfermedad ha reclutado (segundo centro de España). “Los resultados han sido sorprendentes. Los que se benefician del fármaco alcanzan grandes respuestas de la enfermedad con una calidad de vida espectacular y sin presentar efectos secundarios”.

Los pasos hacia adelante en el campo de la aplicación de la inmunoterapia contra el cáncer avanzan de manera firme. “El pasado mes de abril se publicaban en la revista The Lancet los resultados de este ensayo con este medicamento contra el cáncer de pulmón”, relata el oncólogo. En definitiva, el uso del medicamento Pembrolizumab prolonga la supervivencia global, por lo que se establece como una nueva opción de tratamiento para las personas que sufren esta patología. Por ello, ahora se está empezando a ensayar para otras enfermedades.

Una vida más intensa

David se encuentra ahora “perfectamente”, ha vuelto a trabajar “con una mayor intensidad que antes, llevando el control de 16 barcos” y “apreciando más la vida. La inmunoterapia me ha dado más vida. Es un tratamiento que lo que hace es estimular tus defensas y no tiene contraindicaciones”. A las personas que se encuentran en una situación similar a la suya, aconseja que busquen alternativas. “En la Clínica Universidad de Navarra, cada mes, sale algo nuevo que puede servir para alargar tu vida”, sentencia.

El asturiano, afincado en Bilbao desde hace 15 años, disfruta ahora junto a su mujer y sus dos hijos, de 33 y 22 años de una manera más intensa: “La familia es fundamental en el apoyo el día a día. Desde que estoy bien, vamos mucho más a menudo todos a comer, veo que hay que sacar tiempo más para familia”, concluye.