Los ciclistas navarros que competirán en la Titan Desert 2016 ponen rumbo a Marruecos

El objetivo se centra en demostrar cómo con control médico, entrenamiento y estilo de vida adecuados, once personas aficionadas al ciclismo pueden participar en una competición de élite

19 DE ABRIL de 2016


El equipo de ciclistas que la Clínica Universidad de Navarra, ACUNSA y Conor Sports han promovido para participar en la competición internacional de mountain bike “Titan Desert 2016” pone rumbo a Marruecos el 22 de abril.

Más de 400 ciclistas de todo el mundo se darán cita del 23 al 30 de abril en una prueba de extremos: 600 kilómetros divididos en seis exigentes etapas, desde la alta montaña de la cordillera del Atlas hasta las dunas del desierto del Sahara. Está considerada una de las pruebas por etapas de mountain bike más dura del mundo.

El equipo, integrado por once corredores navarros, ha recibido un equipamiento completo, entrenamiento personalizado y en grupo, y una preparación y seguimiento médico completo a cargo de especialistas de los Departamento de Cardiología, Neumología y Endocrinología y Nutrición de la Clínica.

Según indica el capitán del equipo #AccionTitan, Diego Aisa, el objetivo de esta iniciativa se ha centrado en “demostrar cómo once personas aficionadas al ciclismo, con el seguimiento médico, entrenamiento y estilo de vida adecuados, pueden participar en una competición de élite, obteniendo el mayor rendimiento deportivo y el máximo beneficio para la salud”.

Además, cuentan con el apoyo de Pruden Indurain, ciclista profesional durante nueve años, y uno de los padrinos del equipo #AccionTitan, encargado de transmitir experiencia y conocimiento a todos sus integrantes. Como él mismo recalca, si algo aprendió durante su carrera profesional fue la importancia del equipo: “La condición física y mental de los titanes ahora no tiene nada que ver con la que tenían cuando empezaron a prepararse. Tras los duros entrenamientos, se encuentran en una condición física muy buena y gracias al apoyo de todos los médicos de la Clínica están en las mejores condiciones”.

Destacó las excepcionales características de la bicicleta desarrollada por Conor para que los participantes se puedan adaptar a las duras condiciones del terreno: “es como el Ferrari de las bicis”.

Por eso, es necesario saber cómo conseguir mayor rendimiento deportivo y el máximo beneficio para la salud cuando se practica ejercicio físico. “Hay muchas personas que ni siquiera obtienen beneficios cuando hacen deporte porque lo que están haciendo es dañino para su salud”, asegura el Dr. Calabuig, cardiólogo de la Clínica y responsable médico de #AccionTitan.

“Los cardiólogos queremos que las personas hagan deporte porque es muy bueno para la salud, pero el ejercicio mal hecho, sin control médico y sin los conocimientos necesarios, puede ser muy perjudicial a largo plazo”, añade.

Durante los últimos meses, desde el inicio de la campaña, el pasado septiembre, la preparación del equipo de ciclistas de #AccionTitan ha tenido un eco muy importante en redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram y You Tube). De igual modo, se podrá seguir ahora el desarrollo de las distintas etapas de la carrera en redes sociales con esa misma etiqueta: #AccionTitan.

Seguimiento médico de los “titanes”

La Clínica y ACUNSA han querido mostrar “que la grandeza no es exclusiva de la élite deportiva, sino de aquellos que, una vez que conocen sus posibilidades, con esfuerzo y constancia van superando retos”, subraya Diego Aisa. Por ello, los once ciclistas se citaron con diferentes especialistas de la Clínica, quienes conocieron su historia clínica, estudiaron su capacidad física, su respuesta cardíaca y capacidad de recuperación, además de realizarles pruebas específicas que descartasen anomalías congénitas y alteraciones cardíacas que impidiesen su participación.

Todas aquellas personas que practiquen deporte “deberían hacerse un chequeo médico deportivo para conocer su situación, analizar riesgos, descartar enfermedades, como patologías coronarias, y establecer un entrenamiento individual para obtener el máximo rendimiento deportivo, indica el Dr. Calabuig.

La valoración médica deportiva recibida por los “titanes” consta de una prueba de esfuerzo con medición de gases, que incluye un electrocardiograma y un análisis de la tensión arterial, una prueba de la pisada, una resonancia nuclear magnética con contraste y realce tardío con gadolinio. Además, se les realizó una analítica completa (estudio del riñón, del hígado, de los depósitos de hierro, glucosa, minerales, proteínas, enzimas musculares, del colesterol y triglicéridos), un ecocardiograma Doppler y una coronariografía por TAC, que permiten detectar cardiopatías o alteraciones que pudieran afectar la salud en una prueba de estas características.

Por su parte, los especialistas del Departamento de Endocrinología y Nutrición determinaron la composición corporal mediante el Bod-Pod, considerado el “goldstandard” para la medición de la grasa corporal. Además, gracias al VIScan, analizaron la grasa abdominal, visceral y el perímetro de la cintura de los ciclistas. “Una vez que conocimos sus hábitos alimentarios, la frecuencia de consumo, el porcentaje de grasa y el gasto energético, se elaboró una dieta personalizada según las características y necesidades de cada uno”, asegura Neus Vila, dietista y nutricionista de la Clínica.

El caso del “titan” Ricardo Pérez, un ejemplo de mejora contrastada

Uno de los once “titanes” participantes en la competición es Ricardo Pérez, de 46 años, casado y con cuatro hijos: “Nunca me había planteado participar en una prueba de estas características. Desde que dejé mi época universitaria era un deportista ocasional, de salir los domingos un rato con la bici y jugar algún partido de paddle”. Desde siempre había querido reducir su peso y por eso había seguido varias dietas, pero estaban dirigidas únicamente a perder kilos. Sin embargo, “con los nutricionistas de la Clínica, además de perder doce kilos, he conseguido ganar masa muscular y mejorar la resistencia: así he obtenido mayor rendimiento deportivo”, explica.

A modo de apunte, el reloj inteligente de Ricardo ha registrado todos los parámetros desde el mes de diciembre. En total, ha recorrido aproximadamente 2000 kilómetros en bicicleta, lo que ha supuesto alrededor de 180 horas de entrenamiento y 92000 calorías perdidas.

Al tratarse de una competición extrema, Conor Sports ha diseñado una edición de bicicletas, para que los ciclistas puedan adaptarse al cambio de terreno. Para Ricardo, el hecho de haber podido entrenar en grupo, con padrinos como Pruden Indurain, han facilitado estos cinco meses de duro entrenamiento. Además, “el seguimiento médico me ha dado mucha seguridad al saber que vamos en las mejores condiciones físicas para enfrentarnos a una competición tan dura como la Titan”, asegura Ricardo.

Los profesionales del Área de Medicina Deportiva de la Clínica valoran diariamente a todo tipo de deportistas, desde los que se inician hasta los deportistas de élite. El chequeo médico deportivo está dirigido a las personas que hagan deporte de manera regular, tanto profesionales para mejorar el rendimiento con seguridad, como niños, para diseñar una actividad deportiva que no afecte a su crecimiento, personas que empiezan a practicar deporte, para que puedan hacerlo de manera saludable, o enfermos crónicos (por ejemplos obesos) para evitar riesgos. Se les informa de su situación real y los parámetros que deben trabajar para mejorar.

"Cualquier persona, con un conocimiento de su propio organismo, del punto de partida y una exigencia nunca por encima de sus posibilidades, puede acabar esta prueba y cualquier otra”, asegura el Dr. Calabuig.