Valentín Fuster: "Vivimos en una sociedad que no admite que es vulnerable"

El cardiólogo Valentín Fuster, director de la Unidad de Cardiología del Centro Médico Monte Sinaí de Nueva York y presidente del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, inauguró ayer el simposio "Mirando hacia el futuro" de la Clínica Universidad de Navarra con motivo de su 50º aniversario

El cardiólogo Valentín Fuster

16 DE MARZO de 2012


El cardiólogo Valentín Fuster (Barcelona 1943), director de la Unidad de Cardiología del Centro Médico Monte Sinaí de Nueva York y presidente del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, apeló a los cambios de conducta y a los hábitos saludables como principal estrategia para atacar lo que llamó "epidemia" y que en la actualidad es la primera causa de muerte en los países desarrollados: las enfermedades cardiovasculares.

Fuster inauguró el simposio "Mirando al futuro", con el que la Clínica Universidad de Navarra celebra sus 50 años de existencia, ante un auditorio en el que se congregaron más de 300 médicos y cerca de 400 enfermeras, con una conferencia titulada "Transición desde la enfermedad cardiovascular a la salud (2012-2020). El reto de identificar la enfermedad subclínica".

El investigador barcelonés, considerado como el máximo exponente en su campo, desdibujó un futuro sombrío con una triple receta: "educación, concienciación y responsabilidad". "En realidad el problema está en que vivimos en una sociedad de consumo en la que es muy difícil mantener una conducta que controle todo lo que da lugar a la enfermedad cardíaca, los siete factores de riesgo, de los que sólo la edad es incontrolable: la tensión arterial, el colesterol, la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo y la diabetes. Hay muchos de estos factores que la sociedad no promueve controlar. Y esto es un aspecto muy importante", apuntó. Esta situación se resume en una idea que Fuster repitió en varias ocasiones a lo largo de su intervención: "Estamos en una sociedad que no admite que es vulnerable".

Un futuro insostenible

Fuster, que fue catedrático en Harvard y ha recibido numerosos premios por sus investigaciones -entre otros, el Príncipe de Asturias de la Investigación en 1996 o el Gran Premio Científico (2011) que concede la francesa Fundación Lefoulon-Delalande- considera que sin una labor educadora, nos enfrentamos a un futuro en el que no va a ser posible sostener los elevados costes económicos de los tratamientos por enfermedades cardiovasculares.

Por ello, apuntó algunos de los retos a los que se enfrentan los profesionales para los próximos años. Entre otros, "pasar de la enfermedad a la salud" a través de esa concienciación, insistir en la estrecha relación entre corazón y cerebro, aplicar con efectividad las investigaciones, o "la responsabilidad social de la comunicación". El tiempo medio que un médico dedica a informar sobre un medicamento a un paciente es de 49 segundos. "El enfermo no está tratado adecuadamente", apuntó. También reivindicó un modelo horizontal en el que todos los profesionales de la cadena sanitaria cumplan con su cometido, "desde la telefonista hasta el conductor de la ambulancia".

Asimismo, desglosó algunas de las investigaciones que está dirigiendo y que en algunos casos apuntan a identificar a la enfermedad en un estado subclínico (a través del análisis del grosor de las carótidas, por ejemplo). "Pero el gran reto -insiste-es saber si vamos a ser capaces de cambiar los hábitos de vida". Para corregir esta situación, Fuster realiza una intensa labor de educación y divulgación, muy especialmente entre los más pequeños. "Buena parte de nuestra conducta de adultos viene determinada por el periodo entre los 3 y los 6 años", dijo.

Obesidad infantil

Muy preocupado por la obesidad infantil -en España es de un 20% entre los menores de 15 años- ha puesto en marcha diversas acciones de para corregir este problema, una de ellas a través de la Fundación SHE (Science, Health & Education). En Bogotá está trabajando con 25.000 niños a través de un programa, que también está poniendo en marcha en España, en el que participan los personajes de Barrio Sésamo. Según el doctor catalán, el cuidado de un corazón debe empezar antes del nacimiento. "Desde que la mujer está embarazada", sostuvo.

Con una clara vocación humanista -se confesó admirador de Tagore y Ghandi- Fuster lanzó las pautas para lograr la salud mental y la felicidad. La primera, se resume en cuatro "T": tiempo para reflexionar, talento para descubrir, transmitir positividad y tutelar. La felicidad, a través de cuatro "A": actitud, aceptación, according (en inglés, ser consistente con uno mismo) y altruismo.