La Clínica lidera un ensayo clínico que eliminaría los síntomas de la urticaria crónica

La doctora Marta Ferrer Puga, especialista en Alergología e Inmunología Clínica, lidera desde Pamplona este ensayo independiente para tratar una enfermedad que hasta el momento no tiene cura y que afecta a cerca de 270.000

Montse Soldado (enfermera), Dra. Carmen D’Amelio, Dr. Claude Michel Urbiain, Dra. Marta Ferrer, Fabiola Losantos (enfermera), Dr. Gabriel Gastaminza, y Dra. Gracia Javaloyes

06 DE MARZO de 2012


La Clínica Universidad de Navarra lidera un ensayo clínico independiente, sufragado parcialmente por el Ministerio de Sanidad y la Fundación Ramón Areces, y en el que participan otros tres centros españoles, que permitiría tratar eficazmente la urticaria crónica, una dolencia sin cura conocida hasta el momento.

La urticaria es una enfermedad de origen desconocido, y autoinmune en un porcentaje de casos, que se caracteriza por la presencia de ronchas y habones, produce un intenso picor durante todo el día y que se puede asociar a angioedema (hinchazón de labios y párpados).

"Afecta gravemente a la calidad de vida de las personas, impide el sueño y supone importantes costes a la Administración", asegura la doctora Marta Ferrer Puga, directora del Departamento de Alergología e Inmunología de la Clínica Universidad de Navarra y principal impulsora de la investigación. Junto con el centro pamplonés, participan en este ensayo el Hospital Clínic de Barcelona, el Hospital de Basurto y el Hospital de Santiago de Vitoria.

Unos 270.000 españoles -la urticaria crónica tiene una prevalencia del 0,6% en España, con una mayor incidencia en mujeres- podrían beneficiarse de este tratamiento que  ha demostrado en trabajos con series limitadas de pacientes un buen control de los síntomas y que utiliza un medicamento que habitualmente se prescribe para tratar el asma grave, el Omalizumab.

"Este ensayo clínico es el fruto de otras investigaciones que realizamos el profesor Allen Kaplan (Medical University of South Carolina, Charleston, Estados Unidos) y yo con el anticuerpo anti-IgE (Omalizumab) que es el que media en las reacciones alérgicas. Hicimos sendos estudios pilotos ya publicados en los que demostrábamos que este anticuerpo es muy eficaz para tratar la urticaria crónica. A los pacientes tratados, que no respondían a tratamientos más agresivos como la ciclosporina, ni a corticoides, ni a antihistamínicos, les desaparecía completamente el picor, los habones y todos los síntomas sin seguir ningún otro tratamiento", explica la doctora Ferrer.

El ensayo se acaba de poner en marcha -en Pamplona, con 40 pacientes- y en un plazo en torno a un año y medio o dos años se conocerán los resultados. "Tenemos grandes esperanzas depositadas en él. Por el momento, los primeros resultados son muy prometedores y en dos o tres años, el fármaco podría estar autorizado para esta nueva indicación. Hay que destacar también la participación de los profesionales de los otros tres centros que participan en el ensayo. Nuestro único deseo es mejorar la vida de los pacientes, que están desesperados", dice la especialista.

Según explica la propia doctora Ferrer, un grupo de investigadores británicos equiparó la alteración de la calidad de vida de los pacientes que sufren urticaria a la que produce un triple bypass aortocoronario. Además, tiene un coste en medicamentos para la Administración estimado en 1.500 euros paciente y año.