Un total de 16.000 pacientes han sido tratados por el Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra en sus 30 años de existencia

La Unidad ha celebrado hoy un acto académico para conmemorar su aniversario. Fue la primera Unidad en España que aplicó en 1984 la radioterapia intraoperatoria, técnica en la que la Clínica se convirtió en centro de referencia nacional e internacional

Grupo de asistentes al acto conmemorativo, con presencia de los profesionales del equipo del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica y de especialistas que han realizado la formación como residentes de este departamento durante sus 30 años de existencia.

13 DE JUNIO de 2014


Un total de 16.000 pacientes tratados, 26 médicos residentes formados, 300 publicaciones científicas y la aplicación pionera en nuestro país de distintas técnicas radioterápicas. Estos son, de forma esquemática, los principales datos de los 30 años de existencia del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra, aniversario que se ha celebrado hoy.

La conmemoración ha tenido lugar en el salón de actos del Centro de Investigación y Medicina Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra. Al acto académico, inaugurado por la consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Marta Vera Janín, y el director de la Clínica, José Andrés Gómez Cantero, han asistido cerca de 160 personas. Además de distintos especialistas de esta área, tanto de la Clínica como de otros centros hospitalarios, ha intervenido, relatando su experiencia, el segundo paciente que fue tratado en este servicio hace 30 años, Francisco García Herraiz.

El primer acelerador lineal Mevatron 77 instalado en España

La especialidad de Oncología Radioterápica se define como una rama de la medicina clínica “que utiliza radiación ionizante, tanto individualmente como en combinación con otras modalidades terapéuticas, para el tratamiento de pacientes con tumores malignos en la gran mayoría de los casos”, explica el doctor José Javier Aristu, especialista del Departamento de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra.

Sobre la evolución de esta especialidad, el doctor Aristu recuerda cómo la Clínica aplicó el primer tratamiento con radioterapia en 1984 utilizando un acelerador lineal (Mevatron 77), “unidad de irradiación que por aquel entonces suponía un enorme avance respecto a las unidades de cobalto que existían en la mayoría de los centros de nuestro país. De hecho, fue el primer acelerador de estas características instalado en España”.

Dos años después, se puso en marcha el segundo acelerador (Mevatron 67). La Clínica se convirtió en un hospital pionero al incorporar el procedimiento de la radioterapia intraoperatoria. “A partir de ese año y durante la década de 1990, fue centro de referencia nacional e internacional con la aplicación de esta técnica, que generó desde nuestro Servicio numerosas comunicaciones, publicaciones científicas, libros y tesis doctorales”, indica el doctor José Javier Aristu.

En 1995 llegó el primer tratamiento con radioterapia tridimensional conformada, técnica que se lleva a cabo “con la ayuda de un escáner. De esa manera se obtienen imágenes del tumor en tres dimensiones, lo que permite adecuar el campo de radiación a la forma del tumor”. Le siguieron otros avances como el primer paciente tratado con radiocirugía (1996), la incorporación en el año 2000 de un tercer acelerador equipado con multiláminas (Primus), “que permitió llevar a cabo uno de los primeros procedimientos de radioterapia con intensidad modulada en España. Esta técnica consiste en que la dosis de radiación se adapta perfectamente al tumor, de manera que los tejidos sanos adyacentes reciban la menor radiación posible”, señala el especialista de la Clínica Universidad de Navarra.

A estas incorporaciones tecnológicas hay que añadir la puesta en marcha del programa multidisciplinar de braquiterapia y radioterapia con intensidad modulada también en el año 2000.

Uno de los aceleradores más avanzados para radioterapia externa

La última adquisición tecnológica del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica ha sido un acelerador VERSA HD, considerado el más avanzado para tratamientos con radioterapia externa. Incorporado en los primeros meses de 2014, se trata del primer acelerador de este tipo que entra en funcionamiento en España. Ofrece una velocidad de tratamiento hasta diez veces superior a la de cualquier acelerador convencional, junto a una mayor precisión en la administración de la dosis. “Esta elevada velocidad en la administración de los tratamientos se produce porque la tasa de dosis del haz de radiación es mucho más alta con el nuevo acelerador que con los anteriores. De este modo, este equipamiento permite administrar dosis muy altas de irradiación en muy poco tiempo mediante técnica volumétrica (la radiación se administra mientras gira el aparato)”, detalla el doctor José Javier Aristu.

Especialistas del Servicio y formación de residentes

El Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica está dirigido por el doctor Rafael Martínez Monge y, además del doctor Aristu, lo integran otros tres médicos especialistas: los doctores Leire Arbea, Mauricio Cambeiro y Marta Moreno. Completan la unidad tres radiofísicos: los doctores Diego Azcona, Benigno Barbés y Luis Isaac Ramos.

Por último, el doctor Aristu apunta que desde 1987 “se han formado 26 médicos residentes en nuestro Servicio (uno por año) y el 70% de los que han finalizado su programa de especialidad han realizado la tesis doctoral”.