Fallece el doctor José Cañadell, ex director de la Clínica Universidad de Navarra

Estuvo al frente del centro hospitalario durante 15 años y de su dirección médica durante 20, y fue presidente de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología. 

Imagen Dr. José Cañadell
El doctor José Cañadell Carafi, director general de la Clínica Universidad de Navarra durante 15 años (1969-1984) y su director médico durante 5 años más (hasta 1989).

19 DE MARZO de 2014


El doctor José Cañadell Carafi, director general de la Clínica Universidad de Navarra durante 15 años (1969-1984) y su director médico durante 5 años más (hasta 1989), ha fallecido hoy, en el día de su santo, en Pamplona, a los 90 años de edad. Viudo de Montserrat Aguirre, José Cañadell fue referente mundial en el tratamiento de los tumores musculoesqueléticos.

Nacido en Barcelona el 29 de marzo de 1923, el doctor Cañadell se licenció en Medicina en 1946 en la Facultad de la Universidad de Barcelona. Realizó la especialidad en Cirugía Ortopédica y Traumatología en la Cátedra del Profesor Piulachs y a continuación ejerció durante siete años esta disciplina en el Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Sagrado Corazón de Barcelona, dirigido por el doctor Santos Palazzi.

En el Hospital de la Cruz Roja de Barcelona dirigió en 1953 el Servicio de Cirugía Ortopédica hasta 1968, centro médico del que en 1957 fue nombrado director adjunto. En 1967 fue distinguido con la medalla de oro de la Cruz Roja como premio a la labor médica realizada en el hospital de dicha institución.

Ya en 1968 fue nombrado profesor de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Universidad de Navarra y director del correspondiente departamento universitario. Además de ocupar los cargos de director general y director médico de la Clínica Universidad de Navarra, en 1979 fue nombrado miembro de la Comisión Nacional para la especialización en Cirugía Ortopédica y Traumatología. Un año después fue nombrado profesor honorario de Medicina de la Universidad Católica de Chile.

Entre los numerosos galardones recibidos, tiene especial relevancia la Medalla de Oro de la Universidad de Navarra, que le fue concedida por el gran canciller de esta institución académica en 1995.

De su abultado curriculum cabe destacar los cargos de vicepresidente y presidente de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (1968-1970 y 1970-1972, respectivamente), de la que ha ejercido hasta la actualidad como miembro de su Senado, y presidente de la European Pediatric Orthopaedics Society. Además, fue miembro fundador de la European Musculoskeletal Oncology Society en 1987.

Presidió también la Sociedad Española para el Estudio de la Osteosíntesis, así como la Sociedad Española de la A.O. Internacional. Fue asimismo miembro honorario de diversas sociedades hispanoamericanas de Ortopedia y Traumatología.

A lo largo de su vida profesional dirigió 34 tesis doctorales y publicó más de 150 artículos científicos, tanto en revistas nacionales como internacionales. Desde los inicios de su carrera impartió más de 200 conferencias de su especialidad médica en numerosos cursos y congresos.

Apuesta por la investigación y trato cercano a los pacientes

"El doctor Cañadell fue uno de los pioneros que puso los cimientos sólidos sobre los que se asienta la Clínica Universidad de Navarra. Su visión estratégica como director y director médico y su apuesta por la investigación y la innovación en el diseño de procedimientos de su especialidad hicieron de él una referencia mundial, como atestiguan decenas de discípulos suyos repartidos por todo el mundo. Pero, sobre todo, el doctor Cañadell nos enseñó que se puede y se debe combinar el rigor profesional con el trato cálido y cercano a los pacientes", afirma José Andrés Gómez Cantero, director general de la Clínica Universidad de Navarra.

Uno de sus discípulos, el actual director del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica, el doctor Juan Ramón Valentí, considera al doctor Cañadell como “uno de los últimos maestros que crearon una escuela profesional, tanto en nuestro país, como en el extranjero”. Entre otras características del que fuera su profesor, el doctor Valentí destaca “su gran visión de futuro” y sus numerosos y variados “éxitos profesionales”.

Gracias a él, subraya, “fuimos pioneros en este país en cuestiones de tanto interés como la osteosíntesis reglada (AO), las técnicas microquirúrgicas, el Banco de Huesos y Tejidos, la artroscopia, la informática aplicada a nuestra especialidad, el Laboratorio de COT y el quirófano experimental. Diseñó también un modelo de fijador externo e ideó las técnicas de distracción fisaria en sarcomas, hoy en día conocidas en todo el mundo profesional”.

Según destaca Valentí, Cañadell transmitía “genialidad, calidez en el trato y una generosidad sin límite; “todo lo mío, es vuestro” repetía con frecuencia; en el Departamento dejó todo su material científico”. El director de COT lo define como “un hombre esencialmente bueno en el amplio sentido de la palabra, que le gustaba que se cuidaran las formas externas y con un gran sentido de la obediencia a la autoridad.

Quería que nos formáramos como personas íntegras; además del área profesional de nuestra especialidad, transmitía formación humana y tenía una visión cristiana y sobrenatural de la vida”.

Y concluye en este sentido: “He tenido la inmensa fortuna de conocer a una persona singular y con lo que esto significa de única e irrepetible”.

En su larga trayectoria profesional, el antiguo director del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica, destaca por haber sido "pionero en el tratamiento conservador de extremidad en los sarcomas óseos, un tipo de cáncer infrecuente que aparece habitualmente en niños y en adolescentes", explica el doctor Mikel San Julián, especialista de la Unidad de Cirugía de Sarcomas Óseos y Partes Blandas del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica.

El experto recuerda que Cañadell "tenía aversión por el tratamiento que se aplicaba en estos casos, la amputación, ya que además no lograba una mayor supervivencia de los pacientes. Con la llegada de la quimioterapia a finales de la década de 1970, el doctor Cañadell decidió tratar estos tumores sin recurrir a la amputación en prácticamente ningún caso", añade. De esta manera, la técnica desarrollada por el doctor Cañadell supuso un punto de inflexión en la cirugía de tumores óseos.